Recordaré

Claire Withercross



Descargo: Gracias a Chris, Michael y Geoff por la canción.
clairewithercross@excite.co.uk

Título original: I Will Remember. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2010


Vino a vivir a nuestra aldea hace cinco años. Salida de la nada, esta anciana bajita de ralo pelo gris, que caminaba apoyándose en una vara, entró en la taberna de mi padre y pidió una habitación. Aquí sigue desde entonces.

No sabemos quién es. De vez en cuando aparecen mensajeros misteriosos para pagar por su habitación. No sabemos quiénes son. Mi padre ha intentado sonsacarles información y algunos le han dicho que una persona que no conocían les encargó que entregaran el dinero. Los mensajeros que menos hablan son las mujeres, lo cual ha dado pie al rumor de que puede que sea una amazona.

Llevo leyendo historias de amazonas desde que era pequeña y sé que protegen ferozmente a las suyas. No me puedo creer que dejen que una anciana guerrera se pudra en la posada de un pueblecito de nada. La he oído hablar. Parlotea sola. A veces parece que habla con alguien que no está, otras veces se responde a sí misma. A veces cuenta historias de hazañas heroicas. Nunca la he oído mencionar a las amazonas. Pero a lo mejor es que nunca he estado presente cuando lo ha hecho.

Durante el verano, se sienta fuera a la sombra y habla sola. Cuando termino mis quehaceres, me siento a sus pies —la mitad de las veces ella no se da cuenta de que estoy ahí— y escucho. La mayor parte del tiempo son las divagaciones de una anciana senil, pero no me importa.

Cierro los ojos y escucho lo que dice hoy.


¿Hace cuánto?

Demasiado.

Sé que estaba empezando el invierno la última vez que sujeté tu mano. La última vez que estuvimos juntas. Yo pensaba que estaríamos juntas para siempre. ¿Acaso no nos prometimos eso mutuamente? Varias veces, creo.

Una vez me dijiste que nunca te dejara. Jamás pensé que te irías.

Ahora sólo eres un recuerdo, como todos los demás, pero tu dolor sigue conmigo. He tenido que padecerlo mucho tiempo. Más del que te conocí.

Tu dolor. A veces pensaba que eso era lo único que había en ti. Lo describías de una forma tan vívida a veces que yo lo veía. Lo reflejaban tus ojos.

Llamas. Siempre lo veía como llamas. Llamas mientras ardía una aldea. Estaba convencida de que aún oías los gritos cuando hablabas de ello. Sé que yo los oía. Todavía los oigo después de tanto tiempo. Los oigo por la noche y pienso en ti.

Los recuerdos jamás me abandonarán. Ahora es lo único que tengo. Lo único que tengo de ti. Tú eres lo único que veo.

Hablo contigo, pero no respondes. Claro, que a veces nunca lo hacías.

Hay cosas a las que pensé que nunca me podría enfrentar. Lo peor es estar sola, estar sin ti. Ojalá hubiera podido ocupar tu lugar, amor mío. Morir, para no tener que vivir sin ti. Deja que te vea una vez más.

Viajaremos por el mundo como hicimos hace tanto tiempo.

¿Hace cuánto?

Demasiado.

Nos prometimos que jamás nos dejaríamos. Nunca pensé que te irías.

Ojalá consiguiera recordar tu nombre...


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades