Mi corazón sobrevivirá

T. Novan



Descargos: Los personajes no son míos. Pertenecen a MCA/Universal. Esto es un fanfic y no se pretende infracción alguna de los derechos de autor. Con esto no gano dinero, sólo me divierto.
Subtexto: Sí. Están enamoradas la una de la otra...
Violencia: Nada.
tnovan@aol.com

Título original: My Heart Will Go On. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2003


Ya ha pasado un mes. Todavía me duele por dentro, pero poco a poco se está convirtiendo en un dolor sordo. No es ese dolor lacerante y cegador que era al principio. Es sólo un dolor lento y sordo que siento en cada fibra de mi ser. Estoy segura de que me acompañará para siempre ahora que te has ido.

A veces te veo, por el rabillo del ojo. Estás ahí, velando por mí como siempre lo has hecho. Nuestros amigos me dicen que es por la pena de perderte, pero yo lo sé. Sé la verdad. Nunca estás lejos de mí.

Siento tus ojos posados en mí, siento tu aliento sobre mi piel. De noche te siento acostada conmigo como siempre, acurrucada a mi lado, tan contenta y feliz. Vienes a mí en mis sueños y volvemos a estar juntas, aunque sólo sea durante las pocas horas que consigo dormir. Por primera vez en mi vida, me gusta dormir.

He perdido ya la cuenta de las veces que he cruzado la línea, de la locura a la cordura y vuelta. Estoy cuerda. Lo sé porque todavía me duele. Si estuviera loca de verdad, el dolor habría desaparecido. En cierto modo, agradezco el dolor, porque eso quiere decir que sigo cuerda.

Durante muchísimo tiempo estuve convencida de que no podría sobrevivir sin ti. Me dabas tanto que estaba segura de que mi vida terminaría instantes después de la tuya. Ahora sé que sobreviviré y que eso se debe a lo que me diste. Fuerza, paz, amor... voluntad de vivir.

Quiero pensar que estás orgullosa de cómo he logrado seguir adelante. Cierto que mi vida ya no está tan llena. Estar sola no es fácil. Tengo un agujero horrible en el corazón que nunca volverá a llenarse, pero sigue latiendo. Ahora un poco más despacio porque tú no estás. Sólo con verte me latía el doble de rápido de lo que debía. Siempre tuviste ese efecto en mí, desde el primer día. Ese recuerdo me hace sonreír.

Cuántos recuerdos tuyos me hacen sonreír. Incluso en nuestros peores momentos, fuiste lo mejor que me ha pasado en la vida. Tumbada aquí esta noche mirando las estrellas, te echo de menos. Todavía las miro porque tú me las enseñaste, pero ya no brillan tanto como antes.

Me estoy quedando dormida. Lo sé porque vuelvo a sentirte a mi lado. Mientras me hundo cada vez más en el abismo del sueño, siento que me sostienes. Volvemos a estar juntas, hasta que sea de día. Sé que por la mañana podré levantarme y enfrentarme a otro día porque así tendré otra noche.

Es gracias a las noches, bardo mía, por lo que no voy a convertirme en ese monstruo que tú tanto temías. Sé que porque estuviste en mi vida, porque eras mi vida, mi corazón sobrevivirá.


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades