Confesiones

Kim Pritekel



Descargos: Por desgracia, no son mías. Sólo con nocturnidad. A la luz del día son de RenPics.
Subtexto: Sí. Aunque es más bien "texto explícito".
Violencia: Nada importante.
Nota: Éste ha sido mi primer intento, así que procurad ser amables. : ) Además, ahora que nos dirigimos hacia la sexta temporada, esto podría ser un buen repaso, pues se remonta a las primeras temporadas.
Si os apetece decirme lo maravillosa que soy como escritora o que doy asco, sois libres de hacerlo en: XenaNut@hotmail.com

Título original: Confessions. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2002


La hoguera ardía con fuerza, emitiendo su calor a la fresca noche de otoño. Xena y Gabrielle habían pasado ese día por el pueblecito de Rinus y se habían hecho con un buen guiso de carne para la cena, además de una hogaza de pan recién hecha. Xena estaba sentada apoyada en un tronco caído, arreglando uno de sus guanteletes, que había empezado a descoserse. Miró a Gabrielle, que estaba sentada al otro lado del fuego, con el cuenco de guiso casi sin tocar encima de los muslos y un pedazo de pan olvidado en la mano. Estaba contemplando las llamas. Xena dejó el guantelete, concentrando su atención en su compañera.

—¿Quieres hablar de ello? —preguntó Xena. Gabrielle meneó la cabeza—. ¿Gabrielle? —Gabrielle levantó la cabeza de golpe, con los ojos de par en par por la sorpresa—. ¿Estás bien?

—Sí. Sí, estoy bien. Perdona. Creo que me he distraído pensando. —Sonrió débilmente y miró su cuenco de guiso como si no lo hubiera visto nunca. Suspirando, se comió una cucharada. Xena se puso a arreglar de nuevo el guantelete, sin dejar de observar a la bardo por debajo del flequillo, con la boca fruncida en un gesto pensativo. Gabrielle llevaba comportándose de forma extraña desde que se habían marchado del último pueblo. Parecía perdida en su interior, sin prestar atención a lo que la rodeaba ni a su amiga. Ésta era la primera vez que Gabrielle bloqueaba totalmente a Xena. Llevaban viajando juntas casi dos años y Xena creía conocer a Gabrielle mejor de lo que conocía su propia cara. Era tan legible como sus interminables pergaminos. ¿Por qué ahora no conseguía entenderla? ¿Qué ocultaba Gabrielle?

Gabrielle se comió el guiso sumisamente, aunque no lo quería. Estaba sin apetito desde que se habían ido de Rinus. Llevaba un tiempo con ideas raras sobre ella y sobre Xena. Curiosidades extrañas que creía haber superado en Potedaia. En los momentos más inoportunos surgían celos raros y atípicos que a veces casi le costaban resultar herida o algo peor. Como hoy en el pueblo donde habían comprado la cena. Xena quería meter a Argo en los establos y conseguir una habitación para pasar la noche. Por lo general, Xena odiaba las posadas, pero esta noche hacía frío y no quería que ninguna de las dos pudiera ponerse enferma. A Gabrielle le encantaba alojarse en una posada de vez en cuando. Una buena cama caliente y blanda era mejor que el duro suelo. Pero no le importaba mientras Xena estuviera allí. Gabrielle estaba regateando con la dueña de la posada. La mujer era bastante agradable, guapa aunque con arrugas por los años de duro trabajo en condiciones adversas. Llevaba un vestido un poco demasiado ajustado por arriba, donde su amplio seno luchaba por salir.

—Vale, bajaré hasta diez dinares por una cosita tan mona como tú —dijo la mujer con una sonrisa.

—Seis. He visto las habitaciones. Te tienes que salir al pasillo para cambiar de idea —dijo Gabrielle con tono práctico.

—Siete e incluyo la cena.

—Trato hecho —sonrió Gabrielle con aire victorioso. Justo entonces entró Xena en la pequeña y atestada sala principal de la posada, tras haber dado de comer a Argo. Con mirada fría y rostro estoico, miró al pequeño grupo de gente que comía y charlaba apaciblemente. Miró a Gabrielle. Por un instante, ésta creyó ver algo en los ojos de Xena, pero no estaba segura. Fue casi como si por un momento ardiera un fuego detrás de esos ojos azules. Luego volvió a quedar impasible.

—¿Estamos? —preguntó, colocándose al lado de Gabrielle y mirando a la otra mujer.

—Buenooo —dijo la mujer, arrastrando la palabra—, ¿tú también te vas a alojar con nosotros? —preguntó, mirando abiertamente a Xena desde la punta de las botas hasta el peto—. ¿Sabes? No se lo he dicho a tu joven amiga, pero regalamos masajes a los viajeros cansados. Tan cansados del camino. —La mujer se inclinó un poco por encima del mostrador y su seno dio la impresión de estar a punto de salirse del frágil escote del vestido. Miró a Xena a la cara, con una mirada muy significativa. Xena se quedó mirando a la mujer sin decir palabra. Gabrielle pasó la mirada de la una a la otra, con la boca abierta de incredulidad y... y algo más. Un ataque de rabia. Sintió que las tripas le ardían cuando la mujer alzó una ceja curiosa hacia Xena.

—No me interesa —dijo Xena, con un tono que era una sombra monótona de su timbre habitual, los ojos fríos y admonitorios.

—¿Estás segura? No sabes lo que te pierdes. Es gratis...

—No me interesa —repitió Xena. Puso la mano en la parte inferior de la espalda de Gabrielle—. Vamos, Gabrielle.

Gabrielle echó una mirada especulativa a la mujer y luego guió el camino hasta las escaleras, con Xena detrás.

Gabrielle abrió de golpe la puerta de la diminuta habitación y tiró su zurrón en la cama. La habitación sólo tenía cinco pasos en cada dirección, con una cama que ocupaba casi todo el espacio y una mesa pequeña en el rincón con una gran palagana de barro para el agua. Una sola ventana cubría la pared encima de la cama.

—No está mal —dijo Xena mirando alrededor—. Al menos está limpia. Las he visto peores.

—Mm —dijo Gabrielle distraída al tiempo que se acercaba a la cama y se sentaba, mirándose las manos que se agitaban en su regazo. Xena miró a la bardo, con cara de preocupación.

—¿Qué pasa? ¿Ha ocurrido algo mientras estaba con Argo?

—No. No puedo creer lo de esa mujer —soltó Gabrielle.

—¿Qué mujer? —Xena se sentó al lado de Gabrielle en el borde de la cama. La estructura crujió bajo su peso.

—La del mostrador. Masajes gratuitos. ¿Cómo se atreve...?

—Sólo intentaba ganar unos dinares más. Son tiempos difíciles, Gabrielle.

—Ya, pero... —Eres mía, quiso decir, pero no se atrevió. Seguro que Xena la cortaba en mil pedazos.

Gabrielle mojó un poco de pan en lo que quedaba del guiso y dejó el cuenco a un lado. Miró al otro lado de la hoguera a Xena, que estaba tirando del cordel de cuero con los dientes para reparar el guantelete.

—¿Xena? —preguntó, con voz apagada.

—¿Sí? —contestó Xena, dejando a un lado el guantelete arreglado.

—¿Esa mujer te pareció guapa?

Xena miró a la bardo, con el ceño fruncido por la sorpresa y la confusión. ¿Qué pasaba con esa mujer del pueblo que tanto molestaba a Gabrielle? Sus sentimientos por Gabrielle y su esperanza crecieron, pero los reprimió rápidamente para poder llegar al fondo de este asunto con objetividad.

—Estaba bien, supongo. La verdad es que no me fijé mucho. —Xena se echó hacia delante, apoyando los codos en las rodillas—. ¿Qué es lo que pasa, Gabrielle? ¿Qué te tiene preocupada?

Gabrielle miró profundamente a los ojos de Xena, en los que vio una tempestad de emociones confusas. Una vez más, le pareció ver ese mismo fuego que había visto en la posada. ¿Era un fuego por ella, como esperaba? Hacía ya un tiempo que tenía sus sospechas de que Xena sentía algo por ella, algo que iba más allá de la amistad. Sólo en los últimos meses había sido capaz Gabrielle de dar nombre a sus propios sentimientos. Al principio había empezado como admiración y luego respeto. Luego se sentía tan segura y cómoda con Xena. Incluso en esos momentos por la noche en que cada una de ellas repasaba el día, había una sensación de compañía en ese silencio, una sensación de estar donde debía estar. Por la noche, cuando Xena tenía con frecuencia sus pesadillas de horrores pasados, Gabrielle la abrazaba hasta que conseguía volver a dormirse y luego se daba la vuelta y ella misma se volvía a dormir. Ahora se daba cuenta de que, aunque no deseaba que su amiga sufriera esos tormentos nocturnos, esperaba a que ocurrieran sólo para tener una excusa para tocar a Xena, estrecharla entre sus brazos y sentir el cuerpo de Xena junto al suyo. Buscaba cualquier excusa para tocar a Xena y sabía que Xena hacía lo mismo con ella. Gabrielle se maravillaba de que Xena pudiera luchar contra una docena de hombres, enseñando los dientes, liberando al animal, y que en cuanto el combate terminaba, se volviera hacia Gabrielle y le echara una sonrisa absolutamente dulce, amable y tranquilizadora. Era casi como si el lado delicado de Xena estuviera reservado únicamente para Gabrielle. Eso tenía que querer decir algo, ¿verdad? Gabrielle desechó sus pensamientos y regresó a la realidad, donde Xena la miraba expectante, esperando una respuesta.

—Xena, tú has tenido muchos amores, ¿verdad? —preguntó, toqueteando las sartas de su vara.

—Algunos. A decir verdad, yo diría que he tenido muchos amantes. No muchos amores, no.

—Esa mujer de hoy, quería... estooo... te deseaba, ¿verdad? —preguntó Gabrielle, ladeando la cabeza mientras pensaba en lo que estaba diciendo.

—Sí —dijo Xena con sencillez.

—¿Y cómo te has sentido por eso? Quiero decir, ¿tú también la deseabas a ella?

—No. Pero si lo que estás preguntando es si eso me ha pasado en otras ocasiones, la respuesta es que sí.

—Con mujeres, quieres decir. —Xena asintió—. ¿Y tú has deseado a alguna de ellas?

—Sí.

Gabrielle la miró, sorprendida por la franqueza de Xena. Tenía la esperanza de que dijera eso.

—Así que ya has estado con mujeres, de esa forma.

—Sí.

—¿Cómo...? —Gabrielle se interrumpió al oír el ruido repentino de un movimiento a lo lejos entre los árboles. Xena volvió rápidamente la cabeza en esa dirección, con los ojos muy abiertos—. Xena...

Xena levantó una mano para hacerla callar.

—Voy a comprobarlo. ¿Quieres venir?

Gabrielle hizo un gesto negativo con la cabeza.

—No. Voy a recoger las cosas de la cena.

Xena asintió. Cogió la espada con la mano derecha, el chakram con la izquierda, y se adentró en la maleza.

Gabrielle se reclinó en la gran roca que tenía detrás y miró hacia arriba para contemplar las estrellas que le hacían guiños desde lo alto como si supieran algo que ella no sabía. De repente, se acordó de Calisto. No había vuelto a pensar en ella desde que asesinó a su marido, Pérdicas, la primavera pasada. Recordó la primera vez que se cruzaron con ella, cuando estaba saqueando e incendiando aldeas en nombre de Xena. Resultaba muy impresionante con toda su rabia e intensidad. Gabrielle sabía que de una forma instintiva, Xena sentía admiración por la pequeña guerrera. Admiraba su determinación y su concentración. Recordó aquel combate increíble sobre las escaleras en el escondrijo de Calisto. Gabrielle estaba colgada de las muñecas sobre una pira en llamas mientras Xena se abría paso luchando para salvarla. Calisto miraba a Xena con ansia de sangre. ¿O era simple ansia? Gabrielle sabía que lo que Calisto sentía por Xena era un intenso amor/odio. ¿Y Xena?

Gabrielle se incorporó de golpe cuando se dio cuenta de que incluso entonces, en su primer año de viajar juntas, había sentido celos del vínculo de odio y destrucción que habían compartido Xena y Calisto, y que los había sentido hasta el día en que Xena dejó que Calisto muriera en las arenas movedizas. ¿Llevaba tanto tiempo amando a Xena y no lo sabía? Recordó entonces el momento en que Calisto consiguió atrapar a Xena con ayuda de Ares y llegar a Xena a través de su culpa. Cuando Xena venció a Calisto una vez más, pero se quedó atrapada en su cuerpo durante esas semanas, fue una tortura. Gabrielle no sólo tenía a su mejor amiga en el cuerpo de su peor enemiga, sino que además perdió a Xena en ciertos sentidos. Aborrecía tocar a Xena. Procuraba mantener las distancias completamente con ella. Gabrielle recordó una noche que estaba echada en su petate aparte de Xena, al otro lado de los restos de la hoguera, totalmente despierta, mirándola dormir de lado, dándole la espalda. Gabrielle estaba tumbada con la cabeza en los brazos, cerrando y abriendo las manos en la tierra mientras sus dedos ardían por tocarla. Cuando Ares intercambió por fin sus cuerpos, Gabrielle se sintió tan abrumada por el alivio que corrió hasta Xena en aquella playa y la estrechó entre sus brazos, sintiendo una gratitud inimaginable hacia el dios de la guerra. Soltó un suspiro y contempló las estrellas del cielo.

Xena avanzó en silencio entre los densos árboles, con la espada preparada. Pensó en Gabrielle. De repente, se imaginó que la joven bardo la dejaba. Se llevó la mano al pecho y se apoyó un momento en el tronco de un árbol cercano. La idea le había cortado la respiración. Con un hondo suspiro, siguió adelante. Recordó la guerra de Tesalia, cuando Gabrielle y ella tuvieron que organizar el hospital del templo y Gabrielle resultó herida en el hombro. Cuando Gabrielle entró en shock y estuvo al borde de la muerte, Xena se sintió destrozada por la pena. Por mucho que dijeran los sacerdotes o el general, no podía aceptar el hecho de que Gabrielle estuviera muerta. Habría hecho cualquier cosa, rezado a cualquier dios para salvarla. Cuando Gabrielle respiró esa primera vez en el mundo de los vivos, Xena sintió una oleada de alivio como nunca la había sentido hasta entonces. En ese momento supo que no quería seguir adelante sin ella. Entonces pensó en el día en que Gabrielle se casó con Pérdicas. Xena sacudió la cabeza para despejársela. No quería pensar en eso. Además, tenía que concentrarse en un posible peligro.

Gabrielle aclaró su cuenco del guiso con agua del odre y lo metió con el de Xena en la alforja de Argo. Echó otro tronco al fuego y volvió a sentarse apoyada en su roca. Recordó la vez en que se transformó brevemente en una bacante. Una oleada de calor le bajó disparada a la entrepierna. Cuando Baco exigió que mordiera a Xena, fue una tarea agridulce. Todavía estaba conectada lo suficiente a su antiguo ser como para odiar la idea de tener que hacer sufrir de esa manera a Xena, pero por otro lado... Gabrielle sonrió por dentro. Volvió a sentir la espalda de Xena apretada contra ella cuando estaban sobre aquel repecho. Gabrielle sujetaba a Xena contra ella con un brazo que la rodeaba por delante, acariciándole el cuello, y el otro la sostenía con firmeza. Dejó que ese mordisco durara mucho más de lo necesario. Sabía que a Xena le había dado placer, así que le acarició el lado del cuello con la lengua, rascando apenas la piel tierna con los grandes colmillos cuando terminó para provocar un último escalofrío a Xena que Gabrielle misma llegó sentir. Gabrielle dobló las rodillas y se las rodeó con los brazos, sonriendo por el recuerdo.

Sin hacer el menor ruido, Xena apartó unas ramas bajas para ver el origen del ruido en el claro cercano. Volvió a envainar la espada poniendo los ojos en blanco.

—Joxer. Qué sorpresa.

—¡Xena! Quiero decir, hola, Xena. Estooo, ¿podrías ayudarme a salir de aquí? —dijo el torpe con una de sus sonrisas bobas. Xena se acercó a él, sacó el cuchillo que llevaba en la bota y cortó la parra en la que Joxer había logrado enredarse.

—¿Qué estas haciendo aquí, me atrevo a preguntar? —preguntó mientras se metía el cuchillo en la bota.

—Es por vosotras. Me enteré de que estabais aquí. Oye, ¿dónde está Gabby? —preguntó, mirando por encima del hombro de Xena. Ésta le clavó su habitual mirada fría e impaciente que reservaba especialmente para él—. Vale. Pensé que a lo mejor necesitabais la ayuda de otro guerrero, así que he venido corriendo.

—Primero, no estamos en peligro, aunque es posible que tú sí dentro de nada, y segundo, yo no te llamaría aunque lo estuviéramos. Escucha, Joxer. En ese pueblo, Rinus, pasada esa colina...

—Sí...

—Ve a la posada. Pregúntale a la posadera sobre los masajes gratuitos que ofrece.

—¿Sí? ¿Crees que me dará uno? —preguntó él, con los ojos como platos.

—Seguro que sí —sonrió Xena con sorna.

—Genial. Oye, un guerrero con mi talento debería recibir un masaje para librarse de todos esos... estooo... achaques de guerra —dijo, frotándose el hombro que había tenido atrapado contra el árbol a causa de su cárcel vegetal—. Gracias, Xena. Os alcanzo mañana, ¿vale?

Xena sonrió con aire encantador. Joxer se enderezó el casco y con una gran sonrisa, se adentró corriendo en la oscuridad del bosque. Xena volvió a poner los ojos en blanco y emprendió el regreso al campamento. Uno de estos días ese idiota iba a acabar muerto por intentar sorprenderlas de esa forma.

Xena volvió a sonreír por dentro al pensar en Joxer entrando al galope en esa posada como un semental bien dispuesto. La sonrisa desapareció cuando recordó la estancia de Gabrielle y ella en esa misma posada. Habían ido a su habitación y fue entonces cuando Xena notó que a Gabrielle le pasaba algo serio. Se dejó caer en la cama como una niña perdida. Xena sabía que se había enfadado con la casquivana posadera, pero no se dio cuenta de hasta qué punto hasta un momento después, cuando llamaron a la puerta. Xena estaba afilando su espada y Gabrielle estaba escribiendo sus pergaminos, mirando al vacío cada dos palabras, con una sonrisa taimada en los labios en otras ocasiones. ¿Pero qué escribía en esas cosas? Xena se levantó de la cama y dio el par de pasos necesarios para llegar a la puerta de madera.

—¿Sí? —preguntó al abrirla, con la espada aún en la mano. Era otra vez esa molesta posadera. Miró la espada y luego a Xena, que se cernía sobre ella.

—¿Qué tienes pensado hacer con eso? —preguntó, con ojos chispeantes. Xena se la quedó mirando, entrecerrando los ojos y abriendo la boca para enseñarle los dientes.

—¿En qué puedo ayudarte? —exigió Gabrielle, que de repente estaba al lado de Xena. Echó una mirada furiosa a la mujer—. ¿Por qué no dejas de molestarnos? —Se colocó delante de Xena, con los brazos en jarras.

—Sólo he venido a...

—¿A qué? ¿A ofrecer tu masaje otra vez? —Los ojos verdes de Gabrielle eran esmeraldas en llamas. Xena la miró, con los ojos azules como platos por la sorpresa y también el placer. Así que estaba dispuesta a luchar por ella, ¿eh?

—Vale. —Xena colocó a Gabrielle delicadamente detrás de ella y se acercó un poco más a la intrusa—. Es evidente que no captas bien las indirectas, así que te lo voy a decir muy clarito. Hemos pagado, así que largo. —Sonrió con dulzura—. ¿Alguna pregunta?

—No, lo... lo siento —dijo la posadera, con las mejillas ardientes de rabia y humillación. Se volvió y se alejó a toda prisa por el pasillo.

—¿Ves? Eso es lo que hay que hacer. —Xena se volvió para descubrir a Gabrielle enrollando el pergamino y metiéndolo a la fuerza en su zurrón, seguido de la pluma. Ató la cuerda y cogió su vara.

—¿Vienes? —le preguntó a Xena, con los ojos todavía llameantes.

—Oye, Gab...

—¡Yo no me quedo aquí con esa mujer rondando!

—Gabrielle, es inofensiva. No creo que vuelva —dijo Xena con una sonrisa. Pero bastó una mirada a los ojos de la bardo y la sonrisa desapareció—. Vale. Nos vamos.

La visión de Gabrielle marchándose volvió a inundar los ojos de Xena. Recordó que no hacía mucho tiempo las Parcas le habían dado la oportunidad de volver a vivir su vida como una mujer normal en Anfípolis con Lyceus, su querido hermano pequeño, todavía vivo, y con la posibilidad de asentarse y tener una familia. Fue perfecto hasta que vio lo que habría sido de Gabrielle. Como Xena no habría estado allí para salvarlas a ella y a las demás de ser capturadas por Draco y vendidas a Mezentius, Gabrielle se había convertido en una esclava dura y amargada. Eso estuvo a punto de matar a Xena. Al final, renunció a todo, incluido Lyceus, para recuperar a Gabrielle, a su bardo.

Gabrielle oyó que alguien se acercaba. Se levantó de un salto, con la vara preparada en posición defensiva. Xena salió de entre los árboles. Gabrielle soltó un suspiro y se relajó.

—¿Quién era?

—Joxer —dijo Xena riendo.

—¿Joxer?

—Sí.

—¿Dónde está? —preguntó Gabrielle, casi temerosa de oír la respuesta.

—Lo he enviado a una misión inútil —sonrió Xena. No le pareció prudente mencionar otra vez a la posadera.

—Bueno, ¿dónde vamos mañana? —preguntó Gabrielle despreocupadamente mientras desenrollaba su petate.

—No, no. No te vas a librar tan fácilmente, Gabrielle —dijo Xena, con un destello en los ojos—. Quiero que me digas qué está pasando en esa cabecita tuya.

Con un suspiro en parte de alivio y en parte de miedo, Gabrielle se sentó en el tronco al lado de Xena. Cogió un palo y se puso a hacer dibujos en la tierra mientras hablaba.

—Xena, ¿tú qué crees que es el amor? ¿Cómo sabes si amas a alguien?

—Bueno —dijo Xena con un suspiro—. El amor es distinto para cada persona. Quién sabe por qué existe o cómo ocurre. Me sorprende que una cosa así pueda proceder de una diosa como Afrodita. —Sonrió a su amiga—. Para mí, amar a alguien significa que tu vida está completa. Te sientes entera y tal vez incluso realizada. —Miró a la bardo a los ojos—. Gracias a esta persona. —Si Gabrielle supiera que Xena le estaba explicando lo que sentía por ella—. Significa hacer todo lo que sea necesario para mantenerla a salvo, mantenerla cerca de ti, a cualquier precio.

—Mmm. —Gabrielle sonrió para sí misma—. Eso es lo que pensaba.

—Seguro que eso es lo que sentías por Pérdicas —dijo Xena, perdiendo la voz a medida que hablaba.

—Xena —dijo Gabrielle con voz apagada—. ¿Puedo decirte una cosa sobre Pérdicas?

—Claro.

Gabrielle tiró el palo al suelo y respiró hondo. Volvió a mirar a Xena.

—Yo quería a Pérdicas y todavía lo quiero. Supongo que una parte de mí siempre lo querrá. Cuando me casé con él, sabía que no lo quería tanto como él a mí, pero pensé que con el tiempo... —Se detuvo, mirándose las manos.

—No deberías avergonzarte, Gabrielle. Los matrimonios empiezan así muy a menudo.

—Ya lo sé —dijo Gabrielle en voz baja—. Tenía miedo de que se marchara y se metiera en problemas o que nunca llegara a casa. Habría sido culpa mía, Xena. Nunca habría podido perdonarme a mí misma. —Miró a Xena a los ojos en busca de cualquier señal de espanto o asco y sólo vio bondad y comprensión. ¿Y algo más?—. En nuestra noche de bodas, Pérdicas fue muy amable, muy delicado. Le dije que nunca había estado con un hombre. Me gustó que alguien a quien quería me tocara, me deseara. Pero no pude entregarme del todo a él, Xena. Puede que tomara mi cuerpo, pero mi corazón no estaba allí. Ni mi alma. No se los podía entregar a él: ya están en otra parte. Xena, no pude darme a él. Él no era tú —dijo Gabrielle con sencillez, los ojos verdes despejados y francos. Xena parpadeó sorprendida. Gabrielle puso la mano en la mejilla de Xena. Xena cubrió la mano con la suya—. Aquella noche te deseaba a ti, Xena. Todavía...

Xena cerró los ojos y suspiró profundamente. Abrió los ojos y recorrió con la mano el brazo de Gabrielle hasta el hombro. Cogió a Gabrielle por la nuca y tiró suavemente de ella para acercarla.

—Yo te deseo desde que te vi en Potedaia —murmuró Xena y rozó los labios de Gabrielle con los suyos—. Te amo.

—Te amo, Xena —dijo Gabrielle sin aliento. Xena colocó una mano a cada lado de la cara de Gabrielle y la besó de nuevo. El beso fue suave, exploratorio, mientras cada mujer probaba y saboreaba los límites de la otra. Gabrielle apoyó las manos en los hombros de Xena y las subió despacio hasta sus cabellos negros. Xena tocó los labios de Gabrielle con la lengua hasta que la joven los abrió para ella. La boca de Gabrielle estaba caliente y su lengua se esforzaba desesperadamente por tomar a Xena entera. Sin interrumpir el beso cada vez más profundo, Xena se puso de pie y levantó a Gabrielle con ella. Rodeó con los brazos la cintura de la mujer más baja y la acercó más, pegando sus cuerpos.

—Quítate esto. Quiero sentirte —murmuró Gabrielle en la boca de Xena al tiempo que se ocupaba de los cierres de la armadura de Xena. Con dedos ágiles, Xena empezó a desatar los cordones que sujetaban el corpiño verde de Gabrielle. Los petos metálicos cayeron al suelo con un golpe sordo. Gabrielle recorrió la garganta de Xena con la lengua mientras pasaba los brazos a su alrededor para soltarle el vestido de cuero. Xena cerró los ojos y estiró el cuello al tiempo que quitaba la tela de los hombros de Gabrielle. La prenda de cuero cayó alrededor de las botas de Xena. Salió de ella y la empujó a un lado con el pie junto a su armadura. Gabrielle miró la camisa de tela marrón clara.

—Por los dioses, cuánta ropa llevas —sonrió a Xena, con los ojos llenos de determinación.

—Pues me alegro de que tú no —sonrió Xena a su vez, alzando una ceja con aire provocativo. Contempló los pechos desnudos de Gabrielle—. Preciosa —susurró, tocando la suave curva primero de uno y luego del otro, cuyos pezones ya estaban duros de expectación. Xena volvió a capturar la boca de Gabrielle en un beso lento y sensual mientras sus pulgares acariciaban suavemente las duras protuberancias. Olvidando por el momento la camisa de Xena, Gabrielle rodeó con los brazos el cuello de Xena para acercarla aún más. Xena bajó las manos, soltó la falda de Gabrielle y dejó que se deslizara por sus bonitas piernas hasta que cayó alrededor de sus botas. Sin interrumpir el beso, Xena empujó levemente a Gabrielle hacia atrás en dirección a los petates. Gabrielle evitó su ropa caída caminando de espaldas. Notó el calor del fuego en su piel desnuda y ardiente. Xena la depositó en las mantas y luego se quitó el resto de la ropa, así como las botas de Gabrielle. Miró a Gabrielle, que estaba echada en la manta de lana oscura mirándola expectante a los ojos. Los musculosos brazos de Gabrielle estaban a los lados, con las palmas hacia abajo. Sus hermosos pechos, redondos y firmes, se agitaban con su respiración acelerada. El estómago le bailaba con las curiosas sombras provocadas por el fuego. Una pierna levantada, doblada, la otra estirada. La mata de pelo oscuro dorado rojizo que tenía entre las piernas relucía llamándola. Xena la miró a la cara, enmarcada por el pelo dorado extendido a su alrededor como un halo. En los ojos verdes y despejados de Gabrielle, en los que siempre había tanta vida, bondad e inocencia, se veía ahora una tormenta oscura de deseo. Deseo por ella. La amaba. El cuerpo de Xena volvió a inundarse de amor y deseo por esta mujer que llevaba tanto tiempo con ella y había sido tan intocable. ¿Qué había hecho para merecerla?

Con gracia y agilidad, Xena se echó en la manta y se tumbó de lado junto a su amante. Gabrielle se volvió para mirarla. Xena alargó la mano y colocó con ternura un mechón de pelo suelto por detrás de la oreja de Gabrielle.

—¿Xena?

—¿Sí?

—No sé qué hacer —dijo Gabrielle, con voz apagada e insegura. Xena sonrió y la besó dulcemente.

—Haz lo que te diga el corazón, Gabrielle —contestó con seriedad.

—Quiero darte placer.

—Ya lo haces. Inmensamente.

Xena acercó más a Gabrielle y le dio otro beso, largo, profundo y caliente. Gabrielle gimió desde lo hondo de la garganta y se puso boca arriba, tirando de Xena hasta colocarla encima de ella. Xena se apoyó en los antebrazos y contempló el rostro de la bardo. El contacto pleno con el cuerpo de Xena llevó a Gabrielle a nuevas cotas de excitación. Abrió las piernas a ambos lados de Xena para acercarla más a esa parte que la anhelaba y que lo había hecho desde hacía tanto tiempo. Empujó con las caderas hacia arriba al tiempo que volvía a capturar la boca de Xena. Ésta respondió con una intensidad que las dejó a ambas sin respiración. Interrumpió el beso y fue dejando un rastro ardiente de besos por la mandíbula de Gabrielle, bajando hasta el hueco de su garganta. Gabrielle estiró el cuello y cerró los ojos con fuerza. La boca de Xena siguió el camino que marcaban sus manos hasta que por fin Xena llegó a los pechos de Gabrielle. Trazó círculos con la lengua alrededor del tieso pezón antes de metérselo en la boca y tirar suavemente con los dientes. Gabrielle tomó aire y se aferró al hombro de Xena como si tuviera garras. Xena aguantó un momento antes de trasladarse al otro, acariciando y masajeando con los dedos el estómago y los muslos de Gabrielle. Las caderas de Gabrielle empezaron a moverse al ritmo de la lengua de Xena sobre su pezón. Cerró los ojos y se mordió el labio inferior. Xena recorrió con la lengua la piel tersa del estómago de Gabrielle, que estaba en llamas. Por fin, Xena metió los dedos en los rizos dorados rojizos donde olía lo intensa que era la necesidad de Gabrielle por ella. Se llevó los dedos a la boca y saboreó por primera vez a su bardo. Abrió los ojos y miró a Gabrielle a la cara, a la espera del permiso final.

—No pares —apenas consiguió decir Gabrielle. Xena separó despacio los muslos de Gabrielle, recorriendo el interior de uno con la lengua hasta acabar en su centro palpitante.

Gabrielle tomó aire y arqueó la espalda cuando Xena la tomó con la boca, metiendo y sacando la lengua antes de sustituirla por un dedo y luego dos, mientras su lengua pasaba a lamerla al mismo tiempo.

—¡Xena! —jadeó, bajando la mano hasta el pelo de Xena, pues necesitaba estar en contacto con ella. Cuando Xena notó que Gabrielle se excitaba más y se acercaba más al borde del precipicio, aceleró el ritmo hasta que Gabrielle entró en un frenesí de movimiento. De repente, aguantó la respiración y su cuerpo se puso totalmente rígido, con el cuello y la espalda arqueados mientras Xena la sostenía. Por fin se desplomó. Xena volvió a echarse a su lado. Gabrielle estaba inmóvil con los ojos cerrados, respirando hondo para intentar calmarse. Xena advirtió que tenía las mejillas llenas de lágrimas. La besó suavemente en los labios.

—¿Por qué lloras, Gabrielle? —preguntó dulcemente, acariciando los rastros húmedos con los dedos.

—No lo sé —suspiró Gabrielle. Se puso de lado para mirar a Xena. Trazó el contorno de la mandíbula de Xena hasta la garganta con un dedo—. Es que tengo tanta emoción dentro. Llevo tanto tiempo deseando esto, Xena. He soñado con ello y hasta escribí sobre ello en una ocasión. —Sonrió con aire pícaro. Xena sonrió a su vez—. Te quiero.

Xena la miró a los ojos y como respuesta la besó despacio, estrechando delicadamente su cuerpo aún tembloroso.

—Ahora quiero amarte —susurró Gabrielle.

—Puedo esperar. Sólo quiero abrazarte. —Cerró los ojos y suspiró—. Gracias, Gabrielle.

—¿Por qué?

—Por darme una razón para levantarme todas las mañanas. Tú eres aquello por lo que vivo. Mi mejor amiga. Mi bardo. Mi amante. Te quiero.

Gabrielle selló las palabras de Xena con un beso, colocándose despacio encima de ella. Apartó delicadamente unos mechones de pelo oscuro de la frente de Xena y besó sus párpados cerrados. Tocó la cara de Xena con la punta de los dedos, acariciándole la mejilla con el dorso de los mismos. Un suave gemido se escapó de los labios de Xena. Gabrielle contempló la cara de Xena y suspiró. Había entregado el corazón a esta mujer hacía mucho tiempo y ahora que lo que sólo había soñado y escrito en sus pergaminos sobre sus deseos más profundos e íntimos estaba ocurriendo por fin, no quería creérselo por temor a despertar de este sueño.

—¿Eres de verdad? —susurró Gabrielle—. ¿Me voy a despertar mañana, de vuelta en Potedaia? —Xena abrió los ojos azules como el cielo y miró la cara de Gabrielle, en la que había tanta emoción—. Prométeme que siempre estarás aquí. Conmigo.

—Te lo prometo.

—Te quiero, Xena. Siempre.

—Siempre.


Epílogo

—...con Gabby de coleguita, luchando con su varita, cantando... —Joxer se interrumpió al ver la posada de la que le había hablado Xena—. Sí. Aquí es. Ahora a lo mejor alguien me trata como al poderoso y gran guerrero que soy. —Joxer sonrió para sí mismo al empujar las dobles puertas batientes con gesto elegante, pero una de las bisagras estaba atascada y la pesada puerta de madera le dio directamente en la nariz. Joxer salió disparado al suelo.

—¡Ay, mi nariz! —exclamó, sujetándose la nariz con las dos manos. Con un gruñido, se levantó, enderezó su "armadura" personalizada forjada a mano y entró en la posada.

La sala estaba llena de viajeros cansados que comían y bebían antes de perderse de nuevo por el mundo.

Joxer miró a su alrededor y vio a quien debía de ser la posadera que le había dicho Xena. Estaba detrás del mostrador con aire aburrido, mirando a los clientes que se divertían. Tenía el ceño fruncido como si estuviera pensando seriamente.

—Seguro que está deseando que llegue un poderoso guerrero que la deje arrebatada —se dijo Joxer con una sonrisa de medio lado. Se dirigió al mostrador—. Disculpa, estooo, una amiga, o sea, una colega guerrera me ha dicho que un hombre valiente, fuerte y resistente como yo podría obtener un masaje gratuito. —Se inclinó sobre el mostrador, alzando las cejas con gesto expectante—. Tú no sabrás dónde pueden hacérmelo, ¿verdad? —dijo, sonriendo como Atis en busca de la princesa Gaia.

La posadera se irguió por completo y miró a la cara al pretendido guerrero. Sonrió dulcemente. Echó hacia atrás el brazo como si fuera a coger una de las llaves de las habitaciones que había en el tablón detrás de ella.

—Conque eso te han dicho, ¿eh?

¡PLAF! ¡PLAF! ¡PLAF!

PLOM......


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades