Una simple frase

Sarah Miller



Descargo: Los descargos ya los conocéis, el relato no.
Sexo/subtexto: No hay sexo en este relato, pero sí algo de subtexto.
Es corto, dulce y me encanta. :)
¡¡¡¡¡Vamos allá!!!!!
angeleyes_charmed@yahoo.com

Título original: A Simple Phrase. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2011


Sintió unos ojos encima por enésima vez en lo que iba de noche y, al volverse de nuevo, nadie la miraba. Sintió un leve tirón en el brazo y, al mirar hacia abajo, vio a un niño pequeño, de no más de cinco veranos de edad. Sonrió y se agachó para cogerlo en brazos.

Volvió a notar los ojos, pero esta vez no se volvió.

Una mujer se acercó a ella y le quitó al niño de los brazos.

—Gracias, Gabrielle.

—No hay de qué. —Se quedó mirando mientras la mujer se alejaba y volvió a notar los ojos. Al volverse, sonrió cuando sus ojos se encontraron con otros del azul del cielo. Fue hasta allí—. Oculta en la oscuridad como de costumbre, ¿eh, Xena?

Xena se encogió de hombros.

—¿Por qué no vas a bailar? Seguro que hay muchos hombres esperándote.

Xena miró a su alrededor.

—No me parece.

—Ay, Xena, diviértete de vez en cuando.

—Me divierto.

—Quedarte sentada a solas, sacando brillo a tu espada o buscando un punto donde no tengas una cicatriz no cuenta, Xena. —Vio cómo la otra ponía los ojos en blanco—. Me he pasado un poco.

—¿Y bien?

—Ya veo que estamos de estupendo humor.

—¿Por qué no vas a bailar?

—Porque prefiero hablar contigo. —Miró a su alrededor—. Es bueno para mi reputación. —Vio que Xena sonreía de verdad—. Eso está mejor. —Sonrió—. ¿Quieres bailar?

—No.

—¿Seguro? —Vio la mirada—. Vale, vale. —Se volvió para marcharse y se detuvo—. Al menos sal de la oscuridad.

Xena avanzó un paso y entró en la luz del fuego.

Gabrielle sonrió.

—Vamos mejorando.

Xena meneó la cabeza.

—Parece que tienes algunos... amigos. —Señaló la pista de baile.

Gabrielle se volvió y vio a unos cuantos hombres que la miraban, a la espera de bailar con ella. Se volvió de nuevo a Xena y sonrió.

—Eso parece.

—Será mejor que no los hagas esperar.

—Pero yo no quiero bailar con ellos.

—¿Por qué?

—Porque quiero bailar contigo.

—Yo no.

—Por favor... por mí.

—No. Esa sonrisa melosa no va a funcionar esta vez. Estoy cansada. —Se sentó apoyada en un árbol.

—¿No?

—No.

Gabrielle se sentó delante de ella.

—Sé que sabes bailar.

—Yo también sé que sé bailar. Eso no significa que quiera.

—Terca.

—Efectivamente.

Los ojos de Gabrielle chispearon un momento.

—¿Qué está tramando esa cabecita tuya?

Gabrielle se mordió el labio inferior y se echó hacia delante, plantando un beso en los labios de Xena.

—He notado que no me has quitado los ojos de encima en toda la noche, que lo sepas. —Se levantó y se alejó.

Xena se quedó sentada un segundo, luego se levantó y agarró a Gabrielle.

—¿A qué ha venido eso?

—¿El qué?

—El beso.

—Ah. —Se puso seria al volverse de cara a Xena—. Es que llevo mucho tiempo queriendo hacerlo.

—Ah, ya veo.

—¿Sí?

—Sí. —Sonrió.

Gabrielle se echó hacia delante y vio que Xena se apartaba.

—No quiero que tengas esperando a esos agradables... jóvenes.

Gabrielle sonrió con sorna y se pasó una mano por el pelo corto.

—Pues muy bien. —Se volvió y se fue.


La puerta se abrió despacio y alguien entró. Se cerró con igual delicadeza y la figura avanzó hacia la cama.

Apartó las mantas, se metió y se acomodó.

Xena siguió durmiendo sin darse cuenta de que la estaban observando. Pero sólo un momento. Abrió los ojos, se volvió y vio a Gabrielle.

—¿Estás bien?

Asintió.

—No podía dormir.

Xena se colocó boca arriba y levantó el brazo derecho.

—Vamos.

Gabrielle sonrió y apoyó la cabeza en el hombro de Xena. La levantó de nuevo y miró el rostro de Xena, y luego se inclinó y le cubrió suavemente los labios. Se apartó y sólo vio amor en la cara de Xena, y volvió a inclinarse.

El beso no fue breve. Sus lenguas se encontraron despacio y con ternura, demostrando su amor, sin prisas.

Gabrielle se apartó y volvió a echarse sobre el hombro de Xena.

—Te quiero.

—Lo sé.


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades