Hola, preciosa

Lariel



Descargo general: Xena, Gabrielle y Eva son personajes propiedad de MCA/Universal y Renaissance Pictures. No se pretende ninguna infracción de sus derechos ni se obtiene beneficio económico alguno con esta obra de ficción.
Se agradecen comentarios: Me encantaría saber lo que os parece Lariel

Título original: Hello, Beautiful. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2002


—Sí, la cuidaré, claro que sí. No, no te preocupes... ¡déjate de historias! Sí, estaremos bien... ¡vete! ¡Te quieres ir!

Venga, dámela... pásamela... ahh.

¡Hola, preciosa!

¡Ohhh, pero cuánto pesas ya! Por allí va tu mamá, ¿verdad que también es preciosa? Adiós, mamá... ¡Xena, que te vayas! ¡Estaremos bien! ¡Ya te echamos de menos, cariño!

Hola, preciosidad... ya estamos tú y yo solas. Tú y yo... ¡sí, claro que sí! ¿Estás calentita? A ver, así está mejor... te gusta mi manta, ¿eh? ¿Te hace cosquillas? Sí, ¿verdad? Nunca me había dado cuenta hasta ahora... ¿ves, Eva, lo que me haces? Me haces ver la vida con nuevos ojos...

Dioses, ¿qué se hace con un bebé todo el día?

¿Todavía no estás cansada? Se supone que los bebés tienen que dormir mucho. No, tú pareces bien despierta. ¿Qué vamos a hacer hoy, tesoro? Tu mamá no va a volver hasta esta tarde... ¿qué vamos a hacer hasta entonces?

Ahhh... con qué fuerza agarras... ¡mucha más fuerza de la que creía! Mira esos deditos, tan perfectos... sí, eres perfecta, ¿verdad? ¡Sí que lo eres! Sí que lo eres... ¡me encanta cuando sonríes así! Tienes los ojos de Xena... dioses, me podría ahogar en esos ojos. Me podría ahogar en tus ojos, chiquitina mía... tan azules, tan confiados. ¿Confías en mí, chiquitina mía?

¿Confías?

No te voy a hacer daño... jamás podría hacerte daño. Tú eres mi pequeñina también. Podría quererte... quererte como si fueras mía.

Claro que te quiero. Y además, te pareces tanto a tu mamá. Las dos la queremos, ¿verdad? ¡Claro que sí!

Oh, ¿ya no quieres mi dedo? ¿Seguro? No, ya no lo quieres. Mira qué mofletes tan suaves, tan tiernos y redondos... ahh, eso te gusta, ¿eh? Tan suave. Tan pura. ¿Qué tal es eso de ser tan pura?

Tienes tanto por delante... tu mamá y yo te cuidaremos. Yo cuidaré de ti y de tu mamá, cariño. Siempre estaré pendiente de las dos. Mientras me necesitéis.

Sí, lo haré... ¡claro que sí! ¡Porque yo os voy a necesitar a las dos para siempre!

¿Qué haces, tesoro? No te va a servir de nada chupetearlos, ahí no hay leche... yo no tengo. ¿Tienes hambre? Pues no deberías... Xena te acaba de dar de comer. ¡No me digas que has heredado mi apetito! Ahh, es eso, ¿verdad? ¡Te viene de familia!

Ojalá hubieras podido conocer a tu hermano... y tal vez a tu hermana también. Sí. A mi pequeña. Pero ahora tú eres mi pequeña, ¿verdad? Mi esperanza... la esperanza de las dos. Oh, no llores, Eva... ¿por qué lloras? ¿Te estoy apretando demasiado? Ea... ea... así está mejor, ¿verdad? Shhh... no llores, amorcito mío... no quería... shhhh...

No llores. No quiero hacerte llorar nunca.

He hecho llorar a tu mamá demasiadas veces... no quiero hacerte daño a ti también. Jamás te haré daño, pequeñina mía... puedes contar conmigo. Siempre. Esta vez lo haré bien.

Ahora soy tu familia. Xena y yo. Te querremos y te cuidaremos siempre. Tienes tantas cosas por delante... tanta vida, tanto amor, y todo está ahí esperándote. Lo único que tienes que hacer es alargar la mano... la vida entera es tuya, Evita mía. Todo lo que puedas querer, y es fantástico. Sí, lo es. Yo te enseñaré a leer y a escribir... oye, a lo mejor hasta te escribo unas historias, ¿eh? Hace mucho que no lo hago. Y tu mamá te enseñará tantas cosas, como me las ha enseñado a mí. Qué suerte tienes... tienes la mejor mamá del mundo...

Xena, ¿cuánto tiempo llevas ahí?

¡Xena!


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades