División de opiniones

Kamouraskan



Descargo: RenPic no sabe ni quiere saber que he escrito esto, pero los personajes son suyos. Ocurre después de Estados alterados de la conciencia y contiene detalles de ese episodio. Más disculpas a Eve Ng. Los dioses saben que he vuelto a abusar de su don. Creo que he escrito esto para que Xena pueda vengarse un poco de lo de Araña. Para los que no se creen lo del repelente para lobos (TMY, Lawls), les recomiendo Never Cry Wolf de Farley Mowat.
Kamouraskan@yahoo.com

Título original: Of Two Minds. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2003


Tiene que irse.

Estaría muerta sin ella.

¡Ella morirá CON nosotras! ¿Por qué está aquí? ¡Somos la Elegida de Ares! ¡Y permitimos que esta chiquilla nos mangonee! Y mira las vueltas que da como una boba alrededor del fuego, agitando los brazos...

Está trabajando en una historia. ¿No te parece...?

¿Qué? ¿Una ricura? ¡NO! Y además no se calla NUNCA.

Es tan...

Ya lo sé. Rica. Otra razón para librarnos de ella.

No es que no lo haya intentado...

¿A eso lo llamas intentar? ¿Quieres que lo intente YO? ¿Que por fin conozca a la señora de la guerra de la que escribe?

TÚ mantente alejada de ella.

Pero qué dominada te tieneeeee.

Me gusta. ¿No crees que es fácil que guste?

¡Cómo! Es una mezcla molestísima de inocencia y... ¡yo qué sé! ¡Y una marimandona! Y... ¡¡¡Me saca de quicio!!!

—¿Xena? Esos lobos no seguirán rondando por ahí, ¿verdad?

¡Di que no! ¡Di que no!

—Sí, Gabrielle, estoy segura de que siguen ahí.

—Ha sido increíble lo que has hecho para impedir que vinieran aquí. ¿Qué hay en ese tarro?

—Mm, un secreto de familia.

—¡Y cómo se detuvieron los lobos a la entrada de la cueva donde lo has puesto! ¡Lo olieron y se fueron! ¿Es una poción? ¿Una poción mágica que le has robado a una hechicera? ¿A Apolo o a Artemisa? ¡Es que lo estoy viendo! La noble guerrera engaña a la diosa...

—¿Gabrielle? ¿Qué tal si descansamos? Cuando se haga de día, los lobos ya se habrán ido y podremos marcharnos de la cueva.

—Pero tenemos ese arroyo al pie de la colina y me parece que estoy un poco pegajosa...

—Hueles bien.

¡La has olido!

¿Y qué?

¡Que casi te mueres del gusto!

—Porque... estooo, ¿Xena? Tenía la esperanza de poder lavarme, a lo mejor nadar un poco...

Oh, sí...

¿Qué?

Estabas imaginándotela desnuda.

¿Y qué?

TENEMOS que librarnos de ella.

—¿Gabrielle?

—¿Sí, Xena?

—A la cama. Ya.

—Pero...

—A la cama. A dormir.

—Sí, Xena. Buenas noches, Xena.

—Buenas noches, Gabrielle.

Ya estás otra vez.

¿Qué?

Estás pensando en cuando trepó por ti en el pozo.

Tal vez...

Tal vez. Ya. Estabas deseando que hubiera subido por tu pecho y que al llegar arriba, hubiera tenido que trepar por encima de...

Eso no es cierto.

Ya. Y me vas a decir tú a mí que no te dio gustirrinín cuando dijo que eras preciosa.

Me voy a dormir.

Vamos a soñar.

Déjame en paz.

Ahora estás pensando en cuando se metió debajo del agua cuando le estabas enseñando a pescar.

¿Y?

Que en tu versión sus manos no agarran el pez...

Cállate. Oh-oh.

¿Qué?

Que está haciéndose la dormida y esperando para ver si nos hemos dormido...

¿Qué se trae entre manos AHORA?

Va a intentar escabullirse para ir a nadar...

¿Pasando ante MÍ? ¿Y qué pasa con los lobos? ¡Ohhhh! Pero si se pone un poco de nuestra poción "mágica"...

Oh, dioses. No será capaz.

Oh, sí...< risita >

Deberíamos detenerla...

No, demasiado tarde. Allá va. Ya ha cogido el tarro.

Podría haberlo olido primero.

Ah, ésta sí que es buena. ¿Crees que se ha puesto bastante?

Supongo que deberíamos alegrarnos de que vaya a darse un baño.

¿Pero cuánto quedaba en el tarro?

Lo he llenado.

Ah, es verdad, nos habremos bebido por lo menos tres jarras de cerveza.

De sobra para llenar ese tarro.

Tú y tu clásico "secreto de familia para repeler lobos".

Creo que deberíamos seguirla, para asegurarnos de que no le pasa nada.

Sabes... hay unas rocas. Cerca del arroyo. Podríamos mirarla desde ahí.

¿No decías que no te gustaba?

¿Acaso puedo evitar que me guste cómo te sientes cuando la miramos?

Bueno, pues está decidido. Vamos tras ella.

Más vale. Parece que ya la hemos marcado como territorio nuestro. < risotada >


FIN


Volver a Xena y Gabrielle: Relatos cortos
Ir a Novedades