El templo de la ira

Leslie Ann Miller



Descargos
Sobre esta historia: Esta historia transcurre en el Xenaverso moderno. Sin embargo, finjo que los episodios modernos de Xena no han ocurrido nunca, con la sola excepción de Los pergaminos de Xena.
Me fascina la dinámica de la paz frente a la violencia, sobre todo en relación con el camino de Gabrielle. En la serie, y en la mayoría de los fanfics que he leído, Gabrielle siempre se ve obligada a abandonar el camino de la paz para defenderse. Llevo mucho tiempo preguntándome si sería posible escribir una historia en la que no tuviera que hacerlo. Éste es mi pobre intento de explorar esa posibilidad y hasta he logrado combinarlo con otra de mis fascinaciones preferidas: la conversión de Xena del mal al bien. ¡Divertido!
Violencia: En esta historia se incluyen escenas de violencia y sus consecuencias.
Lenguaje soez: El personaje principal suelta muchas palabrotas, así que preparaos para ver una buena cantidad de improperios con solera.
Muchas gracias a mis correctores, Jill y los miembros del Circle: Laura, Lariel, Extra, Norma, Jess, Kam, Nancy y Roo.
Se agradecen comentarios en gunhilda@brightok.net

Título original: Temple of Rage. Copyright de la traducción: Atalía (c) 2004


"Imaginaos como líneas del mendhi: separadas, pero conectadas para siempre".
Naiyima, del Pergamino "Azul" de Xena, traducido por M. Pappas

Harmonn Sharpe se sonrió muy ufana en el espejo y tiró un trozo usado de hilo dental a la papelera. Iba a ser una buena mañana, pensó, y se pasó rápidamente un cepillo por el corto pelo oscuro. Hacía un día soleado y cálido, un día muy agradable para estar fuera ocupándose de los asuntos del templo.

Se estiró la camiseta negra antes de salir del cuarto de baño, satisfecha de que el lema del templo, Divide y vencerás, se leyera tan bien en la parte de delante, aunque estuviera escrito con letras de color rojo sangre. Eso la señalaría claramente como guerrera de Ares, y le encantaba ser objeto de las miradas de odio y miedo que no tardaría en recibir en cuanto dejara el santuario de su pequeño apartamento para adentrarse en las bulliciosas aceras de la Avenida Telegraph.

Colgándose una mochila del hombro, se planteó por un momento si debía llevarse una navaja automática, pero decidió no hacerlo. No merecía la pena arriesgarse a que la pillaran con un arma ilegal cuando sólo iba a llevar a cabo una misión de reconocimiento. La policía de Berkeley era conocida por registrar al azar a los seguidores de las deidades más violentas.

No sabía por qué su dios, Ares, detestaba tanto a los elianos, pero no se sorprendió cuando el maestro de armas Hershel dio la orden de crucificar a la dirigente de la Cruzada Universitaria por la Paz. De hecho, estaba muy contenta con la idea, no sólo porque, de tener éxito con la misión, sería ascendida dentro de la jerarquía del templo. Odiaba a los elianos con todas sus fuerzas. Sus prédicas simplonas sobre la paz, la armonía y la unidad representaban todo lo que ella despreciaba.

Aunque sabía que Ares había sido adorado en la antigua Grecia, era un recién llegado al panorama religioso del siglo XXI. En el elitista círculo interno de los maestros de armas, que tenían relación personal con el dios mismo, se decía que había estado aprisionado mucho tiempo, pero a Harmonn le traía sin cuidado la historia de Ares. Lo único que le importaba era que ahora estaba aquí, supervisando con cuidado a los numerosos seguidores que habían acudido a sus templos en los últimos años. Llevaban ya casi una década causando estragos, dejando a su paso una estela de divisiones y odio. El poder que obtenía de su asociación con el dios era mejor que cualquier droga. La intimidación... era un colocón vertiginoso y contagioso.

Conectó el sistema de alarma de su apartamento antes de cerrar la puerta y echar los cuatro cerrojos al salir. Silbando desafinadamente, bajó trotando las escaleras hasta la puerta de entrada de su edificio. La Avenida Telegraph ya estaba llena a las nueve y media de una mañana de viernes cuando salió a la luz del sol. Los dioses bendecían al norte de California. Estaban a principios de noviembre y parecía primavera.

—¡Buenos días, Har! —Jez, una que se decía gitana y que solía colocar un tenderete delante del edificio de Harmonn, la saludó agitando la mano alegremente. Jez se ganaba la vida haciendo lecturas de tarot y vendiendo "pociones de amor" supuestamente bendecidas por la diosa Afrodita. A Harmonn le parecía más chiflada que los típicos pringados que seguían a la diosa, pero tenía que reconocer que Jez tenía muchos clientes habituales que pagaban unos precios desorbitados por sus mercancías.

—Buenos días —murmuró Harmonn, con mucho menos entusiasmo. No comprendía por qué Jez siempre era tan simpática con ella y, francamente, le molestaba. Sospechaba que estaba quedada con ella, que era el motivo más habitual por el que la gente se mostraba simpática con ella, pero no recordaba que Jez hubiera tonteado nunca con ella a las claras. Se metió las manos en los bolsillos de los vaqueros y se dirigió hacia la universidad, chocándose sin querer con un hombre que venía en dirección contraria.

El hombre empezó a farfullar una disculpa y entonces vio su camiseta. Se puso pálido y se apartó a toda prisa, con cara de miedo y asco.

—Malditos asesinos —dijo y se alejó arrastrando los pies, mirando de vez en cuando por encima del hombro para asegurarse de que nadie lo seguía.

Harmonn le sonrió malévolamente, sabiendo que seguramente se pasaría el resto del día asustado de su propia sombra, temiéndose un castigo. La gente no se metía con los guerreros de Ares. Los que lo hacían tendían a desaparecer. Convencida de que el hombre lamentaba lo suficiente su patético gesto de valentía, siguió su camino, notando que los demás transeúntes intentaban esquivarla. Sí, el dios de la guerra había vuelto, y hasta los que adoraban a otras deidades más populares estaban muertos de miedo.

A pesar de la postura del país con respecto a la libertad religiosa, muchos estados habían prohibido los templos de Ares a causa de la violencia asociada a su culto. Los políticos tachaban a sus seguidores de secta que intentaba saltarse las leyes, al tiempo que la ACLU defendía la libertad de adorar a lo que era claramente un dios. Se habían desatado batallas en los tribunales sin parar, para deleite de Ares. El dios de la guerra, al fin y al cabo, se regodeba en cualquier tipo de conflicto.

Después de que Ares en persona apareciera en el tribunal de apelaciones de Florida y matara a dos de los mejores abogados del estado que habían osado poner en duda la validez de su existencia, el Tribunal Supremo, con una muestra de coraje que hasta el propio Ares respetaba, decidió sostener la prohibición de los estados con respecto a sus templos. La publicidad resultante logró reclutar a muchos seguidores y, a pesar de la falta de templos físicos, el culto a Ares florecía de manera clandestina y en campos de entrenamiento secretos diseminados por todo el país y el mundo entero.

Harmonn sonrió, paladeando la tarea que la aguardaba. Si tenía éxito, demostraría que era digna de servir a su dios y habría asestado un golpe terrible a sus enemigos. No sabía por qué, pero al culto de Eli le había dado por vilipendiar el nombre de Ares en concreto, aunque tenían a varios cientos de dioses más a quienes atacar con sus extrañas filosofías de "un único dios y sólo uno". Sus patéticos grupúsculos estaban pegando carteles por todo el país y organizando "círculos de oración" públicos en un pobre intento de obtener más adeptos para su "batalla contra la violencia". Como si ellos conocieran el significado de la palabra "batalla".

Harmonn meneó la cabeza. Los elianos estaban locos. Todo el mundo lo sabía, salvo, al parecer, otros elianos. ¿Cómo se podía decir en serio que sólo existía un dios en un mundo claramente plagado de ellos? Era como intentar decir que los caballos de las valquirias no volaban o que Hitler no había usado el oro del Rin contra los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Por todos los dioses, pero si la semana pasada, en Arizona, un solar en construcción había sido arrasado por una deidad furiosa (aunque carente de importancia) de los indios americanos, indignada porque estaban construyendo sobre su terreno sagrado. ¿Pero quiénes y qué pensaban los elianos que eran estos poderosos seres inmortales? Desde luego, la ciencia no podía explicar su existencia, ni la de sus objetos mágicos.

Harmonn arrancó un cartel eliano de un poste telefónico en la esquina de Telegraph con University antes de cruzar la calle con una masa de estudiantes que se dirigía hacia Sather Gate y la primera clase de la mañana. ¡No cedas a la violencia, el odio y la ira!, proclamaba. Ven a encontrar la paz que te ofrecen Eli y el Único Dios Verdadero. Incluía la fecha de hoy, indicaba la hora, las diez de la mañana, y un lugar delante de la Torre Sather. En la parte inferior había una nota: TTPM (trae tu propia manta). Resopló, dobló el cartel y se lo metió en el bolsillo de atrás.

Un ejército de devotos que representaban a decenas de templos, deidades y organizaciones políticas de todo tipo asaltaba a los estudiantes cuando pasaban ante el Sindicato de Estudiantes. Harmonn advirtió que ninguno de ellos se acercaba a ella, salvo un joven que llevaba un colgante eliano. Le ofreció tímidamente un folleto al pasar.

—Vete a la mierda —dijo ella—. ¡Ares reina!

Él tragó saliva con dificultad y se apartó rápidamente, en busca de un recluta con más posibilidades.

Harmonn soltó una palabrota por lo bajo. Había que dar una lección a estos elianos. Ares quería infundir el terror en sus miserables corazoncitos pacifistas y ¿qué mejor lugar para hacerlo que su bastión estadounidense de Berkeley? Históricamente, esa tontería del "Dios Único" no había prendido, salvo en la India y China, pero habían conseguido una congregación devota en el Área de la Bahía, y el grupo de estudiantes de la Universidad de California de Berkeley era especialmente activo.

Éste era uno de los pocos sitios donde los elianos entraban en conflicto directo y abierto con el templo de Ares, porque California, en su afán por preservar la diversidad y la libertad, era uno de los pocos estados que todavía no habían prohibido el culto al dios griego de la guerra. Harmonn se preguntó si eso cambiaría cuando crucificara a Erin Kincaid, líder de la Cruzada Universitaria por la Paz de los elianos.


Harmonn observó de lejos mientras el pequeño grupo de nueve elianos se sentaba sobre unas mantas en uno de los céspedes del campus. Le daban ganas de acosarlos físicamente, a pesar del ojo vigilante del agente de seguridad del campus evidentemente asignado para protegerlos, pero decidió que no quería llamar tanto la atención sobre sí misma, puesto que iba a matar tan pronto a uno de ellos. Además, ya había suficiente gente apostada alrededor burlándose de ellos, por lo que en realidad no necesitaba contribuir a lo que ya era una situación incómoda para sus nuevos adeptos... que eran dos, según contó.

—¡Eh, elianos! —gritó uno de los alborotadores—. ¿Cómo sabéis que hay un "Dios Único" si nunca lo veis?

—Sí, a lo mejor tendríais que llamarlo el "No Dios" —añadió otro, haciendo reír a los demás integrantes del gentío.

Harmonn se rió por lo bajo al ver que una de las nuevas adeptas se movía incómoda encima de su manta.

Erin Kincaid se echó hacia delante y le dio unas palmaditas a la chica en la rodilla, sonriendo. Aunque Harmonn no oía lo que decía la dirigente de los elianos, vio que sus labios formaban la palabra "fe". La chica le sonrió y se relajó, y Kincaid pasó a enseñarle la forma de sentarse adecuada para la oración meditativa.

Harmonn debía reconocer que Kincaid tenía carisma. Tenía el pelo largo y rubio rojizo y era bastante baja, aunque de constitución atlética, y su rostro irradiaba un brillo encantador que a Harmonn la asqueaba por completo. No podía evitar preguntarse si existiría siquiera una Cruzada Universitaria por la Paz si Erin Kincaid no fuese tan mona y alegre. Puajj. Desde luego, Harmonn no le veía el menor atractivo a la religión misma.

Ares era muy sabio al querer que desapareciera.

Un hombre alto de pelo claro que llevaba un martillo de Tor en miniatura colgado del cuello se detuvo a su lado y le pegó un codazo en las costillas, interrumpiendo sus reflexiones.

—¿Te has fijado en esa panda de gilipollas? —preguntó con un ligero acento sueco.

Harmonn meneó la cabeza y decidió no montar una escena arrancándole los brazos de cuajo por tocarla.

—¡Eh, es que no sabéis que Eli murió hace unos dos mil años! —gritó él, ajeno a su ira, y se echó a reír—. Como una panda de chiflados intentando jugar al tenis sin raqueta —dijo sonriéndole, y luego siguió su camino.

Harmonn torció el gesto. Pedazo de escandimemo. Qué desastre fue aquello, cuando, tres años antes, el lobo Fenris quedó suelto en las calles de Oslo gracias a unos terroristas apocalípticos que tenían la esperanza de provocar el Ragnarok. Aunque no se había producido el fin del mundo, miles de personas murieron en el caos y gran parte de la ciudad quedó destruida antes de que los dioses nórdicos lograran volver a encadenarlo. El hecho de que tardaran tres días en capturar a la bestia sólo había servido para demostrarle a Harmonn la total incompetencia del panteón nórdico al completo.

—Odín es de coña —murmuró por lo bajo, y luego volvió a prestar atención a Kincaid.

La eliana estaba ahora sentada con las piernas cruzadas, de cara a sus seguidores, leyendo en voz alta un gran libro que tenía en el regazo. Pensó en lo irónico que resultaba que esta dirigente tan segura de sí misma estuviera tan ajena al hecho de que dentro de nada estaría suplicando piedad a gritos, rogando por su vida mientras la clavaban a una cruz. Sólo de imaginárselo, a Harmonn le latía el corazón más deprisa. Según Ares, no había, a fin de cuentas, nada más satisfactorio que la muerte de un enemigo.

El círculo de oración duraría probablemente una hora y media más como poco y Harmonn tenía que hacer unos preparativos en el templo antes de llevar a cabo la ejecución. Atraparía a Kincaid, literalmente, un poco más tarde.


El centro sagrado interno del templo de Ares estaba forrado de armas y armaduras de todo el mundo. Había armas automáticas colgadas al lado de espadas; había granadas en cestos al lado de piedras y hondas. En un extremo de la sala el suelo estaba cubierto de colchonetas de lucha libre. También en esta zona había sacos de arena y un gran muestrario de equipamiento para el ejercicio físico digno de competir con los gimnasios más caros. Debajo del centro sagrado había una galería de tiro en perfecto funcionamiento.

En el lado opuesto de la sala estaba el propio trono del dios, sobre una plataforma. Estaba decorado con tres cráneos que representaban a las primeras víctimas de los tres maestros de armas que compartían la responsabilidad de dirigir este templo concreto. Harmonn sonrió por dentro al avanzar hacia el trono, sin hacer caso del pequeño grupo de hombres y mujeres que entrenaban al otro lado de la sala. No tardaría en haber un cuarto cráneo para acompañar a esos tres.

El deber de los maestros de armas era entrenar a otros adeptos en el arte de la guerra, desde el combate cuerpo a cuerpo hasta el uso de las armas que colgaban de las paredes. Harmonn dominaba todas las armas salvo unas pocas y era capaz de derrotar a los tres maestros de armas actuales en combate cuerpo a cuerpo. Hacía tiempo que pensaba que se le debía con creces la posibilidad de formar parte del círculo de élite, pero por fin había llegado su momento. Lo único que se interponía en su camino era Erin Kincaid.

Se arrodilló ante el trono y saludó a la espada desenvainada apoyada en los brazos del asiento, presencia simbólica de su dios.

—Poderoso Ares, escucha mis palabras —dijo en voz alta, iniciando su oración de gracias de costumbre.

—Te escucho —dijo una voz con regodeo, y Harmonn levantó la mirada, con los ojos desorbitados por la sorpresa.

Su dios, Ares, estaba repantingado en el trono, acariciándose distraído la barba negra con una mano.

Harmonn se quedó boquiabierta.

—¿Sí? —dijo él, con aire engreído y atractivo al mismo tiempo.

A Harmonn se le quedó la mente en blanco. Sólo podía mirar. Su dios estaba aquí. Éste era Ares. Ares estaba hablando con ella. No se lo podía creer.

—Harmonn, Harmonn, Harmonn —dijo el dios, meneando la cabeza—. Creía que te habían entrenado mejor.

La mente conmocionada de Harmonn apenas tuvo tiempo de tomar nota del brillo ígneo que apareció entre los dedos de Ares antes de que el dios le lanzara la bola de fuego. Se apartó rodando décimas de segundo antes de que explotara en el suelo de piedra donde había estado arrodillada.

Se levantó en posición de lucha defensiva, sintiendo la adrenalina que le corría por las venas. El arma más cercana estaba sólo a tres pasos de distancia y se preparó para lanzarse a cogerla. No estaba dispuesta a aguantarle gilipolleces a nadie, ni siquiera a Ares.

En lugar de lanzar otro ataque, el dios dio palmas despacio, aplaudiendo en broma.

—Eso ya es otra cosa —dijo—. Me gusta cuando te enfadas.

Ella se relajó ligeramente. A lo mejor se trataba de una prueba.

—¿Qué pasa? ¿Te da miedo hablar conmigo? —preguntó Ares, recostándose de nuevo en su asiento—. Te he oído claramente pedirme que te escuche.

Harmonn asintió y decidió no volver a arrodillarse.

—Sí, mi señor. Hoy he recibido órdenes del maestro de armas Hershel para que crucifique a la dirigente de los elianos de la zona. Iba a pedirte tu bendición y tu ayuda con este asunto. Me ha parecido... lo adecuado.

—¿Necesitas mi ayuda? —preguntó el dios de la guerra con curiosidad.

—Claro que no —se apresuró a decir Harmonn. No quería que Ares pensara que era débil—. Pero se nos enseña a pedir siempre tu ayuda antes de entrar en combate.

Ares sonrió burlón.

—Lección número uno: los maestros de armas no necesitan mi ayuda. No me la pidas. No la obtendrás. Lección número dos: yo no doy bendiciones. A veces, cuando me da por ahí, otorgo mi favor a los guerreros de talento. Si lo pides, no lo obtendrás.

Harmonn tragó con dificultad.

—Sí, señor.

—Lección número tres: mi nombre es Ares. Para ti, al menos.

Harmonn estaba superando ya parte suficiente de su aturdimiento para darse cuenta de que Ares le estaba concediendo un privilegio especial.

—Sí... Ares.

El dios sonrió.

—Así me gusta. —Se levantó, con la espada en la mano, y saltó de la plataforma, aterrizando a su lado. Fue a la pared, cogió otra espada y se la lanzó. Harmonn la atrapó, echando un vistazo para ver si alguno de los que estaban al otro lado de la sala se había percatado de la presencia del dios.

Estaban paralizados en el sitio como si el tiempo se hubiera detenido, y Harmonn supo que fuera cual fuese el resultado de este encuentro con Ares, no habría testigos de ello. El dios agitó los dedos señalándolos.

—No quería que nos interrumpieran —dijo, empezando a rodearla, con la espada en alto y preparada.

Harmonn hizo unos molinetes con la espada en la mano, comprobando el equilibrio y la velocidad. Tenía la punta un poco pesada y eso la haría un poco más lenta, pero la empuñadura le resultaba cómoda y eso la ayudaría. Sonrió expectante. Siempre había querido medir su habilidad contra un dios.

Ares lo vio en sus ojos y se echó a reír. La atacó, para poner a prueba sus defensas, pero Harmonn lo bloqueó fácilmente. A continuación desencadenó una serie de estocadas velocísimas que ella apenas logró parar.

—Te defiendes bien —dijo el dios de la guerra con una sonrisa, apartándose de su alcance, pero preparado para la acción.

—Ataco aún mejor —ronroneó Harmonn, y pasó a lanzar su propio ataque vertiginoso. Se quedó un poco consternada por la facilidad con que el dios se protegía, pero eso no hizo sino alimentar su deseo de ganar.

El combate continuó sin más conversación hasta que a Harmonn se le empezó a meter el sudor en los ojos y estaba echando chispas de frustración. Ares parecía tan fresco como al empezar y, mientras ella empezaba a notar el esfuerzo de sujetar la espada de hoja pesada en el brazo y la muñeca, los reflejos y ataques del dios eran tan rápidos y potentes como al principio. Harmonn ardía en deseos de quitarle esa sonrisita soberbia de la cara, pero estaba cobrando aguda conciencia de por qué un dios era un adversario tan formidable. Era algo que ya sabía de antes, de una forma muy cerebral, pero hacer frente a uno en combate era indudable que dejaba muy clara la lección en el plano físico.

Ares hizo una finta, saltó por encima de su cabeza y la empujó por detrás. Harmonn se cayó de bruces al duro suelo del templo y se le escurrió la espada de la mano. Rodó a un lado justo antes de que la espada de Ares cortara la losa donde había estado su hombro, y se levantó de un salto, lanzándose sobre otra arma de la pared que tenía detrás. Cogió una lanza y la lanzó contra el dios con precisión y velocidad mortíferas.

Ares esquivó el arma a una velocidad increíble, aunque Harmonn ya estaba arrancando desesperada una alabarda de la pared. No le gustaba luchar con alabardas ni, en realidad, con varas de ningún tipo, pero no tenía tiempo de pararse a escoger.

Ares avanzó tranquilamente, riendo por lo bajo.

—Como en los viejos tiempos, ¿eh?

Como nunca en su vida había luchado con Ares, Harmonn decidió que estaba jugando con su mente. No le hizo caso.

Él cubrió los últimos pasos que los separaban con un salto y un grito, atacándole las piernas con la espada. Ella bloqueó el ataque con el astil de la alabarda, pero la espada lo cortó profundamente y estuvo a punto de partirlo. Atacó a su vez a lo loco y Ares agarró el arma con la mano libre y se la arrebató de un tirón. Con un rápido revés, le levantó los pies del suelo y Harmonn se desplomó. Cuando abrió los ojos, el dios de la guerra estaba inclinado sobre ella y le había puesto la punta de la espada en el cuello. Tenía el ceño fruncido.

—En nombre de Zeus, ¿qué clase de ataque ha sido ése? —preguntó.

Harmonn tragó con fuerza, intentando recuperar el aliento.

—No... no me gusta luchar con varas —confesó.

Ares retrocedió y dejó que se levantara. Le lanzó la alabarda.

—Ponte en posición.

Harmonn obedeció y el dios de la guerra soltó un gruñido de queja.

—Ése es tu problema —dijo—. Eres diestra y empiezas con el pie izquierdo por delante. Eso está bien si eres hombre, pero —sonrió sardónico—, tú no lo eres, evidentemente. Estás hecha de otra manera. Mira, igual que con la espada, si luchas con el pie izquierdo por delante, pierdes como la mitad de tu fuerza en un ataque, porque tus caderas no funcionan como las de un hombre. Acabas luchando con tu propio cuerpo al seguir el ataque, en lugar de que tu cuerpo trabaje para ti. Mira, hazlo así. ¿Ves cómo te resulta mucho más natural?

Harmonn cambió de postura y tuvo que reconocer que tenía razón.

—Una de las razones por las que quiero que seas maestra de armas es para que puedas entrenar a otras mujeres —dijo el dios—. El cuerpo de una mujer no funciona igual que el de un hombre. Las mujeres tienen una forma de agarrar distinta, articulaciones distintas, caderas distintas. Hay que tener eso en cuenta al entrenarlas. La mentalidad tampoco es la misma. Es otra psicología. —Soltó un resoplido—. Eso lo aprendí hace mucho tiempo, ¿eh? Así que yo te enseñaré a ti y tú les enseñarás a ellas. No me falles, Harmonn —dijo—. Cuento contigo. —Y desapareció con un destello de luz roja.

Harmonn respiró hondo cuando la actividad y el ruido se reanudaron bruscamente al otro lado de la sala.

El maestro de armas que estaba supervisando, Jake Mellor, se volvió hacia ella como si percibiera que ocurría algo raro. Ella vio que sus ojos se fijaban en la alabarda que tenía en las manos y en las demás armas tiradas por el suelo. Se volvió, habló con uno de los hombres a los que estaba ayudando y se dirigió hacia ella.

Harmonn recogió la espada y la lanza y las estaba colocando de nuevo en la pared cuando Jake llegó a su lado.

—¿Qué demonios ha ocurrido aquí? —preguntó.

Jake era alto y grande, tan grande que había sido jugador de fútbol profesional hasta que una lesión acabó con su carrera prematuramente. A la mayoría de la gente le daba miedo, pero Harmonn sabía cómo usar su tamaño en su contra. Su tono iracundo no le hizo mella.

—He tenido una visita de Ares —dijo.

El hombretón no pareció sorprenderse. De hecho, sonrió.

—¿Qué tal te ha ido?

—He aguantado —dijo, encogiéndose de hombros. A juzgar por la reacción de Jake, esta visita no era inesperada, después de todo. Era evidente que se trataba de una prueba, y llegó a la conclusión de que la había superado.

Jake soltó una risotada.

—Eso seguro. —Le dio una palmada en la espalda—. ¿Qué planes tienes para la eliana?

—He pensado en sacarla de su apartamento mañana. Hoy todavía tengo que preparar la cruz y comprar los clavos. Además, esta tarde no me queda más remedio que ir al trabajo.

—¿Dónde tienes planeado hacerlo?

—Todavía no lo he decidido. Si me ayudan un par de chicos, probablemente podría hacerlo en uno de los parques. Si le rompo las piernas, no podrá sobrevivir el tiempo suficiente para que la rescaten. Pero eso es un poco arriesgado, la verdad. Nunca se sabe cuándo puede aparecer la poli sin que te lo esperes. Y no sería ni la mitad de divertido si tengo que impedir que grite. He pensado que a Ares le agradaría más si lo hiciera aquí mismo, en el templo. Podríamos ver cuánto dura, sabes, y dejar que chille todo lo que quiera.

—Me gusta —asintió Jake—. Escucha, voy a convocar una asamblea general de guerreros para mañana. Todo el templo podrá mirar. Y encargaré a algunos de los chicos que te construyan la cruz. No deberías dedicarte a eso antes de tu gran día.

—Gracias, eso estaría genial —dijo Harmonn.

Jake la miró con aire calculador.

—Sé que te uniste a nosotros después de estar en el ejército —dijo, vacilando—. Pero te lo tengo que preguntar. ¿Va a ser la primera vez que mates?

Harmonn estrechó los ojos.

—Eso no es asunto tuyo —gruñó, volviéndose para marcharse.

El maestro de armas frunció el ceño y la agarró del brazo con una manaza.

—Es asunto mío, porque ahora que estás a punto de convertirte en maestra de armas, se convierte en asunto del templo. Ares es todo muerte, pero no te dejes engañar por la propaganda. Matar a otra persona te cambia, señorita Sharpe, sobre todo si lo haces despacio, como con una crucifixión. Quiero que estés segura de que estás preparada para ello. Quiero saber que estás preparada.

Harmonn se soltó el brazo de su mano con rabia.

—Estoy preparada. Y no, no es la primera vez que mato —dijo con rencor, y luego reprimió con cuidado todo pensamiento sobre el tema.

—Bien —asintió el hombretón—. ¿Qué tal si...? —Se calló de repente, mirando hacia el otro lado de la sala.

Harmonn también notó al instante que pasaba algo. La sala se había quedado en silencio.

Al mirar hacia el otro lado, vio que todo el mundo estaba centrado en la entrada principal situada al pie de la escalera que llevaba a la calle.

—Por todos los dioses —murmuró Jake.

Harmonn no daba crédito a lo que veían sus ojos. Nada más cruzada la pesada puerta, pasándose la mano tímidamente por el largo pelo rubio, estaba nada menos que Erin Kincaid.


—Yo me ocupo —dijo Harmonn, notando la rabia que empezaba a inundarla. No era así como tenían que salir las cosas. ¿Cómo se atrevía esa zorra estúpida a venir aquí? Éste era su territorio sagrado y a la eliana no se le había perdido nada aquí.

Todavía.

—Esto lo tengo que ver —oyó murmurar a Jake detrás de ella cuando echó a andar furiosa hacia la entrada.

Harmonn se detuvo a poco más de medio metro delante de Kincaid y notó con fría satisfacción que la chica prácticamente se encogía ante ella, claramente asustada por su estatura y su presencia.

—En el nombre de Ares, ¿qué estás haciendo aquí? —preguntó con rabia.

La eliana miró a Harmonn con los ojos desorbitados y retrocedió un paso, chocando con la puerta sin darse cuenta. Se quedó allí paralizada.

—Pues... no lo sé, la verdad —dijo titubeando, obligándose a sonreír—. Estaba... estaba meditando en el campus y, mm, Eli se me apareció en una visión. Me dijo que viniera aquí.

—¿Eli? —repitió Harmonn sin dar crédito—. ¿Quieres decir... el Eli?

Kincaid asintió, todavía asustada.

Harmonn dudó un momento, pues la información le resultaba profundamente inquietante. En primer lugar, eso quería decir que el tal Eli sí que existía de verdad, no sólo como una lejana figura histórica que había inspirado un movimiento de chiflados cuyo propósito en el planeta se había extinguido hacía mil años, sino más bien como una figura espiritual real y activa con algún tipo de poder aquí y ahora, en el mundo moderno. En segundo lugar, si, efectivamente, Eli era real, ¿cómo se le ocurría enviar a su dirigente más carismática directamente a la guarida del león donde en ese momento estaban planeando su muerte? No creía que los elianos se dedicaran a hacer sacrificios de sangre, pero el miedo podía llevar a la gente —y, al parecer, a los dioses— a hacer cosas raras. A lo mejor Eli tenía miedo.

Su rabia inicial dio paso al asco. ¿Qué clase de patético dios le haría una cosa así a su leal seguidora? Estaba claro que la chica no tenía ni idea de por qué había sido enviada. Kincaid estaba en la inopia. Y a Harmonn no le daría ningún placer matarla así. ¿Qué pérdida podía suponer su muerte para la causa eliana si su dios estaba tan dispuesto a enviarla a su fin? Qué panda de pringados retorcidos.

—No tienes ni idea de por qué has sido enviada, ¿verdad? —preguntó.

La chica negó con la cabeza.

—No. —Sonrió irónicamente—. ¿Y tú?

Harmonn reprimió una sonrisa al oír su tono cautamente esperanzado.

—Ares odia a los elianos. Creo que has sido enviada como sacrificio para apaciguar su ira contra Eli.

Kincaid se puso visiblemente pálida.

—Eli no tiene miedo de Ares —dijo, tragando con dificultad.

—¿Y eso cómo lo sabes, si me haces el favor de decírmelo?

—Se enfrentó a Ares cuando estaba vivo. Dejó que Ares lo matara, sabiendo que al hacerlo su mensaje de paz y compasión seguiría vivo en el corazón de la gente corriente.

Jake sofocó una risotada detrás de ella y Harmonn se rió por lo bajo. No había oído esta historia, pero eso sin duda explicaría la obsesión del culto con el dios de la guerra, así como la manía que les tenía Ares a los elianos.

—Bueno, pues creo que Eli ha decidido que ha llegado el momento de renovar su mensaje —dijo despacio, y a continuación le pegó un rápido puñetazo a la chica en la cara.

Se quedó mirando fríamente cuando la eliana se desplomó en el suelo, inconsciente.

—Llévala a mi oficina —dijo Jake, indicando con la cabeza la puerta que llevaba al complejo administrativo—. La encerraremos ahí hasta mañana.

Harmonn asintió y se frotó los nudillos, más por el asco y la decepción que por el daño que pudiera haberse hecho con el puñetazo.

—Vaya mierda —dijo.

Jake asintió.

—No va a ser mucho desafío, ¿verdad?

Ella meneó la cabeza. Se había quedado sin la emoción de la caza, sin el reto de entrar en el apartamento de Kincaid sin hacer saltar una alarma, sin la dificultad de capturarla sin dejar rastro alguno que pudiera seguir la policía, sin la oportunidad para la chica de presentar batalla en su propia casa —de defenderse en terreno conocido— o de intentar escapar de camino al templo. No había, efectivamente, el menor tipo de desafío. Tanto si era enemiga de Ares como si no, esto no estaba resultando ser una prueba de sus numerosas habilidades. De su lealtad tal vez, pero no de su habilidad.

—Como un cordero al matadero —dijo, pensando en voz alta.

El maestro de armas asintió solemnemente.


Harmonn observaba fascinada la sangre que goteaba de la nariz de Erin Kincaid, se recogía un poco en el labio superior y luego le resbalaba por un lado de su pálida cara hasta gotear por la barbilla y caer sobre su camiseta blanca, manchándola de rojo. Bonito contraste de colores, pensó Harmonn. La eliana estaba sentada en el suelo de la oficina sin ventanas de Jake, con las manos atadas a la espalda y los pies estirados por delante, sujetos con cinta adhesiva. Estaba apoyada en la mesa con la cabeza caída hacia el pecho, todavía inconsciente.

Seguro que le he roto la nariz, pensó Harmonn muy contenta. Era increíble el daño que se podía hacer con un solo puñetazo bien colocado. Se recostó en su silla de oficina, estirando sus propios pies hacia delante. Estaba deseando ver la reacción de la chica cuando se despertara.

Pasó media hora sin que la eliana se moviera, y luego otra media. Harmonn tamborileaba impaciente con los dedos en la mesa de Jake. La sangre había dejado de gotear hacía ya un buen rato, y había perdido todo interés en ver cómo se le hinchaban a la chica la nariz y el labio tras los primeros veinte minutos. Le rugió el estómago, recordándole que no había comido. Pronto se tendría que ir a trabajar. Cogió una taza grande de café de la mesa de Jake y fue a buscar una máquina de agua. Regresó con la taza llena de agua fría, se sentó de nuevo en su silla y le tiró el agua a la cara a Kincaid.

—Arriba, dormilona —dijo, echándose hacia delante con ganas.

Kincaid gimió una vez, suavemente, y sus ojos se abrieron parpadeando. Movió la cabeza para apartarse el pelo de los ojos y miró a su alrededor aturdida hasta fijarse por fin en Harmonn.

Harmonn sonrió cuando la conciencia repentina transformó la expresión confusa de la rubia en una expresión de miedo.

—Ni te molestes en intentar escapar —dijo, echándose hacia atrás en la silla—. No puedes.

La eliana hizo una mueca, lamiéndose el labio ensangrentado e hinchado.

—N-no tenías por qué pegarme —dijo en voz baja.

—Tal vez, pero ha sido divertido.

Kincaid tragó con dificultad.

—¿Por qué me tienes aquí encerrada?

Harmonn se encogió de hombros.

—Te voy a matar.

La eliana se quedó blanca.

—¿Por qué... por qué quieres hacer eso?

—Ya te lo he dicho. A Ares no le caen bien los elianos.

—Pero eso... eso no... eso no es un motivo para matarme.

—Claro que sí —ronroneó Harmonn, gozando con la angustia de su prisionera—. Eres libre de suplicar por tu vida. No es que te vaya a servir de nada. Pero podría resultarme entretenido.

—Varias personas saben dónde estoy... ¡se lo dirán a la policía!

Harmonn se echó a reír.

—Para cuando le echen cojones para registrar este templo por un aviso de persona desaparecida, ya llevarás mucho tiempo muerta y enterrada, querida. —Chasqueó la lengua—. No, me temo que la policía no te va ser de gran ayuda.

La eliana tragó con fuerza y luego asintió.

—Tienes razón —dijo, mirando a Harmonn a los ojos—. Estoy a tu merced.

Eso no era suplicar, y Harmonn se quedó sorprendida. Era evidente que la eliana estaba asustada, pero no tenía un ataque de pánico y no estaba deshecha. Simplemente reconocía la verdad. Harmonn no sabía muy bien qué reacción se había esperado por parte de Kincaid, pero desde luego, ésta no.

—Justo —dijo con aspereza—. El problema para ti es que... conoces el grito de batalla de nuestro templo, ¿verdad?

La eliana negó con la cabeza.

Harmonn se rió entre dientes.

—Sin piedad.

Se levantó y dejó a la eliana sola con ese pensamiento.


Harmonn miró el reloj cuando subía trotando las escaleras para llegar a la salida que daba al aparcamiento. Maldita sea, voy a llegar tarde. Durante la semana trabajaba por las tardes a media jornada como conductora de carretillas elevadoras en un almacén cerca del puerto, mientras que por las noches y los fines de semana trabajaba como instructora de artes marciales en el templo. Le gustaba tener las mañanas libres, y generalmente los dos trabajos nunca se solapaban, pero hoy iba a llegar tarde al almacén. Aunque su jefe tampoco se iba a quejar mucho. Había conseguido con él el equilibrio perfecto entre el encanto y la intimidación. Su sutil flirteo hacía que pensara en ella con la polla, mientras que su pertenencia al templo le daba el miedo suficiente como para no meterse con ella. Justo como le gustaba.

Parpadeó al salir al sol y frenó un poco el paso para dejar que se le acostumbraran los ojos al cambio de luz. Con todo, a pesar de no ver bien, era muy consciente de una figura que se acercaba a ella rápidamente por un lado. Se detuvo.

—Un solo paso más y será el último que des —gruñó.

La figura se paró en seco y vio que era un joven, uno de los pequeños secuaces empollones de Kincaid que había estado en el círculo de oración esa mañana.

—Lo... lo siento —dijo, metiéndose las manos en los bolsillos de los vaqueros—. Es... es que me preguntaba si habrías visto a una amiga mía... Ah... Dijo que iba a venir a este templo... —Alzó una mano para señalar una altura—. Es como así de alta, pelo largo y rubio... habla mucho. Se llama Erin. ¿La has visto?

Harmonn se encogió de hombros.

—Lo siento, chico. No me suena de nada. ¿Estás seguro de que ha venido aquí?

Se le hundieron los hombros.

—Pues sí... pero... bueno, es que... es que estaba como aturdida cuando se fue...

—¿Eres su novio? —preguntó Harmonn, algo risueña al ver su nerviosismo. Todavía no la había mirado a los ojos.

—¿Eh? —preguntó, sorprendido. Negó con la cabeza rápidamente—. ¡Oh, no! O sea... a Erin no le van... o sea... que no... Ah... No. Sólo es una buena amiga.

¿Qué es lo que no le va?, se preguntó Harmonn. ¿Las relaciones? ¿Las citas? ¿Los hombres? Oye, esa idea sí que es interesante... Lástima que no tuviera tiempo para seguir indagando.

—Pues siento no haber podido ayudarte —dijo e indicó su abollado Mustang, que estaba en el aparcamiento—. Pero llego tarde al trabajo.

—Oh, sí... lo siento —asintió el chico, retrocediendo—. Gracias de todas formas.

—De nada. —Harmonn sonrió, asqueada por dentro de su propia amabilidad. No quería que sospechara de ella o del templo dejándolo con una impresión desagradable. Tras lo cual, lo dejó con aire desamparado al lado de la puerta.


Harmonn examinó las sombras que rodeaban el templo en busca del secuaz de Kincaid cuando entró en el aparcamiento esa noche. Se llevó una desilusión al ver que no estaba. Seguramente se ha aburrido y se ha ido a casa. Cogió del asiento de al lado su caja de resorte donde llevaba la cena y se dirigió a la oficina de Jake.

Kincaid levantó la cabeza cuando abrió la puerta y encendió las luces. La eliana tenía peor aspecto ahora que antes. Tenía un enorme moratón en un lado y la nariz hinchada, y era evidente que en algún momento había estado llorando, porque tenía los ojos irritados e hinchados y le hacía mucha falta sonarse.

—Buenas noches —dijo Harmonn alegremente, sentándose en la mesa—. Esta tarde he visto a uno de tus amiguitos en la puerta de atrás. Un tipo de metro setenta y dos, pelo castaño despeinado, delgaducho y con los ojos saltones. Preguntaba por ti.

—¿Le has hecho daño? —graznó Kincaid, con la voz áspera y ronca.

—¿Tienes sed? —preguntó Harmonn. La eliana asintió y Harmonn le dejó beber un poco de su Coca-Cola con la pajita—. Qué va, de hecho, estuve muy amable con él. Pero no puedo responder de las acciones de mis compañeros guerreros. No estaba aquí cuando he vuelto.

La eliana se quedó mirándose los pies sujetos con cinta adhesiva.

—Se llama Bob. —Sonrió de medio lado por culpa del labio hinchado—. Lo llamamos Bob el Poderoso porque se le dan muy bien las matemáticas y los ordenadores. Es un buen amigo.

—¿Tienes novio? —preguntó Harmonn, maldiciéndose por dentro por sentir curiosidad. Le tendría que dar igual. También sabía que cuanto menos supiera de la eliana desde un punto de vista personal, más fácil le sería matarla al día siguiente. Con todo, pensó que tampoco venía mal entender cómo funcionaba la mente del enemigo.

Kincaid hizo un ligero gesto negativo con la cabeza.

—Soy lesbiana.

Harmonn sintió que le salían las cejas disparadas hasta el techo. Así sin más. Sin andarse con rodeos. Sin esconderse en el armario. Sin soslayar el tema ni evitar la verdad. Se preguntó si Kincaid alguna vez mentía sobre algo, si tenía algo que ocultar siquiera. Harmonn se había visto obligada a ocultar su orientación sexual en el ejército durante años, y aún no era algo que le resultara cómodo reconocer abiertamente ante otros, sobre todo desconocidos. Sobre todo porque por haberlo hecho, la licenciaron. Reprimió ese doloroso recuerdo.

—Bueno, ¿entonces tienes novia?

—No. Yo, mm... bueno, es que se me dan fatal las relaciones.

Harmonn se rió por lo bajo al tiempo que la eliana se sonrojaba.

—Oye —dijo la rubia algo incómoda—, necesito ir al baño.

Harmonn hizo una mueca y suspiró. Pensó que podía dejar que la chica se sintiera humillada por mearse encima, pero a Jake podría no hacerle gracia el olor que quedaría en su oficina. Cogió un cortaplumas de la mesa de Jake y se puso a cortar la cinta adhesiva que le sujetaba las piernas a la eliana. Dejándole las manos todavía atadas a la espalda, Harmonn puso a la chica de pie tirándole del hombro y la sostuvo cuando estuvo a punto de volver a caerse.

—Gracias —le dijo Kincaid de corazón cuando recuperó el equilibrio.

Harmonn la pinchó en la espalda con el cortaplumas y la empujó hacia la puerta.

—En marcha.

La eliana avanzó a trompicones y Harmonn la llevó por el pasillo hasta el lavabo de señoras rara vez usado que había en la zona de oficinas. Era un lavabo para una sola persona, de modo que Harmonn se limitó a abrir la puerta, encender la luz y empujar a la eliana dentro, cerrando la puerta tras ella.

—Avísame cuando hayas terminado —dijo a través de la puerta.

Hubo un silencio y después oyó decir a Kincaid:

—Mm... no me puedo bajar los pantalones con las manos así.

Harmonn gruñó por dentro. Pero qué coñazo. Volvió a abrir la puerta y entró en la pequeña estancia.

—Date la vuelta —dijo malhumorada. Cuando la eliana así lo hizo, se puso a cortarle la cinta adhesiva que le ataba las manos. Como que le voy a bajar yo los pantalones—. Supongo que no tengo que preocuparme de que vayas a intentar huir, ¿eh? Tengo entendido que los elianos no creen en la lucha. —Bajó con la punta del cortaplumas por la espalda de la chica y se llenó de regocijo al ver que Kincaid se estremecía con el contacto.

La eliana tragó con dificultad.

—Es cierto que no creemos en la violencia —dijo, frotándose las muñecas doloridas y volviéndose para mirar a Harmonn—. Pero eso no quiere decir que no creamos en la lucha por una causa justa. Aunque, efectivamente, no "luchamos" como vosotros.

—¿No me digas? —dijo Harmonn sarcásticamente—. Y dime, ¿cómo piensas luchar para salir de ésta, eh?

—No pienso —dijo la eliana—. Por lo menos ahora mismo. Tengo que hacer pis.

Harmonn sonrió sin poderlo evitar.

—Vale, vale, ya capto la indirecta. —Dejó a la eliana para que se ocupara de sus asuntos y se apoyó en la pared del pasillo mientras esperaba. La no violencia. No lo entendía. ¿Cómo podía vivir nadie con esos principios? Era algo tan ajeno a ella que le resultaba incomprensible.

Poco después la eliana abrió la puerta.

—Gracias —dijo un poco cortada. A Harmonn apenas le dio tiempo de notar que se había lavado la sangre y los mocos de la cara antes de que intentara salir corriendo.

—Joder. —Gracias a sus piernas mucho más largas, Harmonn la alcanzó con cinco zancadas y la tiró al suelo. Le torció el brazo a la chica por la espalda hasta que gritó de dolor y luego la levantó. La estampó de cara contra la pared—. Como vuelvas a intentarlo, eliana, no esperaré a mañana para matarte.

La voz de Kincaid quedaba amortiguada por la pared.

—Lo siento. Tenía que intentarlo. Por favor, no me rompas el brazo.

Harmonn se lo torció con más fuerza.

—¿Cómo, te refieres a esto?

La eliana gimoteó de dolor.

—Ahora vamos a volver a la oficina, ¿comprendido? Y no me vas a dar problemas, ¿verdad? —ronroneó Harmonn.

Cuando la eliana no respondió inmediatamente, Harmonn agarró un puñado de pelo rubio y le estampó la cara en la pared.

Kincaid gimió y Harmonn notó que se quedaba flácida. Suspirando, dejó a la chica semiconsciente en el suelo y la arrastró de vuelta a la oficina por los hombros, tirándola si miramientos al suelo al lado de la mesa.

La eliana se hizo un ovillo por instinto cuando Harmonn volvió a cerrar la puerta y sacó el rollo de cinta adhesiva de un cajón de la mesa de Jake. La chica no se resistió cuando Harmonn le ató los pies juntos y le agarró las muñecas para ponérselas a la espalda.

Harmonn vio que Kincaid volvía a sangrar por la nariz y maldijo porque la sangre estaba goteando en el suelo.

—Siéntate —ordenó cuando terminó de atarle las manos a la chica—. Malditos sean los dioses —soltó cuando la eliana no hizo amago de moverse. Agarró a Kincaid por el cuello de la camiseta y tiró de ella hasta sentarla, apoyándola de nuevo en la mesa—. Quédate ahí —dijo innecesariamente, y salió trotando por el pasillo para coger unas toallas de papel con las que limpiar la sangre del suelo.

La eliana pareció cobrar conciencia de nuevo de lo que la rodeaba cuando Harmonn se arrodilló a su lado para limpiar el suelo.

—Creía que te gustaba decorar con sangre —farfulló la chica.

—No me cabrees —le advirtió Harmonn, levantándose y tirando las toallas ensangrentadas a la papelera.

Kincaid agachó la cabeza, pero no dijo nada.

Harmonn suspiró tras varios minutos de silencio.

—Bueno, ¿y cómo acaba una chica buena como tú enredada con una panda de nenazas como los elianos? —Lo dijo con tono de burla, pero sentía auténtica curiosidad por saber cómo iba a responder la rubia.

Kincaid sonrió con tristeza.

—Sabes, puedes llamarme por mi nombre. Es Erin, Erin Kincaid. Hice un seminario en el instituto centrado en religiones comparativas. Teníamos que elegir una religión y presentar un trabajo de investigación y decidí hacerlo sobre la ortodoxia eliana. A mí me educaron como celta, así que sentía curiosidad por lo que mi padre llamaba "esa tontería del Dios Único".

Harmonn resopló, pensando que el padre de Kincaid, al menos, parecía tener algo de sentido común. Su propio padre, por otro lado, era un taoísta que no adoraba a ningún dios. Eso era muy insólito, porque la mayoría de los soldados eran fervientes adoradores de algún tipo de dios. A lo mejor habría vivido más tiempo si hubiera tenido un dios que lo protegiera. Torció el gesto. Y a lo mejor Anne todavía estaría viva si yo hubiera tenido un dios que me protegiera. Lástima que por aquel entonces todavía no hubiera descubierto a Ares.

Kincaid continuó, al parecer ajena al ataque de introspección de Harmonn.

—Por supuesto, mi investigación me llevó a los Pergaminos de Xena, escritos por Gabrielle, que registró sus experiencias personales con Eli y la mensajera, Eva. —Echó un vistazo rápido a Harmonn y luego apartó la mirada de nuevo rápidamente—. Había algo en esas historias que... me hablaba directamente. Me llegaban al corazón. Incluso traducidas, eran poderosas. Escribía con tal convicción y compasión.

Harmonn frunció el ceño cuando la eliana se calló, con la mirada clavada en la pared, pensando evidentemente en algo muy lejano. Con un gruñido interno, Harmonn chasqueó los dedos, devolviendo la atención de la rubia al presente.

—Gabrielle era una guerrera como Xena. Mataba. Tú no tienes nada en común con ella.

Kincaid parpadeó, volviendo a concentrarse en la cara de Harmonn.

—Eso no es cierto... —empezó, y entonces parpadeó de nuevo—. ¿Tú conoces sus historias?

—Mi libro preferido cuando era pequeña era una colección de relatos sobre Xena. —De hecho, Xena había sido desde hacía tiempo la inspiración de su vida. La guerrera más grande que había existido nunca... Harmonn comprendía lo que había querido decir la eliana al decir que las historias le llegaban al corazón. Las historias sobre Xena siempre habían levantado sus propias pasiones. Esa mujer partía con la pana—. Pero no recuerdo que mencionaran nada sobre Eli.

La eliana hizo una mueca.

—Edición selectiva. La mayoría de las colecciones de los pergaminos de Gabrielle se saltan las historias de Eli y Eva porque los editores occidentales tienen prejuicios... con alguna que otra excepción, como las traducciones de M. Pappas. ¿Sabías que Xena era la madre de Eva?

¿Xena había sido madre?

—¿Pero quién Ares es Eva? ¿Y por qué me tiene que importar una mierda?

—Eva era la mensajera del Dios Único. Ella sola convirtió a toda la India y grandes zonas de lo que hoy es China a la ortodoxia eliana. ¿Sabías que hay más ortodoxos elianos en el mundo que miembros de cualquier otra religión?

Harmonn notó que se empezaba a enfurecer muy deprisa.

—Eso es una chorrada.

Kincaid negó con la cabeza.

—No, es un hecho. Históricamente, las castas inferiores de la India se apuntaron encantadas a la religión porque Eli predicaba la igualdad de todas las personas. Y el sistema de castas se derrumbó...

—Pues qué pena. Las personas no son todas iguales. Hay líderes y hay borregos. Hay vencedores y hay vencidos...

—Hay víctimas... y torturadores —añadió la rubia en voz baja—. Pero todos ellos son sólo personas. Son iguales en su humanidad, a pesar de sus diferencias. Y en el fondo, todas las personas tienen más cosas en común que diferencias. Sólo desean ser queridas y apreciadas por ser quienes son y hacer lo que hacen.

Harmonn se rió con desprecio.

—Sí, ya.

—Pero es cierto. Piénsalo. Incluso tú y yo. Estamos aquí sentadas, a pesar de nuestras diferencias, conectadas y comunicándonos. Nos entendemos. Puede que no estemos de acuerdo la una con la otra, pero nos entendemos.

—Eso es porque las dos somos americanas, no porque las dos seamos humanas. —Y yo no te entiendo.

—Pero es algo más que una cuestión de cultura. Es como... Sé qué quiere decir cuando frunces el ceño y sé qué quiere decir cuando sonríes. Las sonrisas son universales. La emoción es universal en la humanidad, a pesar de las distintas formas en que se expresa, y todos comprendemos el impacto que tiene sobre la conducta. Todas las personas aprenden a hablar idiomas, aunque los idiomas no sean el mismo. Hay muchas cosas en las personas que son iguales, con independencia de la cultura en la que se hayan educado. Sabes, la lujuria sexual es una condición humana...

Harmonn sonrió con sorna hasta que se dio cuenta de que eso era lo que quería la eliana.

—Hablas demasiado.

Kincaid hizo una mueca.

—Lo siento. Ya... ya me lo han dicho. Pero tengo razón, ¿verdad?

Harmonn puso los ojos en blanco.

—Vale, la gente tiene mucho en común. Lo que importa son las diferencias.

—Son las similitudes las que forman la base del entendimiento.

—¿Y a quién carajo le importa el entendimiento? —soltó Harmonn.

La eliana sonrió con tristeza.

—A mí.

—¡Tú a mí me la sudas!

—Pues qué pena —dijo la eliana con sinceridad—. Sabes, a lo mejor en otra vida, o en circunstancias distintas, podríamos ser amigas.

Harmonn no daba crédito a sus oídos. Se echó hacia delante, mirando a Kincaid a los ojos.

—Mañana te voy a crucificar. ¿Lo sabes?

La eliana se puso pálida.

Harmonn sonrió.

—Ah, sí. Eso es lo que me ha pedido Ares que haga. Así es como vas a morir. Ahora, sabiendo eso, ¿sigues pensando que podríamos ser amigas?

Kincaid no contestó, con el rostro ceniciento y aturdido. Harmonn pensó que hasta podía estar temblando. Satisfecha por haber hecho callar a la chica a base de intimidación, se levantó, estirándose con fruición.

—Que pases buena noche, Kincaid. Será la última. —Se volvió al llegar a la puerta y sonrió ampliamente—. Hasta mañana.

—E-espera, por favor —dijo la eliana antes de que pudiera marcharse.

Harmonn se detuvo, enarcando una ceja.

—¿Podrías darme un poco de agua antes de irte, por favor? —preguntó la chica suavemente.

Harmonn frunció los labios un momento como planteándose la idea.

—No —dijo alegremente, y luego dio un portazo al salir.


—Hola, guerrera sexy —dijo alguien riendo, interrumpiendo sus reflexiones.

Harmonn levantó la mirada y se sorprendió al ver que Jez seguía con el tenderete instalado delante de su edificio. Echó un vistazo al reloj. Eran casi las diez.

—Ten cuidado, chata, la introspección te sienta bien, pero también te puede llevar por derroteros inesperados.

Harmonn frunció el ceño.

—Un poco tarde para que sigas aquí fuera, ¿no? —preguntó ásperamente.

—Te estaba esperando —sonrió la adivinadora.

—No me interesa nada de lo que tengas que ofrecer —dijo Harmonn, volviéndose hacia la entrada de su edificio.

—Afrodita me ha pedido que te dé un mensaje.

Harmonn se quedó paralizada. ¿Pero qué dice? Se dio la vuelta despacio. Jez la miraba con expresión inescrutable.

—¿Y bien? —preguntó irritada.

La adivinadora ladeó la cabeza.

—Ha dicho: "Dile a Harmonn que no caiga en la trampa de mi hermano".

¿Trampa?

—¿Su hermano? ¿Te refieres a Ares?

Jez se encogió de hombros.

—Yo sólo soy la mensajera, no la intérprete.

—¿Y qué coño le importo yo a Afrodita?

Jez se frotó pensativa un lado de la nariz.

—La verdad es que yo misma me lo he preguntado. —Dio unos golpecitos con el dedo en la baraja de cartas que tenía en la mesa—. No tenía derecho, la verdad —dijo vacilante—, pero te he echado las cartas. Los resultados han sido... interesantes.

Harmonn puso los ojos en blanco.

—No creo en esas chorradas, Jez, y lo sabes. —Normalmente, en ese momento se habría marchado. Pero, aunque detestaba reconocerlo, su conversación con Kincaid la había inquietado y se sentía un poco como una extraña consigo misma. Desconectada. Del revés. Esperó a que la adivinadora continuara, casi temiendo lo que fuera a decir.

Jez debió de darse cuenta, de algún modo, porque su expresión se suavizó.

—¿Quieres sentarte, cielo? —preguntó, indicando la silla del otro lado de la mesa.

Harmonn miró a su alrededor, con temor a que la viera alguien conocido. Si alguien del templo la veía sentada ante la mesa de una gitana haciéndose echar las cartas, se convertiría en un hazmerreír. Pero la calle estaba vacía. De una forma antinatural. La Avenida Telegraph nunca estaba vacía, pero no había nadie en varias manzanas a la redonda.

—Es una señal —dijo Jez en voz baja—. Nadie te va a ver. Además, ya te he echado las cartas. Sólo estamos charlando.

Harmonn rodeó la mesa y se dejó caer en la silla con cansancio.

—Tú eres la que está hablando. Que sea rápido.

—Las cartas me han dicho que te encuentras en una encrucijada. Una elección de caminos.

—Toda acción es una elección de caminos.

Jez sonrió y asintió.

—Cierto. Muy sabio por tu parte. La mayoría de la gente no lo entiende. Pero, por alguna razón, el universo parece pensar que ésta es una elección muy importante. No sólo para ti, sino para muchísimas personas.

—El universo, ¿eh? ¿No Afrodita?

—Afrodita no puede predecir el futuro, Harmonn. Pocos dioses pueden hacerlo con precisión. Sólo algunos, como las Parcas, pueden acceder a ese conocimiento. Estas cartas han sido bendecidas por las Parcas, y aunque la mayoría de las veces son difíciles de interpretar, esta lectura ha sido inusitadamente clara.

Harmonn resopló. Qué chorrada.

—Ya, ya, ¿y qué han dicho tus estúpidas cartas sobre mí?

—Dos caminos. Si sigues uno, encontrarás poder, riqueza e influencia. Sangre. Cataclismo. Dominación. Derrocamiento de gobiernos.

Harmonn sonrió.

—¡Eso me suena muy bien! —Sobre todo si se trata del gobierno de Estados Unidos—. ¿Y el otro?

—Amor.

—¿Amor? —preguntó, incrédula—. ¿Amor? ¿Eso es todo? ¿Qué clase de elección es ésa?

Jez la miró disgustada.

—No lo descartes hasta que lo hayas probado, guerrera.

—Estás tan mal como esos malditos elianos —dijo Harmonn, levantándose bruscamente—. Ya he pasado por ello, lo he probado, no me gustó. Gracias por nada.

Jez se levantó también y la agarró del brazo cuando pasó a su lado.

—Espera —dijo, y Harmonn se sorprendió al oír su tono de desesperación.

La adivinadora le soltó el brazo pidiéndole disculpas.

—Perdona, ya sé que no te gusta que te toquen. Pero deja que te lo explique de otra manera, Harmonn. Se trata de elegir entre la desdicha y la felicidad. Eso ya suena un poco distinto, ¿verdad?

—No veo por qué el poder, la riqueza y la influencia no me pueden dar nada que no sea felicidad... así que a lo mejor te has equivocado con tu interpretación de mis caminos.

—No te hagas la tonta conmigo —dijo Jez, con el tono de voz más duro que le había oído Harmonn jamás—. No lo creo en absoluto y tú tampoco. No mucha gente cuenta con una señal escrita con GRANDES LETRAS MAYÚSCULAS cuando llega a una importante encrucijada en su vida. La mayoría de nosotros tenemos que ir tirando con los ojos cerrados, esperando tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado. Tú tienes suerte, guerrera. Es evidente que le importas a alguien de arriba. No desprecies la advertencia.

—Le importo a Ares —soltó Harmonn con rabia—. Y me ayudará a llegar donde quiero.

—Ares es una trampa. No eches a perder tu vida.

Eso cabreó a Harmonn. No estaba echando a perder su vida. Estaba intentando que su vida mereciera la pena. Empujó a Jez con las dos manos y la adivinadora se cayó encima de la mesa, tirando las cartas y los frascos de cristal a la acera. Harmonn se dio la vuelta y abrió la puerta de su edificio.

—¿Así te sientes mejor, Harmonn? —preguntó la adivinadora antes de que pudiera entrar—. Porque sea lo que sea lo sientes ahora, más vale que te vayas acostumbrando.

Harmonn entró en el descansillo sin mirar atrás y cerró la puerta de golpe. Ira. Eso era lo que sentía ahora. Ira y odio hacia todos y todo. Pegó un puñetazo en la pared falsa que tenía al lado y vio que su mano desaparecía en su interior hasta la muñeca. La sacó, cubierta de polvo blanco de yeso, y dejó atrás un agujero del tamaño de un puño. Ni siquiera le dolían los nudillos.

En lo alto de las escaleras sacó las llaves y se puso a abrir los numerosos cerrojos de su puerta. Se preguntó por un momento si Kincaid se molestaba siquiera en cerrar su puerta con llave.

—Pasa, por favor. Llévate mi dinero. Llévate mis cosas. Llévate mi amor. Llévate mi vida.

Cuando por fin abrió la puerta, desconectó rápidamente la alarma introduciendo su contraseña en el teclado. Estúpida eliana. Estúpida, estúpida, estúpida. ¿Cómo podía vivir nadie así?

Recordó el rostro sonriente y despreocupado de Erin durante el círculo de oración de esa mañana. Lo cierto es que parecía bastante feliz.

Como Anne. Feliz. Hasta que llegué yo.

Harmonn apartó de una patada una caja vieja de pizza que estaba en el sofá y se dejó caer sobre los gastados cojines, colocando los pies por encima del brazo. Anne. Cerró los ojos y se imaginó la cara sonriente de su amante muerta. Anne era la mujer ideal de Harmonn, alta, pelirroja, atlética, ambiciosa. Estaba guapísima de uniforme, y era la única mujer que había conseguido vencerla en combate cuerpo a cuerpo. Era una paradoja: dura, pero tierna; fogosa, pero buena. Dos años mayor que Harmonn, le había enseñado a ésta muchas cosas sobre la vida y el mando en el ejército. Había compartido algo más que una oficina con Anne. Había compartido su corazón y su alma.

Harmonn no creía en el amor a primera vista, pero Anne y ella encajaron inmediatamente. Las dos se reían de la política del "no preguntes, no reveles" del ejército. Ellas no tuvieron que preguntar para saber que se sentían atraídas la una por la otra. No tuvieron que revelarlo. La conexión era eléctrica, el sexo era genial. Las dos eran oficiales, lo cual les hacía más fácil tener una relación, pero todo aquello terminó tras un accidente de coche ocurrido fuera de la base durante una nevada noche de sábado.

Harmonn conducía. Anne se mató. Tras aquello, Harmonn se quedó hecha trizas y, cuando su padre se negó a comprender el grado de culpabilidad y pena que sentía por la pérdida, le confesó que habían sido amantes. Se encontró expulsada del ejército —y de la vida de su padre— de golpe y porrazo. Ni siquiera acudió a su entierro cuando él murió en acción un año después.

Lo perdió todo cuando Anne murió: se vio traicionada por el destino, la familia y su país. Sólo Ares le dio motivos para seguir viviendo. El templo la sacó literalmente de las calles. Le dio un vía de escape para su amarga rabia, prometiéndole la posibilidad de vengarse y ofreciéndole otro sitio al que pertenecer. Como maestra de armas, tendría la protección y los consejos de Ares para acabar con el sistema que la había rechazado y castigado por ser lo que era. Por amar a Anne. Por llorarla. Por echarla de menos.

Harmonn sintió las lágrimas ardientes que le caían por la cara por primera vez desde que recibió los papeles de su expulsión.

—Siento haberte matado, Anne —susurró en la oscuridad por primera vez en años, con la esperanza de que de algún modo, en alguna parte, el fantasma de su amante la oyera y la perdonara.


Llovía por la mañana cuando Harmonn se despertó tras pasar una mala noche. Miró el lúgubre cielo gris por el ventanuco de su cocina mientras se echaba leche en el cuenco de los cereales. Se esperaba tener una sensación de destino en este día, tal vez incluso de euforia. Éste era el día en que iba a demostrar su valía ante Ares y ante los demás miembros del templo. Esta noche sería maestra de armas. Iba a ser un día de triunfo y éxito.

Pero lo único que sentía en realidad era... indiferencia. No estaba emocionada, ni siquiera sentía un hormigueo de nervios en el estómago. Tal vez fuera por la falta de desafío de todo aquello. Clavarle unos cuantos clavos a una víctima pasiva no parecía una prueba digna de la atención de Ares. Todo ello era una decepción.

Resopló por lo bajo y se comió los cereales en silencio, contemplando el agua que goteaba por el alero del tejado. Y sin embargo, ¿quién era ella para dudar de la voluntad de Ares? Tal vez era demasiado blanda en el fondo y ésta era la forma en que Ares iba a poner a prueba su resolución y su dureza. Anoche había llorado por Anne. Eso era señal de debilidad. Era señal de inseguridad. La vida era dura. Eso lo sabía. Lo comprendía de forma muy personal. Sólo los fuertes sobrevivían y triunfaban.

Simplemente, hoy iba a tener que ser fuerte y hacer lo que tenía que hacer. Su camino estaba con Ares, de eso estaba segura. Si empezaba a dudar de ello ahora, ¿qué le quedaría?

Echó un vistazo a su pequeño y pulcro apartamento, a los muebles gastados y prácticos y las paredes desnudas. Carecía de adornos o personalidad, salvo por la caja de pizza que seguía tirada en el suelo. Había dejado el ejército con todas sus pertenencias en dos macutos y no se había molestado en reunir muchas más desde entonces, entregándose en cambio a la búsqueda del poder y el éxito en el templo, más que a los lujos monetarios inmediatos. Sabía por instinto que esos lujos llegarían bien pronto. Aquí ni siquiera tengo nada que merezca la pena robar, se dio cuenta un poco después.

Estaba rodeada por la respuesta a su pregunta. Sin el templo de Ares, no tenía nada.

Nada en absoluto.


La lluvia había ahuyentado a muchos de los vendedores callejeros y a Jez no se la veía por ninguna parte cuando Harmonn salió al gris y húmedo día. Se pasó por la tienda de licores para comprar champán para la celebración de después —suficiente para una pequeña fiesta privada, no para todo el templo— y luego por una ferretería para comprar un puñado de clavos grandes y un pesado martillo. Sabía que Jake y los demás maestros de armas querrían que eligiera sus propias armas para usarlas con motivo de esta ocasión concreta.

Ya era casi mediodía cuando por fin llegó al templo, y el aparcamiento de detrás estaba casi lleno. Se había corrido la voz y los guerreros de Ares se habían congregado en pleno para ver la crucifixión.

Harmonn fue saludada alegremente por varios de sus alumnos cuando entró en la sala principal, y el maestro de armas Hershel le enseñó la cruz en forma de T que habían hecho ayer con madera de construcción. Gruñó satisfecha, contenta con la sólida estructura. La cruz misma se colgaría de un andamio temporal levantado en la plataforma junto al trono de Ares.

Cuando terminó su inspección, fue a la oficina de Mellor. Se encontró con el hombretón en persona en el pasillo.

—¿Cómo está? —preguntó Harmonn, indicando la puerta de la oficina con la barbilla.

—Bueno, la dejé ir al cuarto de baño hace unas horas, pero no parecía tener ganas de hablar. —Sonrió—. Creo que ayer le rompiste la nariz. Bonito golpe.

—¡Gracias! —sonrió Harmonn—. Iba a echarle un vistazo. ¿Cuándo quieres hacer esto?

—¿Estás preparada?

—Claro. —Alzó la bolsa marrón con el martillo y los clavos—. Tengo todo lo que necesito.

Jake le quitó la bolsa y miró dentro. Sacó uno de los clavos y lo miró.

—Un poco fino. Tendremos que atarla antes a las vigas. Estos le desgarrarán las manos.

—Quería clavos gruesos, pero no tenían. Estos son los más grandes que he encontrado.

—Servirán. De todas formas, los romanos ataban a sus sacrificios a la cruz. —El maestro de armas se encogió de hombros—. Voy a preparar las cosas en la sala y vendré a buscarte cuando llegue el momento. Todavía no he visto a Jackson. —Jackson era el tercer maestro de armas asociado al templo de Berkeley—. Pero no tardará.

Harmonn asintió y luego fue a la oficina.

—Buenas tardes —dijo, abriendo la puerta con una sonrisa.

Kincaid la miró con apatía.

—¿Lo son? —preguntó suavemente.

—Para mí sí —sonrió Harmonn.

—¿Tanto significa mi muerte para ti?

—Sí. Ya ves, yo te mato y Ares me nombra maestra de armas. Miembro de la élite del templo. Me he pasado los últimos cinco años trabajando para llegar a este día.

—Ah. Debo de haber estado haciendo algo bien para que Ares se haya fijado en mí. ¿O ha sido una elección al azar?

El impulso inicial de Harmonn fue mentir, quitarle importancia diciendo que era una simple elección al azar. Pero, aunque sólo fuera, la muerte de Kincaid era un momento sagrado para el templo de Ares y, era de esperar, un momento importante en el conflicto entre el templo y el culto de Eli. Al describirlo como una elección al azar, estaría despreciando la importancia del acontecimiento.

—No, Ares te eligió para morir a principios de semana. —Se echó a reír—. Y al parecer Eli también.

Kincaid no dijo nada.

—Sabes, siento curiosidad. ¿Por qué crees que te envió Eli aquí? Yo sí sé lo que pienso...

—Eli tiene sus motivos.

—Sí, ya.

—Tengo fe.

Harmonn sonrió, percibiendo la posibilidad de divertirse un poco.

—Pongámoslo a prueba, ¿te parece? —Se sacó la navaja automática de la bota y cortó la cinta que sujetaba los pies de la chica—. Levanta —dijo, tirando de Kincaid para ponerla en pie. Luego cortó la cinta que rodeaba las manos de la eliana, liberándola por completo.

Tras colocarse delante de la puerta, Harmonn le ofreció la navaja con el mango por delante.

—Escucha, te dejaré marchar si puedes superarme. Lucha por tu libertad, eliana.

Kincaid se tapó la cara con la manos, moviendo la cabeza.

—No... no puedo.

—¿Por qué no?

—Me encantaría salir por esa puerta —dijo despacio, dejando caer las manos a los lados—, pero no voy a luchar contigo para conseguirlo.

—Estás como una puta cabra, ¿sabes? Vas a morir. Te voy a matar. ¿Y ni siquiera vas a luchar conmigo por tu propia vida? —Harmonn no lograba comprenderlo. Aquello iba en contra de todo, todo lo que ella sabía y entendía. Harmonn le dio una bofetada a la chica en la cara, con la esperanza de meterle un poco de sentido común... de obtener algún tipo de reacción, cualquier tipo.

Kincaid se tambaleó y luego se enderezó, parpadeando con los ojos llenos de lágrimas. Harmonn vio el contorno rojo de su mano en la mejilla de la chica. Con deliberada lentitud, la eliana presentó la otra mejilla a la guerrera.

—¿Qué haces? —susurró Harmonn.

—Ofrecerte la otra m-mejilla.

Harmonn se dio cuenta por su tono de que se estaba esforzando por no llorar.

—No te vas a defender, ¿verdad?

—Con armas no. Con violencia no.

—¿Ni siquiera en defensa propia? ¿No me matarías en defensa propia? ¡Por todos los dioses, si hasta la ley dice que se puede matar en defensa propia!

—Eli dice, "No matarás". No dice, "No matarás, salvo en defensa propia". Matar está mal. La violencia no es la respuesta.

—Eso depende totalmente de cuál sea la pregunta —bufó Harmonn sin dar crédito—. Si no estás dispuesta a matar para defenderte, ¿qué puede impedir que los malos se apoderen de todo?

Una sola lágrima resbaló por la cara de Kincaid.

—¿Los malos como tú? —Intentó sonreír—. ¿Como Ares? El odio nunca cesará con el odio. Sólo se puede curar con amor. Si hubiera más gente que lo entendiera, no tendríamos que luchar. Yo... yo... ¿cómo consigo que entiendas eso?

Harmonn controló las ganas de pegarle otro puñetazo. En cambio, agarró a Erin por el cuello.

—Qué gilipolleces dices, eliana. —Obligó a la chica a arrodillarse antes de soltarla—. Lucha por tu vida.

Kincaid jadeó recuperando el aliento antes de volver a levantar la mirada.

—No lo entiendes... qué poca gente lo entiende... —Sonrió de medio lado—. Todos estamos conectados, todos somos... iguales... yo soy tú... tú eres yo... somos dos dedos de la misma mano. Vuestro lema... divide y vencerás... cualquier cosa que nos separe, que trace una raya entre nosotros, que nos mantenga aparte... el odio, el fanatismo, los prejuicios... incluso las religiones que predican "nosotros tenemos razón y vosotros os equivocáis"... todas estas cosas nos impiden conocer la verdad de nuestra conexión y nos dejan atrapados en el sufrimiento y el ciclo de la violencia. Yo no voy a entrar en ello. Ni por salvar mi vida. Ni por nada. Tengo fe. Fe en Eli, fe en el amor. Eli murió para propagar su mensaje y yo también lo haré.

Harmonn se inclinó hacia delante.

—¿Y cuál es tu mensaje, Kincaid?

La chica estuvo un momento sin contestar, buscando evidentemente la respuesta adecuada. De repente, sonrió.

—Que te quiero.

La mente de Harmonn se tambaleó. No podía decirlo en serio. No podía. Pero vio la verdad que relucía alegremente en los ojos de la chica.

Se acabaron los juegos, se dijo, tragando con dificultad. Sin alzar una mano, Kincaid acababa de atacarla con un arma más peligrosa que cualquier pistola, y ella lo sabía. Esa encrucijada de la que había hablado Jez anoche, aquí estaba de nuevo.

—Ni siquiera me conoces. ¿Cómo es posible que me quieras?

—Del mismo modo en que Eli quería a toda la gente... No tiene nada que ver con conocer o no conocer. Es sólo una forma de ser... es... es como... es como este templo... este templo está lleno de odio y rabia. Lo noté en cuanto entré por la puerta. Y... y tu cuerpo es como un templo. ¿De qué está lleno? El mío está lleno de amor... por ti, por mis gatos, por mi vecino de al lado, por todos y todo.

—Está lleno de mierda. Y debería estar lleno de miedo —gruñó Harmonn.

Erin tragó con fuerza.

—Oh, de eso también. Si con eso te sientes mejor, estoy absolutamente aterrorizada. —La siguiente frase salió como un susurro, casi como una súplica—. No quiero morir.

Harmonn se la quedó mirando, atónita por la confesión. La chica reconocía que tenía miedo de morir y sin embargo, seguía dispuesta a hacerlo... por sus creencias, por sus ideales.

Para eso hacía falta un valor que hasta Harmonn tenía que respetar.

Esta eliana, esta joven que tenía delante, era un libro abierto. Era auténtica... una persona auténticamente buena. Y aunque no lo había dicho, Harmonn sentía que amaba la vida tal vez por encima de todas las demás cosas de la lista que había mencionado.

Por el contrario, Harmonn odiaba su vida. También reconocía que lo mantenía todo encerrado y oculto tras una multitud de muros, tanto metafóricos como reales. Los recuerdos, el dolor, las emociones. ¿Tenía idea siquiera de quién era en realidad? ¿De lo que quería en realidad? ¿De lo que sentía siquiera? Ira, sí. Eso era tal vez lo único real que reconocía. La ira le permitía seguir adelante... no ceder a la desesperación... le daba un propósito y una razón para vivir.

Se preguntó, por un instante, qué y a quién podría encontrar si alguna vez dejaba caer esos muros y barreras. ¿Qué pasaría si se abría? ¿Podría llegar a ser como Erin Kincaid y amar su vida? ¿Amar... cualquier cosa... otra vez?

Amo la pizza, pensó. Si amo la pizza, puedo amar otras cosas.

Podría amar a Erin Kincaid. Era cierto, se dio cuenta, contemplando el rostro sincero y enternecedoramente bello que la miraba con ojos desesperados de color verde mar. ¿Cómo no? Parecía un cachorrito perdido.

—Lo siento —dijo despacio, y se sorprendió al descubrir que lo decía en serio—. Pero esto es algo que tengo que hacer.

Y en ese preciso momento, llamaron a la puerta.

—Adelante —dijo Harmonn.

El maestro de armas Mellor asomó la cabeza por la puerta.

—Estamos listos.

Harmonn se metió la navaja en la bota y agarró a Erin del brazo.

—Se acabó el tiempo —dijo.

El rostro de Erin se puso muy pálido, y Harmonn pensó que el dicho de "blanco como la pared" era sorprendentemente acertado. La chica también daba la impresión de no poder o no querer levantarse, ni siquiera con la ayuda de Harmonn, por lo que echó una mirada a Jake.

—No va a poder ir por sus propios medios.

El hombretón resopló y agarró a la eliana por el otro brazo. La levantaron juntos y tiraron de ella para llevarla, tropezando, hasta la puerta.

—P-por favor —balbuceó la chica—. No tenéis por qué hacer esto... —Se resistió débilmente mientras la arrastraban por el pasillo que llevaba al centro sagrado.

Harmonn notaba sus ojos en la cara, suplicantes, pero se negó a mirar. No dijo nada y se concentró en la tarea que tenía entre manos.

—Por favor... yo no os hecho nada...

—Cállate, eliana —le advirtió Jake, y Kincaid sofocó un grito cuando le apretó el brazo dolorosamente—. No tengo el menor problema en cortarte la lengua si sigues lloriqueando.

La chica guardó silencio hasta que la metieron en el centro sagrado. A la eliana le fallaron las rodillas cuando vio la cruz tendida ante el trono vacío de Ares.

—Eli, ayúdame —susurró.

—Eli no va a hacer una mierda en este templo —dijo Jake, arrastrándola hacia delante.

Los fieles del templo estaban congregados a cada lado de la sala, dejando libre el espacio central delante del trono. Su ansia de presenciar lo que iba a ocurrir era clara y el aire crepitaba de energía nerviosa. Alguien se puso a tocar un tambor mientras Harmonn ayudaba a levantar a la aterrorizada chica hasta la cruz. A la guerrera se le aceleró el corazón y notó una conocida descarga de adrenalina cuando los demás adeptos se pusieron a dar golpes con los pies siguiendo el ritmo del tambor.

Los maestros de armas Jackson y Hershel se adelantaron cuando llegaron a la cruz. Hershel llevaba el martillo y tres clavos. Jackson llevaba varios trozos de cuerda enrollada.

—Oh, Dios, oh, Dios, oh, Dios —farfulló Kincaid, y Harmonn notó que empezaba a temblar.

—Desnúdala —propuso Jake—. Vamos a ver cómo se sonroja.

—No —dijo Harmonn con firmeza, preguntándose por qué no quería que la eliana fuera humillada antes de morir. ¿Qué más da?

El maestro de armas enarcó una ceja, pero se encogió de hombros.

—Tú mandas.

Harmonn asintió a Jackson y cambiaron de sitio. Ella cogió el martillo y los clavos que le ofrecía Hershel y luego ocupó su puesto a la cabecera de la cruz. Alzó la mano pidiendo silencio.

Los tambores se detuvieron y la sala se quedó en silencio. Harmonn se volvió hacia el trono.

—¡Poderoso Ares, escucha mi llamada!

Con un estampido de truenos y un relámpago de luz, el dios apareció ante Harmonn, de pie.

—¿Sí? —dijo despacio.

Harmonn cayó de rodillas.

—Me presento hoy ante ti para demostrarte mi valía sacrificando a tu enemiga como has ordenado.

Ares sonrió y miró a la eliana por encima de Harmonn. Se bajó de un salto de la plataforma y se acercó a la chica.

—Vaya, vaya, vaya. ¡Mira a quién tenemos aquí! —Intentó pasarle un dedo por la cara, pero ella esquivó el contacto a pesar de que los maestros de armas la sujetaban con fuerza por los brazos—. ¿Tienes miedo?

—De ti no —dijo Kincaid con un sorprendente grado de desafío.

—¿Entonces por qué tiemblas? —rió Ares.

—Porque tengo... tengo miedo del dolor. Pero supongo que eso es algo que tú no entiendes, ¿verdad?

—Te equivocas —le dijo Ares suavemente a la cara y luego se dio la vuelta. Por un instante, Harmonn podría haber jurado que el dios de la guerra parecía entristecido, pero entonces subió de nuevo a la plataforma y se volvió de cara a sus seguidores, alzando los brazos hacia el techo—. Hace dos mil años, un torpe charlatán llamado Eli tuvo la audacia de desafiarme animando a la gente corriente a seguir el camino de la paz. Lo maté. Dos mil años después, sus seguidores han vuelto a emprender una campaña contra mí. Creo que hay que darles una lección que al parecer no lograron aprender hace dos mil años: desafiarme supone morir. Es hora de recordar este hecho a las masas satisfechas. Sí, efectivamente. ¡El dios de la guerra ha vuelto! Ha llegado la hora de que los guerreros vuelvan a dominar el mundo, no los políticos gordos y perezosos que reciben el poder de manos de unos borregos acobardados que son demasiado débiles para dirigirse a sí mismos. Hoy empezamos con la muerte de un solo enemigo débil. Mañana veremos la caída de los gobiernos supuestamente democráticos del mundo para que los fuertes puedan volver a gobernar. ¡Divide y vencerás! —Se sentó en su trono y señaló a Harmonn—. ¡Que empiece la diversión!

Hubo una ronca ovación cuando los tres maestros de armas depositaron sin miramientos a la eliana en la cruz. No les ofreció resistencia, pero Harmonn notó la tensión de su cuerpo cuando se pusieron a atarle los tobillos y las muñecas a las vigas de madera. Casi parecía resignada a su suerte, salvo por una sola lágrima que le caía por un lado de la cara mientras contemplaba sin ver el alto techo. Movía los labios como si estuviera hablando sola y a Harmonn se le ocurrió pensar que debía de estar rezando.

—Vaya, mira esto —rió Jake al quitarle los zapatos y los calcetines a la chica—. Ha venido preparada... ya tiene una diana en el pie para ti, Harmonn, perfecta para atravesarla con un clavo.

Harmonn se inclinó hacia delante para ver de qué hablaba el hombretón y vio un círculo decorativo tatuado en la parte superior del pie derecho descalzo de Kincaid. Debajo había una pequeña cruz, que le daba el aspecto de un símbolo distorsionado de mujer. Por alguna razón, la imagen le produjo desazón, y apartó la mirada, obligándose a sonreír a Jake con el grado de sorna adecuado.

—Nunca tengo problemas para acertar en el agujero —dijo tranquilamente, y los tres hombres se echaron a reír.

Los maestros de armas se levantaron y se hicieron a un lado cuando terminaron de colocar y atar los pies de la chica. Harmonn se adelantó, con el clavo y el martillo en la mano. Se arrodilló junto a la mano izquierda de Kincaid y apretó la punta del clavo sobre la piel pálida de su palma. La eliana cerró los ojos y volvió la cabeza hacia el otro lado.

—¿Unas últimas palabras? —preguntó Harmonn.

—Te traicionará —dijo Kincaid en voz baja, volviendo los ojos verdes para encontrarse con los suyos.

—¿Qué?

—Ares. Te traicionará. No sé cómo ni por qué, pero sí sé que lo hará.

—Vete a la mierda —bufó Harmonn, y alzó el martillo.

—¡Ah, sí! —dijo Ares—. ¡Hazlo, nena!

Harmonn descargó el martillo. Sintió cómo conectaba con la cabeza del clavo, empujándolo hacia abajo. Sintió la diferencia en la resistencia cuando el clavo se hundió primero en la carne y luego en la madera más dura de debajo. Vio el estremecimiento que recorría el cuerpo de Erin Kincaid, vio que la chica se debatía con las ataduras que la sujetaban al tiempo que echaba la cabeza hacia atrás por la agonía. Oyó el grito desgarrado de dolor que atravesó el silencio del templo y los muros cuidadosamente contruidos que rodeaban su alma.

Alzó el martillo para descargar un segundo golpe. Vio que le temblaba la mano y que tenía los nudillos blancos por la fuerza con que agarraba el mango de madera. Oyó reír al dios de la guerra. Y en ese instante, con el sonido de esa risa, Harmonn Sharpe se dio cuenta con una claridad sobrecogedora de que lo que estaba haciendo estaba mal.

Se quedó paralizada, mientras los deseos y los pensamientos encontrados luchaban por dominar su consciencia.

—Termina el trabajo, Harmonn —ronroneó Ares—. Te prometo mi favor.

¿Qué diablos quiere decir eso?, se preguntó Harmonn por un instante, confusa.

Conquista. Gloria. Derrocamiento de gobiernos. Recordó las palabras de Jez.

Desdicha. Rabia. Vacío. Otra voz intervino en su mente. Traición.

Miró a Erin, preguntándose qué diría Eli sobre esto, pero la chica tenía los ojos cerrados con fuerza y las lágrimas corrían ahora por su cara. Tenía el pecho agitado al jadear tratando de respirar.

Harmonn se dio cuenta de que Kincaid estaba entrando en shock. La chica no comía desde hacía más de un día y había estado inconsciente por un puñetazo, había sufrido más golpes y ahora tenía un clavo atravesándole la mano. No era de extrañar en absoluto que su cuerpo se estuviera desconectando. Era dudoso que pudiera sobrevivir una noche en la cruz y mucho menos un día o dos.

Harmonn intentó imaginarse bajando de la cruz el cuerpo sin vida de Kincaid mañana por la mañana y fracasó por completo. Lo único que veía era el cadáver prácticamente decapitado de Anne tirado junto al árbol en la nieve, rodeado del cristal reluciente de un parabrisas destrozado.

Su primera víctima le había arruinado la vida. ¿De verdad se esperaba que su segunda víctima se la fuera a arreglar? No, sabía con total certeza que la muerte de Erin Kincaid la atormentaría hasta el final de sus días, igual que la de Anne.

Cerró los ojos y respiró hondo.

—No puedo hacerlo —dijo con tono apagado, y entonces levantó los ojos para encontrarse con la mirada de Ares.

Se sorprendió al no ver rabia en ella, sino sólo una profunda y amarga decepción. Se levantó despacio, aferrando el martillo con fuerza, consciente de que Jake Mellor se acercaba a ella, sacándose una navaja automática de la bota. Se puso tensa, preparada para defenderse.

—Yo acabaré con las dos, señor Ares —gruñó el hombretón.

El dios alzó la mano.

—No. Que se vayan.

—¡Pero...!

—Créeme, Mellor. Si ahora tratas de matarla, os perderé a ti y a la mitad de las personas que hay en este templo antes de que todo acabe. Y francamente, no quiero tener que empezar a buscar seguidores de nuevo en esta región.

—¡Nadie te insulta y se va de este templo sin castigo! —protestó el maestro de armas, claramente furioso al no poder hacer lo que pensaba que era su deber.

—Nadie excepto ellas —dijo el dios tajantemente. Miró a Harmonn a los ojos y se encogió de hombros, curvando los labios con una media sonrisa—. Oye, tenía que intentarlo. —Meneó la cabeza apenado—. Esta vez ya casi te tenía, pero puedo esperar. Si no es en esta vida, pues en la siguiente. O a lo mejor intento conseguirla a ella en cambio. Pero os tendré a una de las dos... algún día. —Sonrió y luego desapareció con un destello de luz.

Harmonn no comprendía qué quería decir con nada de aquello, pero era lo bastante lista como para saber que había llegado el momento de poner pies en polvorosa. Y Erin también.

Se arrodilló junto a la cruz, sacó su propia navaja automática y se apresuró a cortar las cuerdas que ataban los brazos y los pies de Erin.

La eliana abrió los ojos nublados de dolor y la miró, sin comprender.

—¿Qué... qué ha-haces?

—Sacarte de aquí —dijo Harmonn, intentando hablar con calma. Agarró con el puño la cabeza del clavo—. Aguanta, esto te va a doler.

Erin gritó de nuevo cuando Harmonn le arrancó el clavo, y la guerrera se quedó mirando fascinada la sangre que salió a borbotones de la herida al sacar el metal. Se derramó por la palma de la chica y cayó por el costado de la cruz de madera. La mano de Erin se estremeció y luego se quedó inerte. La eliana se había desmayado.

Qué maaaal. Harmonn tiró asqueada el clavo ensangrentado, que cayó al suelo con un sonoro golpe metálico y rodó varios metros hasta detenerse ante una de las botas de Jake Mellor. El hombretón se agachó y lo cogió en silencio, flanqueado por los otros dos maestros de armas. En sus rostros se veía la expresión de rabia que se había esperado ver en su dios, y se estremeció, sabiendo que acababa de ganar tres enemigos muy peligrosos.

Se volvió de nuevo hacia Erin y le dio unas palmaditas en la mejilla.

—Vamos, Erin, despierta. Necesito que me ayudes. —Sacudió a la chica por los hombros. Sabía que debía vendar la mano herida de la eliana para detener la hemorragia, pero eso tendría que esperar a que estuvieran fuera del templo—. ¡Despierta, maldita sea!

Cuando Erin no se movió, Harmonn aprovechó su fuerza aumentada por la adrenalina y cogió a la chica en brazos. Malditos sean los dioses, pesa una tonelada para ser tan pequeña. Maldiciendo por dentro, pasó con el cuerpo inerte de Kincaid ante las miradas hostiles de sus ex compañeros y alumnos hacia la salida más cercana. De algún modo consiguió abrir la puerta y subir a trompicones por las escaleras hasta la calle, donde abrió la puerta que daba al mundo exterior. Curiosamente, lo primero que se le ocurrió fue dar gracias porque no estaba lloviendo.

Dudó antes de salir, pues sabía que en cuanto lo hiciera, nunca más podría volver. La mano sangrante de Erin había dejado un rastro de sangre por las escaleras, y sus ojos lo siguieron hacia abajo, deteniéndose cuando vio al maestro de armas Hershel que salía por la puerta de abajo.

Harmonn cerró los ojos para no ver la furia fría de su expresión. Ya era demasiado tarde para volver. Había elegido al negarse a crucificar a Kincaid.

Salió a la acera gris y húmeda de delante del templo.

—No vuelvas, Harmonn, y no nos llames para que te saquemos las castañas del fuego —dijo el maestro de armas Hershel detrás de ella, en la puerta—. Has fallado a tu dios y a tus compañeros guerreros. Has terminado con el templo. Y más vale que te andes con cuidado a partir de ahora.

—¡Vete a la mierda! —soltó Harmonn antes de que él cerrara la puerta. Cerró los ojos de nuevo, preguntándose por todos los dioses qué iba a hacer ahora. De repente se sintió agotada. Cayó de rodillas sobre el frío cemento, bajando a la vez a Erin con cuidado.

La eliana gimió y sus ojos se agitaron, pero no se abrieron.

Harmonn sacó la navaja y cortó una tira de tela de la camiseta de Erin, que usó para vendar la mano sangrante de la chica. Tiene que ir a un hospital. Sus ojos se posaron en el pie descalzo de la eliana y en el extraño tatuaje que tenía en él. Fascinada, cambió de postura y trazó el círculo con un dedo. Por alguna razón, le resultaba conocido.

—Es un chakram —dijo una voz débil, y Harmonn se volvió y vio que Erin abría los ojos y la miraba.

Ahhhh. Harmonn recordó dónde lo había visto antes. Ares tenía un chakram de diseño parecido tallado en el respaldo de su trono. Claro, que hasta ahora no había sabido que se trataba de un chakram.

—¿Y la cruz?

—Estaba en el dibujo... —dijo Erin, intentando incorporarse.

—Tranquila —dijo Harmonn, empujándola suavemente hacia abajo—. Has perdido mucha sangre. ¿Qué dibujo?

—Mm... en el Pergamino Azul de Xena... No ha sobrevivido gran cosa del pergamino, pero el dibujo se conserva. Algunos estudiosos creen que la cruz no es más que una mancha de tinta fortuita.

—¿Pero tú no? —preguntó Harmonn, preguntándose distraída si la eliana tendría otros diseños extraños de objetos antiguos tatuados en zonas ocultas del cuerpo. Por alguna razón, no creía que Kincaid fuera una aficionada a los tatuajes.

—No, es que parecía encajar. No lograba quitármelo de la cabeza...

—¿Y en cambio te lo hiciste marcar permanentemente en el pie? —Harmonn puso los ojos en blanco.

Kincaid tomó aliento temblorosamente y cerró los ojos.

—Creía que me ibas a matar. ¿O es que esto es más tortura psicológica antes de pasar a lo auténtico?

Harmonn apartó la mirada. Se abrazó las piernas contra el pecho y apoyó la barbilla en las rodillas.

—No. Me he rajado. No he podido hacerlo. —Se arriesgó a echar un vistazo a la eliana y descubrió que tenía los ojos verdes abiertos, mirándola—. Eres libre de irte. Llama a la policía. A mí me da igual.

La chica se incorporó con dificultades, apoyándose en la mano sana, hasta que consiguió sentarse. Tragó saliva, cogiéndose la mano herida.

—Mm... sabes... la verdad es que no recuerdo todo lo que ha pasado ahí abajo, pero creo que comprendo lo suficiente para saber que... mm... de una forma u otra... te debo la vida. Gracias.

Harmonn tuvo tentaciones de cabrearse por la estupidez que acababa de decir, pero decidió que era demasiado esfuerzo.

—Ya, bueno, da igual. —Se levantó—. Que tengas una buena vida.

—No voy a llamar a la policía —dijo la eliana con tono apagado.

Harmonn se volvió y la miró.

—¿Tienes miedo de que te vaya a hacer daño?

—No... es que... es que no estaría bien pagar la misericordia con el castigo.

—Te he hecho un agujero en la mano.

—Me has perdonado la vida.

Harmonn meneó molesta la cabeza.

—Ni en un millón de años conseguiré entenderte, eliana.

—Lo siento —dijo la chica con sinceridad.

Los ojos de Harmonn se posaron de nuevo en el tatuaje.

—Ares tiene un chakram como ése tallado en el respaldo de su trono —dijo, casi para sí misma. Le parecía importante, por algún motivo, pero no acaba de saber por qué.

Kincaid frunció el ceño, mirándose el pie. Agitó los dedos.

—Supongo que es lógico. A fin de cuentas, estaba enamorado de Xena.

Harmonn no lo sabía, pero disimuló la sorpresa con cuidado.

—¿Crees que se supone que es el chakram de Xena?

La eliana se encogió de hombros.

—M. Pappas insistía en que el dibujo del pergamino era el chakram de Xena. Sus análisis y razonamientos eran muy convincentes.

—¿Y tú la crees?

—Claro. Sus traducciones comentadas de los pergaminos de Xena todavía se consideran las mejores que hay.

—A lo mejor me las leo en algún momento.

El rostro magullado de Kincaid se iluminó.

—Tengo copias que te puedo prestar. También se pueden conseguir en la biblioteca de la universidad... ¡Es genial leer cosas sobre Xena de una fuente directa! Era realmente asombrosa.

Harmonn frunció el ceño. Era curioso que las dos opinaran lo mismo de una princesa guerrera muerta hacía tanto tiempo. Al parecer, sí que tenían algo en común, después de todo.

—¿Te gusta la pizza? —preguntó al cabo de un momento. A lo mejor Kincaid podía ayudarla a desentrañar el misterio de los extraños comentarios de Ares. La eliana parecía saber mucho sobre la historia pasada del dios de la guerra.

Kincaid dio la impresión de seguir este brusco cambio de tema sin inmutarse. Magullada, golpeada, con la sangre que ya empezaba a calar el vendaje improvisado de su mano, la chica parecía absolutamente feliz de estar viva y su carisma natural resplandecía en forma de incansable entusiasmo.

Amo la pizza —dijo. Se le puso la cara triste—. Pero si como ahora, creo que me voy a poner mala. No me encuentro muy bien. ¿No podrías llamar a una ambulancia por mí? No... no sé si puedo llegar hasta un teléfono...

Harmonn suspiró. Es un coñazo total.

—Bueno, supongo que si dejo que te desangres en la acera, la policía acabará por dar conmigo... —Alargó la mano—. Venga, te llevo yo.

Kincaid vaciló, mirando dudosa la mano que le ofrecía Harmonn.

Harmonn torció el gesto y agarró a la chica por la muñeca sana.

—Vamos ya, antes de que te vuelvas a desmayar. —Puso en pie a Kincaid y se pasó el brazo de la eliana por los hombros para poder sostener la mayor parte de su peso—. Tengo el coche en el aparcamiento de detrás.

La chica se metió la mano herida en la cinturilla de los vaqueros.

—Pero estoy sangrando... no quiero ensuciártelo...

—Me gusta decorar con sangre —dijo Harmonn con sorna.

Erin volvió la cabeza para mirarla.

—¿En serio?

Harmonn sonrió por dentro.

—No. Pero resulta que el interior es rojo oscuro. —Ayudó a Kincaid a entrar en el callejón y sortear una serie de contenedores de basura que había al lado del aparcamiento—. Espera, aquí hay cristales rotos.

Sin pedir permiso, Harmonn cogió a la eliana en brazos para que no pisara con los pies descalzos y la transportó por el aparcamiento.

—Ya casi estamos —dijo, indicando su coche con la cabeza. Kincaid tenía la despeinada cabeza rubia apoyada en el hombro de Harmonn, con los ojos cerrados, y la guerrera advirtió que los labios de la chica habían vuelto a perder casi todo el color.

Era difícil abrir la puerta sujetando a otra persona, pero por fin acomodó a la eliana en el asiento delantero y se deslizó detrás del volante, girando la llave en el encendido.

—Mm, ¿puedo preguntarte una cosa? —preguntó Kincaid suavemente cuando Harmonn salió a la calle, rumbo al hospital más cercano.

—¿Puedo impedírtelo? —rezongó Harmonn.

—Bueno, claro... o sea, dímelo. No tienes que pegarme un puñetazo en la cara ni nada. —Kincaid suspiró cansada—. En circunstancias normales, respondo bastante bien a las instrucciones verbales.

Harmonn puso los ojos en blanco.

—¿Qué quieres?

—Sólo quería saber cómo te llamas...

—¿Cómo me llamo? —repitió Harmonn, mirando sorprendida a la eliana.

—La mayoría de la gente se llama de alguna manera.

Mira qué chulita. Eso le gustó a Harmonn. Sonrió sin poder evitarlo.

—Harmonn. Harmonn Sharpe.


FIN


Volver a Uberficción: Relatos largos y novelas
Ir a Novedades