2



Kia metió el trozo de grasa de ballena en la lámpara y encendió la mecha. Apartándose del fuego, colocó la pequeña lámpara junto a la plataforma de dormir de Zorro. La lámpara le daría a Zorro un poco más de calor y luz que el fuego situado en el centro de la estancia. Zorro había adquirido la costumbre de sentarse ahí en lugar de junto al fuego para limpiar sus trampas. Kia sabía que era para no tener que estar cerca de ella y eso la hacía sentirse dolida y confusa. Fue a la puerta y apartó la gruesa piel. Se quedó mirando las interminables llanuras de nieve. Todavía no había señales de Zorro. Suspirando, Kia volvió a su labor de costura, con el ceño fruncido de preocupación. Su mente empezó a flotar y cerró los ojos para entregarse a la que ya era una fantasía habitual. Estaba desnuda encima de Zorro, sus cuerpos se movían a la vez, Zorro tenía las manos hundidas en su pelo y le susurraba palabras de amor al oído.

Kia notó que se le formaba una sonrisa de satisfacción en la cara al ver claramente la expresión de placer que inundaba el rostro de Zorro.

—Kia.

Kia bajó de un salto de la plataforma de dormir y corrió hacia Zorro. Levantó las manos para ayudar a Zorro a quitarse el abrigo, pero recordó cómo la había regañado en una ocasión anterior y retrocedió rápidamente, dejando caer nerviosa las manos a los lados.

—No, ayúdame... por favor. —Zorro miró fijamente a Kia, acercándose para dejar que la ayudara a quitarse la pesada prenda. Zorro cerró los ojos al pensar que olía la piel cálida de Kia.

—¿Estás bien, Zorro? —preguntó Kia tímidamente.

Zorro tragó con dificultad bajo la presión de los interrogantes ojos azules de Kia.

—Sí, estoy bien.

Kia asintió y siguió ayudando a Zorro a quitarse las prendas externas, notando con cierta preocupación que Zorro estaba temblando.

—Tal vez deberías sentarte junto al fuego.

Kia estaba preocupada por Zorro, pero al mismo tiempo se alegraba de que estuvieran hablando. Zorro se acurrucó de buen grado junto al fuego. Consiguió no sobresaltarse cuando Kia le puso el gran abrigo de piel de oso alrededor de los hombros. Había intentado evitar tocar el abrigo desde la noche en que había obligado a Kia a unirse a ella.

—¿Tienes hambre, Zorro?

Zorro no podía mirarla. ¿Por qué estaba siendo tan amable con ella? ¿Por qué no se marchaba de una vez y le decía a toda la aldea que Zorro no la satisfacía? Zorro sacudió la cabeza y siguió contemplando el fuego.

—Te... te he hecho esto. —Kia le entregó con timidez una pequeña bufanda de pieles que había cosido unas con otras. Era casi tan larga como Zorro y Kia la había doblado cuidadosamente—. Es... es para que no se te enfríe la cara cuando conduces el trineo.

Zorro cogió la bufanda y la acarició delicadamente con los pulgares, llevándosela a la nariz. Intentó hablar varias veces, pero ni siquiera consiguió abrir la boca. Por fin, habló y se avergonzó al notar que su voz sonaba como la de una niña pequeña.

—Kia, ¿puedo acostarme contigo, por favor? No haré nada, te lo prometo. Es que tengo frío.

Zorro no podía creer que hubiera dicho aquello en voz alta. Pero lo había hecho. Ahora esperó a que Kia se riera de ella, o peor aún, que la insultara y le dijera que no. Pero Kia no respondió y Zorro empezó a pensar que no debería haber expresado sus sentimientos.

—Zorro. —Zorro levantó la vista rápidamente y vio que Kia ya se había metido en sus pieles y estaba más cerca de la pared que de costumbre para que Zorro pudiera echarse cómodamente a su lado en la estrecha plataforma—. Ven.

Zorro se levantó, dejando su regalo en su plataforma de dormir, y se acercó a Kia. Le empezó a temblar el cuerpo al echarse, con cuidado de no tocar a Kia.

—Lamento haberte asustado —soltó. No era lo que quería decir, pero eso fue lo que le salió.

—Sé que no querías hacerlo —dijo Kia sin pensarlo. Aunque no conocía muy bien a Zorro, recordaba lo cuidadosa y delicada que había sido. De haber querido, Zorro podría haber empeorado las cosas tomándola en el campamento de invierno, pero en cambio había ideado un plan para que Kia pudiera conservar su virginidad. Incluso la primera noche que habían pasado aquí, no se había empeñado en tomarla, sino que se había limitado obtener su propio placer. Incluso ahora, Kia se preguntaba a qué estaba esperando—. ¿Zorro?

Kia se apoyó en los codos y se inclinó sobre Zorro. Pero la respiración lenta y regular le indicó que Zorro estaba efectivamente dormida. La escasa luz del fuego le permitió a Kia estudiar a su compañera. Zorro parecía cansada e infeliz. No se parecía en nada a la persona llena de energía que había sido antes de que se unieran. Kia se tumbó, pero no podía apartar la mirada del perfil de Zorro. Sus ojos se posaron en la curva de su oreja. Era tan delicada, nada propia de Zorro. Los ojos de Kia bajaron por la mandíbula de Zorro hasta su cuello y su hombro. Había sido muy fácil verla como cazadora, pero no había sido tan fácil verla como mujer o como compañera. Kia había mirado a Zorro como lo hacía el Pueblo, como a alguien que era más una leyenda que otra cosa. No una persona de carne y hueso que podía cometer y cometía errores. A lo mejor está tan asustada como yo, pensó Kia antes de unirse a su compañera en el sueño.

Al día siguiente Zorro se había ido cuando Kia se despertó. Sin embargo, estaba bien arropada en las pieles de dormir y el fuego había sido avivado para que la habitación estuviera caliente y acogedora. Incluso había agua ya preparada para que Kia pudiera lavarse cuando se despertara. Sonriendo muy contenta, Kia se vistió rápidamente y se dispuso a matar el tiempo hasta que volviera Zorro. Kia llevaba limpiando sólo una hora o dos cuando oyó ruido de perros. Frunciendo el ceño, fue a la gruesa piel que cubría la puerta y miró fuera. Era demasiado pronto para que volviera Zorro. Kia estaba segura de que Lobo Negro había cumplido su amenaza y ahora haría todo lo posible por comportarse como si Kia no existiera. Kia se quedó sorprendida cuando el conductor se acercó y se dio cuenta de que efectivamente era Zorro. Se quedó mirando mientras Zorro llevaba a los perros al refugio y descargaba sus bártulos.

Kia se apartó de la puerta cuando Zorro entró en la cálida estancia con una ristra de peces.

—Hola.

—Hola —dijo Kia a su vez tímidamente y luego se apresuró a cogerle los peces a Zorro—. Voy a limpiarlos...

—Ya lo he hecho yo.

—Ah, gracias. —Kia farfulló las palabras al tiempo que un rubor cálido empezaba a subirle por el pecho hasta las mejillas.

—Los he limpiado antes de venir para poder dar de comer a los perros al mismo tiempo —explicó Zorro cohibida.

Kia sonrió y se dispuso a hacer un rico guiso. Hablaron poco, pues Zorro parecía estar totalmente entregada a la limpieza y comprobación de sus trampas. Kia quería preguntarle por qué había venido tan pronto, pero le daba miedo hacerlo. En realidad, estaba contenta, pero no sabía muy bien por qué.

Sus pensamientos quedaron interrumpidos al notar un ligero toque en la espalda. Se volvió y se encontró a Zorro tan cerca de ella que tuvo que controlarse para no retroceder. Zorro abrió la mano. En ella tenía un pequeño colmillo de morsa, en el que había hecho laboriosamente un agujero por el que había pasado un cordón de cuero retorcido para poder llevarlo alrededor del cuello. Kia había notado que Zorro llevaba uno parecido.

—Gracias —dijo maravillada al coger el regalo de la mano de Zorro. Tocó el liso colmillo y se volvió de espaldas a Zorro muy emocionada—. ¿Me lo pones, por favor? —Con la emoción, se olvidó de su timidez y dobló las rodillas automáticamente para que Zorro pudiera llegar. Con manos temblorosas, Zorro apartó el pelo de Kia y parpadeando, ató el cordón alrededor de su cuello. Zorro se apartó rápidamente de Kia por temor a que las ganas de besarle el cuello pudieran con ella.

—Cuéntame una historia —le pidió Zorro bruscamente, al tiempo que cogía su zurrón y se ponía a hurgar en él para parecer ocupada.

—¿Una... una historia?

Zorro asintió.

—Te he visto contarles historias a los niños. A menudo me he preguntado qué les estabas contando. Nunca he estado lo bastante cerca para oírlo.

—Está bien, ¿qué te gustaría oír?

Zorro se quedó quieta un momento.

—¿Me podrías contar la de la zorra y la liebre? Ésa me gusta.

Kia asintió y se puso a contar la historia al tiempo que removía el guiso. De vez en cuando, levantaba la vista para asegurarse de que Zorro seguía escuchando y cada vez la pillaba mirándola. Se apresuraba a apartar la mirada y Kia continuaba con la historia como si no hubiera sucedido nada.

—Y así fue como la zorra de las nieves y la liebre de las nieves se convirtieron en almas gemelas.

—Siempre me ha gustado esa historia —dijo Zorro suavemente—. ¿Tú te la crees, Kia?

—Sí, me la creo casi toda.

—También es triste. Que la zorra tuviera que dar la vida para que la liebre pudiera vivir.

—Sí, pero estuvieron juntas para siempre: compartían una misma alma.

Kia se quedó mirando mientras Zorro servía la comida distraída. Aceptó su cuenco primero y luego miró mientras Zorro preparaba su propio cuenco.

—Lo sé, pero no es lo mismo.

Kia asintió con la cabeza y las dos comieron en agradable silencio. Kia estaba contenta. Era en realidad la primera conversación que había mantenido con Zorro. Hablaron más después de comer y Zorro consiguió incluso que Kia le contara otra historia. Kia terminó la historia e intentó sin éxito sofocar un bostezo, que Zorro imitó.

Zorro se levantó y se quedó paralizada por un instante de indecisión. Quería volver a dormir con Kia, pero no quería destruir la reciente comodidad mutua que habían conseguido. Le costó volverse hacia sus solitarias pieles de dormir, pero Zorro se sintió reconfortada al pensar que Kia no había parecido asustada ni incómoda. Mañana también regresaría temprano y a lo mejor podían hablar más.


Zorro regresó a casa temprano y a partir de entonces todos los días se ocupaba deprisa de sus perros y entraba casi corriendo para ver a Kia. Ésta la esperaba con la cena lista y una gran sonrisa, que Zorro le devolvía torpemente. Las dos se intercambiaban historias casi todas las noches, a menudo metidas en sus pieles de dormir, contándolas a la escasa luz del fuego. Sin saberlo, las dos se volvían hacia la voz de la otra e imaginaban una sonrisa o un ceño de acuerdo con cada parte de la historia.

En una noche de éstas, Kia estaba echada en sus pieles, escuchando la voz grave y tranquila de Zorro. Había hecho mal en tener miedo de Zorro, ahora lo sabía. Zorro nunca le haría daño y ahora parecía disfrutar de su compañía.

—Kia... ¿estás dormida?

—No, estoy despierta.

—Estabas tan callada que pensaba que te habías quedado dormida otra vez —dijo Zorro tomándole el pelo.

—¿Otra vez? —Kia se volvió de lado y miró a Zorro, que estaba al otro lado de la estancia apoyada en el codo en la misma postura.

—Sí, siempre te quedas dormida.

—¡No es cierto! Zorro, eso no es verdad. —Kia intentó parecer enfadada, pero el destello de sus dientes en la penumbra le indicó a Zorro que la broma no le había molestado en absoluto.

—Mmm, sí, bueno, ayer ocurrió. Echabas el aire por la nariz como un caribú parturiento. —Zorro imitó el ruido con fuerza.

—Oh, pero... ¡Zorro, eso no es cierto! —dijo Kia, haciendo como que estaba enfadada.

—Sí que es cierto, Kia. Haces ese ruido cuando duermes. —Volvió a imitar el ruido, sólo que esta vez más fuerte, incorporándose en las pieles para asegurarse de que el ruido llegaba al otro lado de la habitación.

Kia salió de un salto de sus pieles y corrió hasta Zorro.

—¡Di que no es verdad! —gritó, igual que cuando jugaba con Miko cuando eran pequeñas.

—¡No! —dijo Zorro con altivez—. No es culpa mía si pareces un...

Kia saltó sobre Zorro y con un leve grito, localizó las costillas de Zorro debajo de su camisa. Zorro se echó a reír a carcajadas cuando Kia movió los dedos por sus costillas.

—Ah... no... por favor... Kia... para —rió Zorro con los ojos llenos de lágrimas.

—Pues dime que no parezco un caribú parturiento.

—¡No!

Kia subió con los dedos por el estómago cálido y plano de Zorro y consiguió metérselos debajo de los brazos. Zorro chilló con fuerza e intentó quitarse a Kia de encima, pero Kia era más fuerte de lo que parecía y logró aferrarse a ella con sus fuertes piernas.

—Por favor... Kia... por favor, para... Noparecesuncaribúparturiento —gritó por fin sin aliento antes de sufrir otro ataque de risa. Desde su posición encima de Zorro, Kia apartó de mala gana los dedos de la piel suave de Zorro y con una gran sonrisa en la cara, se quedó mirando mientras Zorro se iba calmando por fin. Kia le quitó a Zorro las lágrimas de risa de los ojos con los pulgares.

La sonrisa de los labios de Zorro fue desapareciendo al mirar a los ojos azules de su compañera. Si así es como debe ser... si esto es todo lo que puedo tener contigo... entonces esto es lo que aceptaré y me sentiré agradecida.

Zorro cerró los ojos y lo deseó como le había enseñado su abuela.

Zorro abrió los ojos y sólo le dio tiempo de pensar que se había apagado el fuego al sentir en los labios unos besos dulcísimos y delicadísimos. Abrió los ojos de par en par y notó distraída que la oscuridad era a causa del pelo de Kia, no porque se hubiera apagado el fuego. Volvió a cerrar los ojos e intentó acordarse de respirar mientras el beso duraba tan sólo unos segundos más y luego la presión desapareció de sus labios y de su cuerpo cuando Kia se levantó y regresó a sus propias pieles.

—Que duermas bien, Zorro —dijo Kia suavemente al volver a sus pieles, con una sonrisa desconcertada en la cara.

Zorro, que seguía echada con los ojos cerrados, tuvo que tragar dos veces antes de poder desearle lo mismo con voz ahogada.


Kia se despertó con una sonrisa en la cara. Había decidido que iba a regresar caminando al campamento de invierno para hablar con su madre. Tenía varias preguntas que hacer. Kia se sonrojó al pensar en la reacción de su madre. Habían hablado de sus deberes con un hombre, pero Zorro le había dejado claro a Kia que no era un hombre y que no deseaba que se la considerara como tal.

Kia se incorporó en las pieles y estiró los brazos por encima de la cabeza. Bostezando, se echó hacia atrás el largo pelo y se estiró más al levantarse de la plataforma. Esta mañana Zorro no había avivado el fuego y hacía un poco de frío. Parpadeando para despertarse, Kia fue a la esquina de la estancia cerca de la puerta para coger más leña y huesos de animal para el fuego.

—¿Has dormido bien, Kia? —preguntó Zorro cuando Kia estaba inclinada sobre la pila de leña.

Kia se alzó con un alarido y se le cayó un gran trozo de leña en el pie, lo cual le hizo soltar un grito de dolor. Zorro corrió hasta ella al instante, la ayudó a sentarse en su pequeña plataforma de dormir, que estaba más cerca, y se arrodilló delante de ella para examinarle el pie.

—No ha pasado nada. ¿Te duele mucho?

Kia, que se había estado mordiendo el labio para no llorar, dijo que no con la cabeza, aunque todavía le dolía.

Zorro se levantó.

—Siento haberte asustado.

—¿Por qué estás aquí todavía? —preguntó Kia bruscamente y luego se sintió mal cuando Zorro apartó la mirada.

—He pensado... he pensado que a lo mejor podíamos hablar más —dijo Zorro con tono apagado, queriendo hundirse en sus pieles y ocultar la cabeza—. No necesito cazar todos los días. Tengo carne almacenada en el cobertizo de detrás.

—¿Entonces por qué lo haces? —preguntó Kia confusa. Había mirado en el cobertizo días antes y había visto la carne pulcramente apilada en el rincón. En ese momento, no había sabido qué pensar.

—Para que tengas tiempo de pensar, supongo.

—Ah. Me gustaría hablar —dijo Kia tímidamente.

—Está bien... me gustaría intentar ser... —Zorro se detuvo y empezó de nuevo—. Me gustaría que tú... que fuéramos amigas —terminó débilmente, pues hablar delicadamente nunca había sido su fuerte.

—Yo creo que eres mi amiga, Zorro —dijo Kia, mirándola a los ojos y luego apartando la mirada.

—Me... me ha gustado el beso.

—A mí también —contestó Kia y se preguntó dónde podía posar la mirada.

—Puedes hacerlo otra vez si quieres —dijo Zorro con tono apagado y luego añadió—: Es decir, si tú quisieras, a mí no me importaría y no pensaría nada ni querría más ni nada —dijo de carrerilla, con el estómago revuelto como si estuviera a punto de devolver. Tendría que haberse ido a cazar y practicar con los perros antes de hablar con Kia, sonaba mejor al ensayarlo en su mente a primeras horas de la mañana.

—¿Te gustaría que lo hiciera? —preguntó Kia con cautela.

—Sí, me gustaría, pero sólo si no te da miedo.

—Entonces lo haré. Tú... tú puedes besarme también si quieres. —Kia entrelazó los dedos y los apretó angustiada.

—Oh. —Zorro se quedó sentada un momento y luego frunció el ceño—. Está bien. ¿Cuándo?

—¿A qué te refieres? —preguntó Kia, frunciendo el ceño en una imitación inconsciente de Zorro.

—¿Cuándo puedo besarte? ¿Por la noche? ¿Al irme a cazar o...?

—Sí, esos me parecen buenos momentos —contestó Kia, que ahora estaba sonriendo. Le gustaba que Zorro pareciera tan preocupada y tímida.

—Ah... ¿y ahora? —preguntó Zorro, sintiéndose algo más segura.

—¿Ahora?

—Sí, ¿y si te quiero besar ahora? ¿Eso estaría bien? —preguntó Zorro suavemente, sentándose al lado de Kia.

—Sí, eso estaría bien.

Zorro se miró las manos y por fin miró nerviosa a Kia.

—Pues te voy a besar ahora —anunció con toda la confianza de que fue capaz.

—Bien.

—Bien —repitió Zorro nerviosa, echándose hacia delante y deteniéndose un momento con la respiración entrecortada. No sabía qué le pasaba: ya había besado a Kia una vez, Kia incluso la había besado a ella la noche anterior y, sin embargo, se sentía como si éste fuera su primer beso. Zorro se echó hacia delante, acarició con la mejilla la piel cálida de Kia, aspiró su olor e hizo lo mismo con la otra mejilla, luego posó sus labios sobre los de Kia y se fundió con ella. Sus manos se apoyaron sin fuerza en los hombros de Kia. Una de ellas gimió, nunca sabría quién, y el beso, increíblemente, se hizo más profundo. Kia tuvo que apartarse de Zorro por temor a perder el sentido. Nunca hasta entonces había sentido una cosa igual. Había sido terrorífico pero cómodo, excitante pero dulce y agradable, como quien llega a su hogar.

—Hoy me gustaría ayudarte en la casa —dijo Zorro en voz baja, haciendo que Kia pegara un respingo y abriera los ojos. Zorro sonrió dulcemente y repitió lo que acababa de decir antes de preguntar—: ¿Te gustaría ir a cazar conmigo alguna vez? —Y se apresuró a añadir—: Sólo si tú quieres.

—Sí. Me... me encantaría ir a cazar contigo, Zorro —dijo Kia absolutamente pasmada.

—Pues muy bien, ¿por dónde empezamos? —Zorro observó su hogar con interés. En todas las paredes y espacios vacíos, Kia había dejado una parte de sí misma: ya no era el refugio de Zorro, sino el hogar de Kia y Zorro. A Zorro le gustó. Se pasó el día muy contenta recibiendo las tímidas órdenes de Kia. De vez en cuando, refunfuñaba y Kia le clavaba una mirada severa o le gruñía en broma y Zorro hacía lo que le mandaba. Daba gusto no sentir la tensión flotando sobre ellas. Esa noche hubo muchas historias. Y antes de dormir, Zorro se acercó a Kia y le acarició suavemente los labios con los suyos. Esta vez estaba segura de que fue Kia la que gimió de placer. De vuelta en sus pieles de dormir, Zorro sonrió ampliamente por todo y por nada en concreto.


A medida que pasaban los días, Kia y Zorro fueron intimando cada vez más y los besos dulces y tímidos que compartían se convirtieron en algo normal de su vida. Pero como es lo natural con estas cosas, el cuerpo de Kia no tardó en desear más. Todavía era demasiado tímida para expresarle sus deseos a Zorro, de modo que intentaba hacerle saber a Zorro que compartía sus sentimientos de la única manera que sabía. Kia prestaba atención a cada palabra que decía Zorro. Abría mucho los ojos con las historias que le contaba Zorro. Le asombraba la cantidad de cosas que sabía Zorro sobre el mundo de fuera. Cosas que la misteriosa abuela de Zorro le había contado. Una noche, al regresar de un día de caza, Zorro descubrió que quería contarle a Kia cosas sobre sí misma. Kia se acostó mientras Zorro reparaba una trampa rota sentada al otro lado del fuego. Comenzó su historia casi como en sueños, recordando una época en que era ella la que estaba acostada con su abuela sentada junto al fuego.

—Mi madre era del Pueblo. Un día estaba fuera sola cuando un pekeha la encontró y la violó.

Kia, que nunca había averiguado los orígenes concretos de su propio nacimiento, sofocó una exclamación de horror. Al contrario que los animales y monstruos de las historias que Zorro y ella se contaban, los pekehas eran reales. Una raza de hombres altos —como ninguna mujer había visto jamás entre los suyos— que tenían la piel blanca y un olor horrible. Venían en grandes barcos y solían dejar una masacre a su paso. Kia había oído a los hombres hablar de algunas tribus que comerciaban con ellos, pero Nube Blanca había prohibido todo contacto con ellos y Kia nunca había visto a uno de ellos.

—¿Y el Pueblo lo persiguió? —preguntó Kia horrorizada.

—No, ¿cómo iban a hacerlo? Estaba en uno de esos barcos monstruosos. Se fue y dejó a mi madre destrozada. El Pueblo la trató como si fuera... un mal agüero. Nadie quería tratarse con ella. La abuela me dijo que huyó embarazada de mí porque tenía miedo de que quisieran matarme cuando naciera.

—Oh, no, no habrían... —dijo Kia con tono defensivo.

—Las cosas eran distintas antes de que llegáramos nosotras, Kia, lo habrían hecho. Lo hicieron con otros. Tú tuviste suerte —dijo Zorro tajantemente. No quería asustar a Kia, pero tenía que saber la verdad.

—¿Cómo... cómo sobrevivió?

—La abuela la oyó gritar durante el parto. Al principio creyó que era un animal, pero fue a investigar y la encontró. La trajo a su casa y mi madre me dio a luz.

—¿Qué le pasó a tu madre? —preguntó Kia con temor.

—Murió. Creo que nunca se recuperó del parto. Es una de las razones por las que nunca podré vivir con el Pueblo. Sus costumbres están mal y son rígidas —dijo Zorro con rabia.

—Mi padre no habría dejado que la maltratasen —protestó Kia con los ojos llenos de lágrimas.

—No, Kia, pero tu padre no era jefe entonces. Fue su padre el que permitió que atormentaran a mi madre.

Kia inhaló bruscamente. Nunca había conocido a su abuelo. Había oído que era un jefe duro, pero aparte de eso, no había oído nada tan negativo como lo que ahora decía Zorro.

—No la recuerdo —dijo Zorro, con la voz apagada.

—¿Entonces la abuela no era tu abuela de verdad?

—No más que tu madre y tu padre son tus padres de verdad, Kia. Las dos fuimos abandonadas.

—No, Zorro —dijo Kia con tristeza—. A mí me abandonaron, tú tuviste una madre que te quería tanto que dejó al Pueblo para que pudieras vivir. Yo no sé quién es mi verdadera madre.

Zorro lo pensó un momento hasta que el dolor que sentía entre los ojos le indicó que debía dejarlo. Había pasado tanto tiempo enfadada con tanta gente que ya no vivía que no se le había ocurrido pensar la suerte que tenía. A ella, al igual que a Kia, la habían querido. La abuela se había asegurado de que pudiera valerse por sí misma desde muy pequeña y nunca le había faltado nada. La abuela la había querido con una tranquila intensidad que Zorro le había correspondido con todo su corazón. La echaba de menos con cada bocanada de aire que tomaba.

Kia vio que Zorro se frotaba los ojos cansada, con la frente arrugada como si le doliera algo.

—¿Zorro? ¿Quieres dormir aquí esta noche?

—Sí, me gustaría.

Kia se movió para hacerle sitio a Zorro y se echaron la una al lado de la otra, Zorro todavía muy apesadumbrada por sus pensamientos. La primera caricia suave de los labios de Kia fue tan leve que Zorro ni se molestó en abrir los ojos: creyó que no eran más que imaginaciones suyas. La segunda caricia fue más sólida y el dulce aroma del aliento de Kia inundó los sentidos de Zorro. El tercer beso fue lo que hizo abrir los ojos a Zorro y le llenó la entrepierna de calor; clavó los dedos en las pieles y abrió la boca para recibir el asalto de Kia. Ésta exploró a Zorro con autoridad. Los muchos días y noches que habían pasado besándose le habían dado una seguridad en sí misma de la que hasta entonces había carecido. La punta de su lengua rozó el paladar de Zorro, haciendo gemir con fuerza a la mujer que tenía debajo. Zorro puso las manos en los hombros de Kia y la obligó a echarse. Con el corazón desbocado, cubrió el cuerpo más largo de Kia con el suyo, colocándose delicadamente entre las piernas abiertas de Kia. En el curso de las numerosas noches de exploración, Zorro siempre se había detenido al llegar a este punto por temor a asustar a Kia o hacerle revivir la primera noche en que la había obligado a unirse a ella.

El corazón de Kia latía al mismo ritmo que el de Zorro cuando ésta la cubrió. Sus dedos se clavaron en la espalda de Zorro a través de su ropa. Jadeó cuando Zorro empezó a moverse despacio encima de ella. El placer que había estado rondando al fondo en las dos últimas ocasiones en que se encontraron en esta posición empezó a aumentar en su interior al notar que la mano de Zorro le cubría el pecho.

Zorro apartó la cara, rompiendo el contacto con los labios de Kia, pues tenía la respiración demasiado entrecortada para continuar. ¿Era imaginación suya o Kia también se estaba moviendo debajo de ella?

Kia no sabía qué hacer. La respiración de Zorro resonaba con fuerza en su oído; el corazón apretado contra sus pechos latía tan fuerte que no sabía si Zorro estaba disfrutando de esto o si de algún modo le estaba causando dolor. La idea de causar dolor a Zorro hizo que Kia se pudiera rígida y Zorro detuvo sus movimientos desesperados de inmediato. Kia gimoteó al sentir los latidos del corazón de Zorro sobre su pecho y la respiración agitada de Zorro en su oído. Deseaba con todas sus fuerzas dar placer a Zorro, pero su madre nunca la había preparado para esto.

Zorro se quedó encima de Kia. Había notado que el cuerpo de su compañera se ponía rígido y había detenido sus movimientos al instante. Se le cayó el alma a los pies al oír el leve lloriqueo de Kia. Ya lo había vuelto a hacer: ahora tendría miedo de ella. Habían llegado tan lejos y ahora todo se echaría a perder.

—Kia —dijo Zorro lo más suavemente que pudo—. No tengas miedo. —Se apartó de Kia y se echó con ella entre sus brazos, intentando calmarse lo suficiente para poder hablar.

—Lo siento, yo no... —Kia se sentía demasiado avergonzada para decirle a Zorro que no sabía qué hacer. No sabía cómo darle placer más que con sus besos.

—Lo comprendo y lamento haberte asustado. —Zorro se estaba regañando a sí misma. Había prometido que se conformaría con los besos. Y se había conformado. ¿Por qué había tenido que volver a forzar las cosas?—. Duérmete, Kia, y no te preocupes.

Ni Zorro ni Kia durmieron bien esa noche: las dos sufrían los mismos temores, pero ninguna estaba dispuesta a ser la primera en expresarlos.


En el momento en que se estaba despertando, la mano de Kia buscó el cuerpo de su compañera. En las pieles que tenía al lado no quedaba calor corporal y Kia abrió los ojos de golpe. Levantó la cabeza y buscó a Zorro frenéticamente, pero no se veía a Zorro por ninguna parte. Kia saltó de la cama y echó a un lado la gruesa piel de la puerta. Se estremeció al ver las huellas de Zorro en la nieve y si los perros hubieran estado todavía allí, al menos uno de ellos ya habría aullado o ladrado. Kia se volvió aturdida y sofocó un sollozo. Había querido hablar hoy con Zorro, pero tal vez lo había echado todo a perder al no saber qué hacer por su compañera. Zorro no se había marchado sin besarla desde que habían empezado a estar más cerca la una de la otra.

Kia empezó a vestirse mientras en su mente repasaba una y otra vez los días maravillosos que había pasado con Zorro. ¿Había destruido todo aquello por no saber qué hacer? ¿Había decidido Zorro devolverla a la aldea porque no sabía cómo satisfacerla? Kia estaba ya totalmente vestida y apenas lograba contener las lágrimas. Zorro tardaría un tiempo en volver: si se daba prisa, podría llegar a la aldea y volver sin que Zorro se enterara. Le preguntaría estas cosas a su madre: a lo mejor ella sabía qué era lo que más convenía hacer.


Zorro miró seriamente los claros ojos azules, asegurándose de hablar con suavidad, como le había indicado su abuela.

—Te amo. Te amo desde hace mucho tiempo. Haré cualquier cosa por ti si me prometes que no me dejarás. —Zorro se sentó sobre los talones y repasó lo que acababa de decir—. Parezco una niña. —Sacudiendo la cabeza con desprecio, empezó de nuevo—. Me pareces preciosa. Te amo desde hace mucho tiempo y aceptaré lo que puedas darme, aunque sólo sea amistad. —Zorro volvió a sacudir la cabeza, seguía sin estar bien. Quería más que amistad.

Cogió delicadamente la cara que tenía delante entre las manos enguantadas y se acercó. Asegurándose de mirarla a los ojos y de que no hablaba demasiado alto, dijo:

—Te amo, Kia. Te amo con todo mi ser. Por favor, únete a mí. Protegeré tu corazón durante el resto de mi vida e incluso en el más allá. —Los ojos azules parpadearon y una gran lengua rosa se desplegó y lamió la mano enguantada de Zorro—. Así, ¿verdad, Nolo? —En la cara de Nolo apareció una sonrisa lobuna y Zorro se puso en pie de un salto. Una bocanada satisfecha de vaho blanco salió flotando por delante de ella.

—Está bien —dijo nerviosa y miró a sus seis perros; todos ellos parecían un poco desconcertados por su conducta. Nolo gimoteó una vez como para decir que todo iba bien y se tranquilizaron—. Está bien, pues vamos a volver. Se acerca una tormenta. —Zorro saltó a los esquíes de su trineo y se puso en marcha. Gritó una orden que obligó a los perros a detenerse de golpe. Bajó de un salto del trineo, volvió corriendo con dificultad a la roca donde había pasado dos horas declarando su amor eterno a su perro guía Nolo y cogió la ristra de peces frescos que había atrapado antes. Regresó corriendo y dejó los peces en la parte delantera de la plataforma del trineo.

—Está bien —dijo nerviosa, se subió a los esquíes y gritó la orden para volver a casa. Mientras los vientos gélidos de la tormenta inminente le azotaban la cara, Zorro repitió mentalmente su pequeño discurso una y otra vez.


Kia tardo poquísimo en llegar al campamento de invierno. Saludó agitando la mano a todos los que la saludaban, pero no quiso detenerse mucho. Necesitaba hablar con su madre lo antes posible. Sabía que se avecinaba una tormenta y no quería correr el riesgo de verse atrapada en el campamento antes de poder volver con Zorro.

Entró a la carrera en la tienda de sus padres, dando tal susto a su madre que ésta dejó caer la labor que tenía en las manos.

—Madre...

—Kia... me has dado un susto, hija.

Sunni recogió su labor y miró a Kia con una sonrisa.

—Me alegro de verte, ha pasado mucho...

—Madre, necesito... —Kia se echó a llorar y los ojos de Sunni pasaron de la alegría a la preocupación al ver a Kia tan atormentada.

—¿Qué te pasa, hija? Por favor, dímelo.

El cuerpo de Kia se estremeció varios minutos por los sollozos mientras intentaba pensar en lo que quería decirle a su madre.

—Quiero... Zorro... no... no quiere amarme —explicó Kia de mala manera y miró a los confusos ojos de su madre. La desesperación de su situación volvió a hacerle estallar en lágrimas—. No me deja... no puedo... ella no... —Siguió intentando contar su historia, pero no podía. Sunni meció a su única hija entre sus brazos. Cuanto más lloraba su hija, más se endurecía el corazón de Sunni contra Zorro. Su compañero había hecho mal en permitir la unión. No sólo ya no vería a Kia cuando siguieran al caribú: Zorro estaba haciendo infeliz a Kia. Ella misma se había preguntado cómo podían darse placer dos mujeres la una a la otra. Ahora sabía la respuesta: no podían.

Justo entonces, Nube Blanca entró en la tienda. Se le llenaron los ojos de alegría al ver a Kia. Conociendo la reticencia de Zorro para venir al campamento de invierno, le había prometido a su compañera hacerles una visita cuando pasara la próxima tormenta.

Kia se quedó en los brazos de su madre llorando más que nunca. Tenía el corazón destrozado. Su madre no lo entendía, ¿cómo podía entenderlo? La habían educado para casarse con un hombre, un cazador, y eso era precisamente lo que había hecho. No habría sabido las respuestas a las preguntas de Kia aunque Kia hubiera tenido fuerzas para hacerlas. Kia sollozó más fuerte en el pecho de su madre.

—Hija, ¿qué ha pasado? ¿Le ha ocurrido algo a Zorro? —Al contrario que su compañera, Nube Blanca conocía a Zorro lo suficiente como para no creer que le pudiera hacer jamás daño a Kia a propósito. Conocía a la abuela de Zorro, incluso la había amado, pero no había tenido fuerzas para enfrentarse a la tradición y pedirle que fuera su compañera. En cambio, se había casado con Sunni y había aprendido a amarla con el paso de los inviernos. Y cuando Sunni demostró no poder darle un hijo, fue de lo más lógico que cuando encontraron el pequeño fardo con Kia dentro, Kia fuera suya.

Kia miró a su padre con el dolor y la confusión plasmados en los ojos y dejó de llorar para mirar al hombre que había contribuido a formar sus opiniones sobre tantas cosas. Su padre era bueno, generoso y cariñoso. No se parecía en nada a Lobo Negro. Ésa era una de las razones por las que se había opuesto con tanta fuerza a casarse con él. Sabía que nunca podría casarse con alguien que no le hiciera sentir lo que Nube Blanca hacía sentir a su madre. Lo que Zorro le hacía sentir.

—Lobo Negro nunca podría... —Kia se calló. Había estado tan ensimismada que sin darse cuenta había hablado en voz alta.

—¿Lobo Negro? —Nube Blanca frunció el ceño y se acuclilló al lado de su compañera y su hija—. ¿Se trata de Zorro, hija mía? —Había tenido la esperanza de que Zorro pudiera convencer a Kia de que la amaba, pero tal vez se había equivocado.

—¿Qué te ha hecho? —preguntó Sunni enfadada.

—No... —exclamó Kia—. No es culpa suya. Es que... no le puedo dar lo que quiere.

—Deja de llorar, hija —le ordenó Nube Blanca con severidad—. Ven conmigo. Vamos a pasear antes de que llegue la tormenta.

—Nube Blanca, ¿no crees que debería ser yo la que hable con Kia de esto?

Nube Blanca volvió la mirada severa hacia su preocupada compañera y la suavizó al ver la preocupación de sus ojos.

—No, en este caso, Sunni, creo que yo soy más adecuado.

Nube Blanca se levantó y salió de la tienda, enderezando la espalda mientras se preparaba para una conversación que nunca había pensado que fuera a tener. Kia sorbió y medio agachada para pasar por la puerta, siguió a su padre, dejando que su agitada y preocupada madre llenara los huecos de la historia por su cuenta.


Los perros conocían el camino de vuelta a casa, de modo que Zorro no se molestó en dirigirlos. Si hubiera estado prestando atención en lugar de ensayando lo que le iba a decir a Kia, habría visto la piedra que sobresalía en la nieve y habría podido desviar a los perros. Tal y como salieron las cosas, los perros sí que rodearon la piedra, pero no se echaron lo suficiente hacia la derecha para evitar que el trineo en el que iba Zorro pasara justo por encima. El trineo chocó con estruendo y Zorro salió volando por el aire y acabó aterrizando con un sonoro "uuuff".

Zorro se quedó tumbada boca abajo un momento y luego se obligó a darse la vuelta para poder recuperar el aliento. Maldiciendo, intentó ponerse en pie. Un dolor le atravesó la espalda y la obligó a caer de rodillas. Uno de los perros gimoteó una disculpa y Zorro maldijo de nuevo. No era propio de ella no mirar por dónde iba. Eso era muy peligroso y su abuela se lo había advertido muchas veces. Con cierto esfuerzo, enderezó el trineo y calmó a los perros. Zorro les dio la orden y reemprendieron el regreso a casa mucho más despacio, mientras ella se regañaba a sí misma por no tener más cuidado, sobre todo hoy.

Zorro meneó la cabeza cuando los perros la llevaron al claro donde se alzaba la casa de Kia y ella. Soltó deprisa los arneses de los perros y les dio dos peces para que comieran. Caminando lo más deprisa que podía, pues la espalda y el costado seguían doliéndole, se acercó a la casa. Antes incluso de echar a un lado las pieles de la puerta ya sabía que algo iba mal. No había un humo alegre saliendo por el agujero del techo, no se olía el aroma de la carne al guisarse despacio ni se oía la voz de Kia cantando.

—¡Kia! —llamó Zorro con temor. Miró por la casa y vio que las ropas y botas de abrigo de Kia habían desaparecido. Zorro salió corriendo de la casa y estudió el suelo. Las huellas de Kia todavía eran visibles en la nieve: se había dirigido al campamento de invierno. Zorro corrió al refugio de los perros y los enganchó rápidamente a los arneses. Por la razón que fuera, Kia había ido a la aldea justo antes de una tormenta y Zorro sabía que no iba a conseguir volver a tiempo caminando.

Zorro se sujetó el costado al caminar, esforzándose por contener las lágrimas de dolor. Se montó en la parte trasera del trineo y gritó la orden a los perros. Sujetándose, los dejó a su aire, pues conocían el camino casi tan bien como ella. Kia se había marchado a pie y sola e incluso con la tormenta casi encima ya habría llegado al campamento de invierno sin problemas y Zorro se sentía agradecida por eso.

¿Por qué se habrá ido sin decírmelo? Zorro se preguntó si habría sido porque ella no había cumplido su promesa. Había prometido no tocar a Kia y sin embargo, anoche había ido demasiado lejos. La había besado y abrazado y si Kia no hubiera llorado, habría seguido adelante.

Zorro volvió a gritar a los perros y estos, como si percibieran la angustia de su voz, corrieron a través del viento y la nieve cortante. Por fin, Zorro vio los difusos contornos de las tiendas de la aldea. Zorro se bajó deprisa del trineo y se encaminó lo más rápido que pudo a la tienda de los padres de Kia. Entró y se quitó rápidamente la bufanda de piel que le tapaba casi toda la cara.

—Madre, ¿dónde está Kia? Se ha marchado de casa sin decirme dónde iba —preguntó, demasiado preocupada para acordarse de saludar con formalidad.

—Siéntate, Zorro.

—¿Pero dónde está, madre?

—Se ha ido con Nube Blanca. Quería hablar con él. Estaba muy alterada.

Zorro se levantó rápidamente, dispuesta a encontrar a su compañera.

—Zorro, espera. No creo que desee verte.

—¿Por qué dices eso? ¿Qué te ha dicho? —Zorro bajó la voz mientras su mente se rebelaba contra lo que decía Sunni. Cayó de rodillas y miró a Sunni con aire suplicante.

—No me ha dicho gran cosa. Entró aquí corriendo, poco antes que tú, llorando. Lo único que decía es que tú no la amas.

Zorro volvió a levantarse, esta vez enfadada.

—Siéntate, hija —le ordenó Sunni.

—¿Por qué diría una cosa así? —Zorro no comprendía qué había hecho mal. Había dejado de tocarla en cuanto Kia se sintió incómoda, no se había empeñado en que se acostaran juntas como compañeras y estaba segura de que Kia la había perdonado por el error anterior. Cualquier hombre del campamento la habría obligado a yacer con él. Kia parecía tan feliz en las últimas lunas, incluso le había contado historias a Zorro y había hecho comidas deliciosas. ¿Acaso una sola noche había cambiado todo eso? Zorro estaba segura de que Kia había disfrutado haciendo el amor tanto como ella. Y cuando fue demasiado para ella, Zorro se paró y siguió abrazándola toda la noche—. No lo entiendo —dijo Zorro aturdida, rogándole a Sunni que continuase.

—Nos dijo que no... la satisfaces. —Sunni se atragantó al decirlo, pues era un gran insulto que no se debía decir a la ligera.

Zorro, todavía confusa, sacudió la cabeza, sin comprender lo que decía Sunni.

—¿Que no la satisfago? Pero si ella no... —Zorro se calló. No iba a humillarse a sí misma ni a Kia hablando con nadie de cómo hacían el amor, ni siquiera con la madre de Kia—. ¿Dónde está? Tengo que hablar con ella.

—Se ha ido con su padre.

—¿Dónde? —insistió Zorro. Empezaba a estar desesperada y Sunni se dio cuenta.

De repente, aparecieron las garras que había estado ocultando bajo una capa de amabilidad cuando Zorro entró en la tienda. Y en un tono tan dulce como las bayas que había usado Zorro para fingir la primera sangre de Kia, dijo:

—Creo que su padre y ella han ido a hablar con Lobo Negro sobre la posibilidad de una unión entre los dos.

—¡Pero no puede! —dijo Zorro petrificada—. Es mi compañera. ¡Tú misma sellaste nuestra unión!

El hecho de que Zorro dijera la verdad endureció el corazón de Sunni y como una osa que teme por la seguridad de su cachorro, atacó para hacer daño a la posible fuente de peligro.

—Kia dice que no te ama y que tú no la amas a ella.

—¿Te ha dicho eso? —preguntó Zorro, casi sin voz por el dolor.

Sunni asintió, aunque empezaba a preguntarse si su hija no se habría equivocado. Nunca había visto a Zorro mostrar emoción alguna en las ocasiones en que su abuela y ella venían a la aldea. Pero ahora veía muchas emociones, de la rabia al miedo, que le cruzaban la cara de tal manera que estaba segura de que Zorro amaba a su hija.

—Zorro, a lo mejor me he...

—No —dijo Zorro ferozmente—. Si desea a Lobo Negro, que se queden juntos.

—No sé si lo desea —reconoció Sunni avergonzada.

—Me da igual —dijo Zorro, mientras su corazón protestaba dolorido por la mentira—. No me ama. Nunca me amará —dijo furiosa y luego, con un tono más apagado—: Se equivoca, sí que la amo. La amo desde que recuerdo haber sabido lo que era el amor.

Sunni se quedó petrificada. En el fondo de su corazón, sabía que nunca en su vida había estado más equivocada.

Ante ella no estaba Zorro la cazadora, sino una joven herida a la que acababan de decirle que no satisfacía a su compañera.

—Dile... dile que no me opondré a su decisión —dijo Zorro con la voz ronca.

Sunni llamó a Zorro, pero ésta ya ni oía por el dolor tan profundo que le atravesaba el corazón. Sin darse cuenta, empezó a envolverse la cara con la bufanda de piel. Aspiró el olor que tanto quería y casi se dobló en dos por el dolor al darse cuenta de que probablemente nunca volvería a oler su aroma.

—Zorro, por favor, vuelve y habla con Kia. No tardará en volver —le dijo Sunni con desesperación.

Sin volverse a mirar a Sunni, dejó caer la bufanda al suelo y gritando a los perros, se marchó, jurando que jamás regresaría a la aldea. No creía que pudiera soportar ver a Kia unida a Lobo Negro. Zorro gritó enfurecida a sus perros y los azuzó más que nunca, esperando sólo a medias llegar a casa antes que la tormenta que se avecinaba.


Con la cara ceñuda, Zorro se quedó mirando un tiro de perros que se acercaba a su casa procedente del campamento de invierno. Reconoció el tiro al instante y resistió las ganas de darle la espalda cuando se acercó. Había estado preparándose para salir a cazar antes de que llegara la siguiente oleada de tormentas. Aunque tenía carne de sobra para comer, necesitaba obligarse a salir para no consumirse en su casa. Durante tres días, Zorro y la tormenta de fuera rugieron de ira hasta que por fin, agotadas y cansadas, las dos se calmaron, resignándose a una paz temporal.

Zorro no dijo nada cuando Nube Blanca bajó de su trineo y se acercó. No hizo ni caso a Kia y a Sunni, que ahora estaban de pie junto al trineo, y se concentró en Nube Blanca.

—Tú siempre eres bienvenido aquí porque mi abuela te consideraba su amigo. Tus mujeres no. Haz el favor de dejarlas en el campamento si tienes pensado visitarme en el futuro. —Zorro se dio la vuelta y se encaminó hacia su casa. Nube Blanca meneó la cabeza. Zorro se esforzaba por ocultar la expresión de dolor de sus ojos e incluso al darse la vuelta, sus ojos no pudieron evitar buscar a Kia, aunque fuera un instante.

Zorro oyó que Nube Blanca la llamaba, pero no contestó ni se volvió. ¿Cómo se atreven a venir aquí, para qué, para recoger las cosas de Kia? Debería haberles prendido fuego y haberlas tirado en la tienda de Lobo Negro. Este pensamiento fruto de la rabia no contribuyó en nada a que Zorro se sintiera mejor. Al entrar en su casa, se sentó en la plataforma de dormir pequeña. No había podido dormir en la más grande porque no soportaba la idea de captar el olor de Kia en las pieles.

Totalmente vestida, Zorro se hizo un ovillo e intentó no oír a Nube Blanca dando la orden a sus perros para marcharse. Qué ganas tenía de rogarle a Kia que no se fuera. Habría hecho cualquier cosa por oponerse a la restricción que le imponía su orgullo, pero no consiguió obligarse a hacer este ruego. Zorro cerró los ojos y se colocó boca arriba. Al instante, creyó sentir la presencia de Kia. Se imaginó que sentía su cálida caricia en la cara y la forma en que Kia decía a veces su nombre cuando se besaban sin más razón que el placer de sentirlo deslizarse entre sus labios. Las lágrimas empezaron a caer bajo los párpados firmemente cerrados de Zorro.

Kia se las secó dulcemente con los pulgares.

Zorro abrió los ojos rápidamente y se quedó mirando a Kia.

—¿Qué... por qué estás aquí? Se acerca una tormenta, debes marcharte ya.

—Éste es mi hogar.

Zorro se levantó rápidamente y se apartó de Kia. Todavía se temía que pudiera rogarle a Kia que se quedara. No lo iba a hacer. Kia le había hecho daño.

—¿Es que Lobo Negro te ha rechazado? —gruñó.

Kia miró a Zorro a los ojos con sinceridad.

—No deseo a Lobo Negro, estoy unida a ti. Lobo Negro está unido a Miko.

Zorro notó que su boca hacía un gesto de desprecio. No pudo evitar ser cruel: nadie tendría jamás el poder para hacerle un daño como el que le había hecho Kia.

—¿Así que esperas que yo te vuelva a aceptar? —preguntó con aspereza. Se volvió furiosa hacia el fuego y se puso a atizarlo con un palo. Maldita seas, Kia, por haber vuelto aquí, pensó con los ojos llenos de lágrimas de dolor—. ¿Qué quieres de mí? Tus cosas están ahí. —Señaló el rincón y se sintió algo avergonzada por la forma en que había tirado las cosas de Kia, incluido su abrigo de unión, con la intención de prenderles fuego—. Cógelas y vete —ordenó, con la voz aún más áspera por la vergüenza.

—Me iré —dijo Kia suavemente y Zorro aguantó la respiración por temor a gritar de dolor y quedar en vergüenza—. Pero no sin que antes me hayas escuchado.

—No quiero oír lo que tengas que decir. Sunni me lo ha contado todo. Vete de aquí, no eres bienvenida.

—Sunni ha cometido un error, Zorro. Un error al interferir en un malentendido entre mi compañera y yo y un error al decirte las cosas que te dijo. Ahora lo sabe. Quería pedirte disculpas, por eso ha venido con nosotros. Le he dicho que tendrá que esperar hasta que hayamos hablado. —Fuera se oyó un fuerte aullido de la tormenta que se acercaba, interrumpiendo el apasionado ruego de Kia. Ésta movió las dos grandes piedras para sujetar al suelo la piel que tapaba la puerta. Zorro hizo como si no supiera que estaba allí.

Kia se acercó a Zorro y se acuclilló detrás de ella. Le puso a Zorro una mano en el hombro.

—No, Kia. —Zorro detestó la debilidad que se oía en su voz. Quería sonar furiosa y decidida, pero no podía. Lo único que quería era recuperar a Kia.

—Zorro, escúchame. No tenía intención de dejarte. Estaba asustada y confusa. Fui a ver a mi madre porque creía que ella tenía las respuestas. Me equivoqué. Tendría que haber hablado contigo primero.

Zorro agarró con más fuerza el palo.

—¿Qué era tan importante para que fueras corriendo a verla justo antes de una tormenta?

A Kia le dolía el corazón por Zorro. Percibía la indecisión en el tono de Zorro, así como la necesidad de creer que no le estaba contando una mentira.

—Tenía miedo...

—Yo no te habría vuelto a forzar, Kia. Te prometí que no lo haría. —Zorro cerró los ojos por el dolor al recordar que había prometido no volver a tocar a Kia y tampoco había sido capaz de cumplir esa promesa.

—No, escúchame, Zorro —le ordenó Kia, con una fuerza en su voz normalmente suave y tímida que Zorro nunca había oído hasta entonces. Su furia al enterarse del engaño de su madre había sido terrorífica. Ni siquiera su padre se había atrevido a decir nada para calmarla. De hecho, Nube Blanca se había sentido bastante orgulloso de la forma en que su hija se había enfrentado a su compañera. Sólo había intervenido cuando Sunni estalló en lágrimas. Había sido un momento muy tenso, pero Kia se animó cuando Sunni le dijo que se había equivocado con Zorro, que ésta había confesado su amor antes de irse.

Kia se había visto obligada a esperar a que pasara la tormenta en su antiguo hogar con su madre y su padre a su lado y había llorado en silencio por su compañera. Les había causado mucho dolor a las dos por marcharse como lo había hecho. La revelación de Sunni sobre el amor de Zorro no fue una sorpresa para Kia: lo había sabido incluso la primera vez que Zorro se había echado encima de ella. Su miedo la había llevado a buscar el consejo de su madre cuando todo lo que necesitaba saber se lo habría enseñado amorosamente su compañera si se lo hubiera preguntado.

—Zorro... no deseo a nadie más, ni a Lobo Negro ni a nadie. Sólo te deseo a ti. Vino aquí poco después de que nos uniéramos y me pidió que me fuera con él, pero yo me negué. Nunca lo he deseado, Zorro.

Zorro se abrazó a sí misma, negándose a mirar a Kia, mientras lo que ésta le decía empezaba a curarla.

—No te puedo dar hijos —dijo débilmente, señalando la única cosa que nunca podría arreglar.

—Me da igual —dijo Kia, mirando el pelo rojo de su compañera.

Zorro abrió la boca y la volvió a cerrar, preparada para expresar otra protesta pero incapaz de pensar en una. Kia la deseaba. Decía que no deseaba a Lobo Negro; decía que la deseaba a ella. Kia me desea. Los ojos de Zorro se llenaron de lágrimas. Se negó a dejarlas caer y respiró hondo.

—Te amo, Kia. Te amo con todo mi ser. Por favor, únete a mí y yo protegeré tu corazón durante el resto de mi vida e incluso en el más allá. —Zorro aguardó la respuesta de Kia, pero lo único que oyó fueron unos suaves sollozos. Se dio la vuelta, cogió a su compañera entre sus brazos y no pudo evitar echarse a llorar ella también.

—Yo también te amo, Zorro. Nunca quise hacerte daño —farfulló Kia mientras se consolaban mutuamente en el suelo del hogar que iban a compartir durante muchos ciclos aún por venir.

—¿Por qué necesitabas hablar con tu madre? —preguntó Zorro largo rato después, con la voz ronca de llorar.

Kia se echó a reír y su fuerza recién encontrada menguó bajo los ojos amorosos de su compañera.

—Tenía miedo de no saber cómo satisfacerte.

La piel clara de Zorro se encendió por el rubor y abrió los ojos de par en par.

—¿Le preguntaste a tu madre cómo satisfacerme?

Kia se levantó y se acercó al rincón donde estaban amontonadas sus pertenencias. Cogió el grueso abrigo de piel de oso y empezó a quitarse la ropa, esperando que Zorro no advirtiera el temblor de sus manos mientras se desvestía. Miró a Zorro por entre las pestañas y se lamió el labio.

—No, se lo pregunté a mi padre.


—¿Estás cómoda?

—Sí.

Kia estaba sentada detrás de Zorro, sujetándola estrechamente bajo el calor del abrigo de unión de piel de oso.

Recorrió el brazo de Zorro con los dedos, rozando la piel cálida y dejando un rastro de piel de gallina a su paso. La sensación de poder le producía vértigo y la empujaba a acelerar las cosas, pero se controló haciendo más lentos sus movimientos.

—Échate hacia atrás, Zorro.

Zorro asintió temblorosamente, se apoyó en el pecho de Kia y cerró los ojos, disfrutando de la sensación de ser amada por fin por su compañera. Las manos de Kia tocaron por fin el estómago de Zorro, haciendo que los músculos saltaran y se estremecieran.

—¿Estás bien? —preguntó Kia, preocupada al oír a Zorro tomar aire bruscamente.

—Sí.

Kia volvió a rozar el estómago de Zorro y la besó delicadamente en la nuca antes de rozarle los brazos con los dedos. Zorro tenía algo que hacía olvidar a Kia lo pequeño que era su cuerpo en realidad comparado con el suyo. De repente, sintió un enorme afán protector hacia ella y volvió a besarle el cuello y por fin subió las manos para coger los pequeños pechos de Zorro.

Zorro gimió y cerró los ojos, agradeciendo que Kia no viera cómo se mordía el labio para evitar gritar. Esto era mucho más de lo que había deseado en su vida. La sensación de los pechos desnudos de Kia en su espalda era maravillosa. Las manos delicadas sobre su cuerpo estaban haciendo que Zorro se sintiera como en un mundo de sueños. Si era un sueño, no quería despertar.

Con manos torpes, Kia abrió la parte superior de las polainas de Zorro. Dejó la mano en el vientre de Zorro para recuperar el aliento. Había escuchado atentamente mientras su padre intentaba explicarle lo que debía hacer, llegando al punto de hacer un dibujo en la nieve con su bastón. Había tenido que volver a empezar varias veces hasta que Kia, parpadeando llena de desesperación y vergüenza, le dijo que lo comprendía. Aliviado, él le había prometido que lo entendería cuando llegara el momento y, efectivamente, mientras sujetaba a Zorro delante de ella, la inundó una sensación de maravilla al subir los dedos por los brazos de Zorro y ver cómo se le estremecía la carne como respuesta. Cada vez que respiraba, cada vez que mordisqueaba cálidamente el hombro de Zorro, la respuesta era un jadeo de deseo.

Los largos dedos de Kia bajaron las polainas de Zorro por sus caderas y finalmente por sus piernas. Zorro, aturdida, intentó ayudarla quitándose las polainas de una patada y estuvo a punto de tirarlas al fuego. Sonrió a Kia con aire de disculpa y soltó una exclamación al ver la expresión de deseo que inundaba la cara de su compañera. La tímida Kia que conocía había desaparecido y en su lugar estaba la diablesa excitada que tenía detrás. Zorro se volvió rápidamente y se quedó mirando fijamente el fuego hasta que le lloraron los ojos buscando alivio.

Kia deseaba que Zorro se diera la vuelta para poder verle la cara, pero se daba cuenta por la postura de la espalda de que había adoptado su personalidad de cazadora. Kia estaba decidida a demostrarle que mostrar amor no era una debilidad. Pegó aún más el pequeño cuerpo al suyo.

—Ahora me gustaría unirme a ti, Zorro. ¿Me aceptas? —preguntó suavemente.

—S... sí —graznó Zorro sin poder creérselo. Volvió a sofocar una exclamación cuando los dedos de Kia acariciaron el vello de su sexo y Zorro perdió el control de la cabeza, la echó hacia atrás y la apoyó débilmente en el hombro de Kia.

—Levanta las piernas, Zorro.

Zorro se sonrojó al levantar las piernas de inmediato siguiendo la orden de Kia, lo cual dejó su húmedo centro expuesto al doble calor del fuego y los dedos de Kia que la exploraban delicadamente.

—Algún día me gustaría volver a ver esto —dijo Kia y entonces ella también se sonrojó. Las palabras eran un pensamiento que no había querido expresar en voz alta. Kia siguió acariciando con los dedos el vello de Zorro y sintió un hormigueo en las puntas de los dedos al notar la presencia de humedad. Recordó que la humedad era buena señal, de modo que siguió acariciando a Zorro con una mano, mientras con la otra frotaba sin parar con el pulgar un rígido pezón y luego el otro. De los labios de Zorro se escapó un pequeño gemido que cortó bruscamente.

Zorro no podía creer lo débil que se sentía. ¿No debería ser ella la que diera este placer a Kia? ¿No debería ser ella la que hiciera a Kia sentirse como una mujer recién unida? Quería decirle a Kia que parase, pero no podía. Su cuerpo no se lo permitía.

Kia tragó, obligándose a acercarse más a la abertura de Zorro, y como esperaba, Zorro pegó un respingo e hizo un gesto para detener a Kia.

—Eres tan bella, Zorro —susurró Kia. Su padre le había dicho que debía decirle cosas bonitas a su compañera: pensó que empezaría por la verdad y seguiría a partir de ahí. Estaba convencida de que Zorro, a su manera y por su forma de caminar y cazar, era realmente bella. Su fuerza atraía a Kia.

Zorro se quedó tan pasmada al oír la tranquila declaración que la mano que tenía preparada para detener a Kia cayó olvidada sobre las pieles. Me ha llamado bella. Sabía por el tono de voz de Kia que ésta lo decía de todo corazón. En ese momento, Zorro, a quien nadie había llamado otra cosa que no fuera Zorro durante toda su vida, entregó su corazón por completo a Kia.

—Tú también eres bella —dijo débilmente y luego deseó no haber dicho nada porque la delicada exploración de los dedos de Kia se detuvo un momento.

—Sólo para ti, Zorro, sólo para ti.

Zorro abrió la boca para protestar, pero sólo pudo jadear, pues los dedos y su propia excitación se unieron para abrir su sexo, por lo que quedó expuesta al aire ligeramente helado y la sensación opuesta del calor del fuego. Kia cerró los ojos cuando sus dedos tocaron la humedad. Sí, esto está muy bien, pensó, acariciando el núcleo de la excitación. Zorro también cerró los ojos e inconscientemente empezó a mover las caderas hacia delante y hacia atrás siguiendo el ritmo de las caricias de los dedos de Kia. Ésta tragó con dificultad y apretó a Zorro, que ahora respiraba pesadamente, contra su propio sexo húmedo. Zorro se echó hacia atrás de buen grado y se pegó a Kia con firmeza y Kia aceleró el movimiento de la mano hasta que los leves jadeos de Zorro se hicieron audibles. Kia levantó más las piernas y apretó a Zorro contra su cuerpo, deslizando el dedo cada vez más cerca de su meta. Las caderas de Zorro se alzaban de las pieles con cada caricia, haciendo que el dedo de Kia se metiera cada vez más en la abertura caliente y húmeda. Zorro gemía ahora sin disimulos, al haber renunciado a la necesidad de que Kia la respetara por la necesidad más exigente de la satisfacción. Alzaba las caderas sin parar, intentando que Kia se metiera dentro de ella.

Kia gimió en el espeso pelo de Zorro cuando su dedo chocó delicadamente con el himen de Zorro. Ésta estaba tan húmeda, tan empeñada en alcanzar la satisfacción que incluso sus jadeantes gemidos exigían que Kia siguiera adelante hasta alcanzar su meta. Por fin Kia alzó la mano izquierda y le volvió la cabeza a Zorro para poder besarla en los labios.

Por favor, quiero hacerlo bien. Y con este ruego mudo, Kia atravesó el himen de Zorro. Ésta se agarró a los brazos de Kia con fuerza al tiempo que tres gemidos guturales se le escapaban de entre los labios.

Oh, por favor, no, pensó Kia cuando el cuerpo de su compañera se quedó rígido por la invasión y luego se estremeció con más fuerza. La garganta de Zorro emitía pequeños gemidos y los músculos de su sexo aferraban el dedo de Kia con fuerza. El miedo de estar causándole más dolor que placer se disipó, sacó despacio el dedo empapado del interior de Zorro y siguió acariciando su excitación.

El cuerpo de Zorro se estremeció con varias oleadas más de placer y por fin volvió en sí. Se ruborizó muchísimo al darse cuenta de lo que le había pasado. Se avergonzaba de lo débil que había sido bajo las caricias de Kia, pero al mismo tiempo estaba deseosa de volver a sentir el estallido de placer. Se quedó sentada en silencio, temerosa de mirar a la mujer que la sostenía firmemente entre sus brazos como si fuera un cachorrito.

—¿Estás enfadada conmigo, Zorro? —preguntó Kia insegura. Estaba segura de que Zorro había gozado, pero notaba que su cuerpo empezaba a ponerse rígido al recuperarse y sospechaba que Zorro lamentaba lo que había permitido que sucediera. Esta idea angustió tanto a Kia que se apresuró a levantarse para distanciarse un poco de Zorro.

Zorro también se levantó.

—No, espera, Kia, no estoy...

La exclamación sofocada de Kia hizo que Zorro bajara la vista para mirarse y se sonrojó de vergüenza. La palidez de su piel hacía que la sangre que le manchaba los muslos pareciera más brillante de lo que realmente era. A Zorro se le puso un nudo en la garganta y rápidamente le dio la espalda a Kia, con los hombros hundidos, conteniendo las lágrimas de vergüenza y rabia. Intentó taparse todo lo que pudo con las pieles del suelo. Zorro recordó el momento en que tuvo que pintar a Kia con las bayas: entonces había pensado que la reacción de Kia era exagerada, pero ahora comprendía cómo se había sentido.

Acercándose rápidamente al fuego, Kia se arrodilló, metió un paño en el agua y luego intentó apartar delicadamente las manos de Zorro.

—Puedo hacerlo yo —gruñó Zorro, con la voz áspera por la vergüenza.

Kia levantó la mirada rápidamente, pero siguió moviendo el paño caliente por las caderas y el sexo de Zorro y contestó en voz baja:

—Lo sé.

Kia no apartó la mirada de lo que estaba haciendo al preguntar:

—¿Te ha dolido, Zorro?

—Sí... No, no lo sé... sí, pero no.

Kia asintió y le entregó el paño a Zorro. Se apartó mientras Zorro terminaba de limpiarse.

—No estoy enfadada contigo, Kia. No sabía que iba a ser así. Me he sentido tan débil.

Kia se miró las manos.

—Tal vez no lo he hecho bien, Zorro. Podría... podríamos volver a intentarlo.

Zorro sintió que la tristeza invadía su corazón. Llevaba tanto tiempo soñando con un día como éste con Kia. Ésta incluso había hablado con su padre para poder satisfacerla y ahora creía que no lo había conseguido.

Zorro abrió la boca para hablar y la cerró frustrada cuando de su garganta no salió nada salvo un débil suspiro.

—Kia, yo... Sí que me has dado placer. Nunca he sentido una cosa así. Por favor, mírame, Kia. Ha sido todo lo que siempre he querido, es sólo que me ha dado vergüenza de... —Zorro se calló, incapaz de terminar la frase.

—¿Te ha dado vergüenza de lo que te he hecho sentir?

—No, no lo sé, Kia, no esperaba que fuera a ser así. Creía que la que te daría placer sería yo.

—Pero Zorro, eres mi compañera. A mí también me gustaría darte placer. Todos los días... si quisieras —dijo Kia tímidamente.

—No sé si podría hacer eso todos los días, pero podríamos intentarlo. —Zorro colocó bien las pieles y las abrió, ofreciéndole un sitio a Kia con timidez.

Kia se arrimó a Zorro y ésta la abrazó. Insegura, Zorro movió la nariz por la oreja de Kia, aspirando profundamente como si fuera la última vez que fuera a tener oportunidad de hacerlo. Al darse cuenta de que Kia era ahora su compañera de verdad en todos los sentidos se sintió muy aliviada. Tendría la oportunidad de estar con ella muchas veces, por lo que no había necesidad de correr.

Zorro tumbó a Kia con cuidado y se echó encima de ella, besándole el cuello y la mandíbula y por fin los labios. A Kia ya se le había acelerado la respiración y Zorro notaba que se movía debajo de ella.

Zorro se alzó y bajó los dedos por el estómago de Kia hasta los suaves y húmedos rizos de su sexo. El sexo de Kia ya estaba mojado. Zorro tuvo tentaciones de explorarla ya, pero no quería que las cosas fueran demasiado deprisa para Kia: quería que fuera algo tan especial como lo había sido para ella. Zorro besó el estómago de Kia y luego su pelvis varias veces. Kia pegó un respingo y sofocó un grito, pero las manos delicadas que la sujetaban con firmeza la tranquilizaron. Por fin, Zorro se tumbó entre las piernas de Kia y observó su sexo húmedo.

—¿Zorro? —Kia no deseaba interrumpir. Estaba disfrutando de lo que hacía Zorro, pero ahora se sentía un poco tímida al saberse observada tan de cerca. Se le estremeció el cuerpo con un escalofrío cuando una leve brisa se coló por la pesada piel de cuero que bloqueaba la entrada. Kia volvió a sobresaltarse cuando algo húmedo y cálido la acarició con firmeza entre las piernas—. ¿Zorro?

Al no recibir respuesta, Kia miró entre sus piernas y vio la cabeza de Zorro metida entre sus muslos. La caricia cálida y firme la causaba la lengua de Zorro al introducirse delicadamente entre los labios del sexo de Kia hasta que se abrieron para recibirla en su interior.

Kia jadeó y se tumbó de golpe mientras la lengua de Zorro acariciaba despacio la zona excitada hasta que se hinchó, exigiendo atención. Las caderas de Kia se alzaron involuntariamente y Zorro deslizó la mano por debajo del trasero de Kia para que su pelvis quedara en la posición perfecta para recibir sus atenciones.

Zorro tenía los ojos cerrados mientras saboreaba a Kia. Desde el primer contacto electrizante con la punta de la lengua, supo que era algo que iba a repetir. La primera vez que se enteró de la existencia de esta forma concreta de dar placer, estaba convencida que no era algo que le fuera a gustar. Ahora, sin embargo, estaba igualmente convencida de que Kia y ella iban a tener que hacerlo todas las noches si quería ser feliz. Los pequeños ruidos de placer que emanaban de Kia eran casi tan embriagadores como la prueba de su placer que Zorro perseguía vorazmente. Zorro seguía inmersa en la experiencia cuando notó que las manos de Kia se hundían en su pelo.

—¡Z... Zorro! —gimió y quiso apartarse de la boca ansiosa de Zorro. Kia no sabía si intentaba parar a Zorro o alargar el placer, pero estaba convencida de que lo mejor en este momento sería hacer un pequeño descanso.

Zorro, por el contrario, sabía lo suficiente como para agarrar las caderas de Kia con ambos brazos. Y con los labios mojados por la esencia de Kia, agarró la excitación de su compañera y empezó a chupar, aumentando la presión hasta que Kia se puso a jadear ásperamente, al tiempo que pronunciaba su nombre y gemía. Zorro soltó las caderas de Kia y le metió una mano entre los muslos. Con un dedo, empezó a distribuir la abundante humedad de Kia hasta que el dedo mojado se situó en la entrada del canal de Kia. Con mucho cuidado, Zorro penetró delicadamente a Kia, haciendo coincidir la succión de la boca con las caricias penetrantes del dedo, metiéndose despacio en el interior de Kia, primero la punta del dedo y luego un poco más. Kia gemía de placer y Zorro se planteó por un momento esperar para tomar la virginidad de Kia. A ella le había dolido un poco y temía que para Kia fuera a ser peor.

Al notar la indecisión de Zorro, Kia alzó la cabeza. El leve movimiento hizo que Zorro levantara la suya. No se molestó en disimular su preocupación ante Kia.

—Zorro, quiero unirme a ti. ¿Por favor? —pidió Kia. Su inseguridad la hizo hablar con timidez y Zorro tuvo que parpadear para asegurarse de que no estaba soñando. Volviendo a cerrar la boca sobre Kia, Zorro juró en silencio que haría feliz a su compañera durante el resto de su vida. La acarició despacio y con paciencia hasta que estuvo tan excitada como antes. Y cuando notó el himen que impedía que Kia fuera totalmente suya, aguantó las ganas de atravesarlo rápidamente y, en cambio, con varias caricias constantes y fuertes, lo fue rompiendo poco a poco hasta que no quedó nada que le impidiera sentir a Kia por completo. Siguió acariciando a Kia, sus labios continuaron acariciando la excitación de Kia mientras su dedo la penetraba delicadamente. Zorro sacó el dedo y con cuidado metió dos y la garganta de Kia emitió un gemido largo y grave. Zorro se detuvo, dejando que Kia se acostumbrara a la sensación, y luego empezó a moverse de nuevo dentro de ella. Al poco, las caderas de Kia respondían a cada empujón con vigor.

De repente arqueó la espalda y de sus labios brotó una mezcla de grito y gruñido. Zorro levantó la cabeza y vio el cuerpo de Kia paralizado por un momento en un arco por encima de las pieles, la piel oscura pintada por el fuego de trémulos tonos anaranjados, y por fin sus caderas cayeron al suelo y empezaron a moverse con creciente frecuencia.

El placer atravesó a Kia cada vez más y se movió más deprisa sobre los dedos de Zorro. El placer continuó en oleadas hasta que Kia temió que se iba a desmayar de respirar con tanta dificultad. Por fin, las oleadas fueron disminuyendo y Zorro se movió más despacio. Cuando Zorro sacó los dedos del interior de Kia, observó la cara de su compañera por si veía alguna señal de dolor. Frunció el ceño preocupada al ver que Kia tenía los ojos cerrados y parecía que seguía intentando recuperar el aliento.

—¿Kia? ¿Estás bien? —susurró Zorro, sin querer despertarla si se había quedado dormida.

—Sí, Zorro, estoy bien —contestó Kia con una sonrisa, aunque seguía sin abrir los ojos.

—Yo... —Kia abrió los ojos y vio a Zorro mirándola con preocupación—. ¿Ha sido...?

—Ha sido maravilloso. Más que maravilloso.

Zorro se pegó más a Kia y no pudo evitar abrazarla con todas sus fuerzas. Lobo Negro se había equivocado. Podía dar placer a su compañera y se lo había dado.

—Mmm, ¿Zorro?

Zorro se quedó paralizada al oír una pregunta en el tono de su compañera.

—¿Sí, Kia?

—¿Me toca a mí otra vez?

Zorro miró a Kia con los ojos muy redondos y algo temerosos.

—Oh... eeeh... tal vez deberíamos esperar... yo... debes de estar... ¿No estás dolorida?

Kia pareció decepcionada un momento y estiró las piernas entumecidas hacia delante. Tendría que aprender a no tensarlas tanto. Estaba segura de que le iban a doler aún más por la mañana. Asintió apesadumbrada.

—Sí, estoy un poco dolorida —reconoció. Suspiró, con evidente cara de decepción. Había querido probar a hacer lo que le había hecho Zorro a ella.

—Bueno, a lo mejor podemos si tenemos cuid...

Kia ya había colocado a Zorro boca arriba y la besaba apasionadamente. Zorro soltó un gran suspiro. Estaba segura de que su compañera iba a necesitar muchas noches como ésta. Zorro sonrió muy contenta. Cosas peores había en la vida.


Zorro y Kia entraron en el campamento de invierno. Kia agitó la mano muy emocionada saludando a Miko y a su madre y saltó del trineo antes de que éste se hubiera parado del todo. Zorro intentó ignorar el miedo que tenía de que, tras llevar juntas un ciclo completo, Kia todavía fuera a dejarla. Lo hacían todo juntas, incluida la caza, y Zorro no podía ni pensar en cómo sería la vida sin Kia. Sólo de pensarlo se ponía mala. Se quedó mirando mientras su compañera, que había echado a correr muy contenta hacia su madre y su prima, se detenía de golpe y se daba la vuelta. Regresó a todo correr y cogió la cara de Zorro entre sus manos. Miró a Zorro a los ojos con ferocidad, pues un ciclo de amar y ser amada por Zorro le había dado una fuerza y una seguridad que nunca habría creído posibles.

—No te quedes mucho tiempo con padre. Te voy a echar de menos.

Besó a Zorro dulcemente en la boca. El beso quiso ser rápido, pero se prolongó y como siempre, Zorro sintió que se le llenaba el vientre de deseo. Kia terminó el beso y su aliento cálido se mezcló en el aire un momento y luego se desvaneció mientras los ojos azules acariciaban los verdes. Kia soltó la cara de Zorro y con una leve sonrisa, corrió hacia su madre y su prima, erguida y moviéndose con la misma despreocupación que cuando era niña. Zorro sonrió al verlas abrazarse y bromear unas con otras. Miko ofreció un gran fardo a Kia para que lo examinase. Observó a Kia haciendo carantoñas al bebé y sintió algo de pena por no poder darle un hijo a Kia.

—Bienvenida, Zorro, ha pasado bastante tiempo.

Zorro había estado tan ensimismada mirando a su compañera que no había oído a Nube Blanca acercarse por detrás.

—Nube Blanca. —Zorro le ofreció la mano como un cazador saludaba a otro cazador y se volvió para seguir mirando a Kia, Sunni y Miko—. Me alegro de volver a verte.

—Parece feliz. —Nube Blanca observó a su hija con cara de satisfacción—. Deberías llamarme padre, como Kia.

Zorro miró a Nube Blanca y volvió a mirar a Kia.

—Sí, sí que parece feliz... padre. —Zorro no pudo evitar sonreír ligeramente aunque quería parecer impasible. Estaba segura de que la capucha le ocultaba la cara, pero no quería correr el riesgo, de modo que borró la sonrisa de su cara.

—¿Y tú eres feliz? —Las palabras de Nube Blanca sorprendieron tanto a Zorro que se volvió para mirarlo con evidente expresión de pasmo.

—Sí, soy muy feliz.

—Bien. Le prometí a la que llamabas abuela que me ocuparía de ti cuando me habló de tu interés por mi Kia hace muchos ciclos.

Zorro tomó aliento y apartó la mirada avergonzada.

—Y... ¿Kia lo sabe?

—Se lo dije cuando vino a vernos y se quedó aquí atrapada. Estaba convencida de que nunca volverías a aceptarla. Era lo único que le daba esperanzas. —Nube Blanca miró a Zorro con una sonrisa en la cara. Zorro se volvió rápidamente, con la cara sonrojada. Hacía mucho tiempo que había confesado su amor por Kia, pero nunca le había hablado de su deseo de infancia de unirse a ella. Nunca le había dicho que la había amado de lejos mucho antes de haberle dirigido la palabra siquiera. Zorro sabía que lo que sentía ahora por Kia era distinto de lo que había sentido entonces. Era real y más fuerte que cualquier cosa que pudiera haber soñado de niña. Pero aún conservaba esos deseos de infancia por su inocencia y porque la habían empujado a ganarse el corazón de Kia, cosa que entonces sólo había tenido la esperanza de que fuera posible.

Una vez más, una pequeña duda enfrió la alegría de Zorro. Miró a Nube Blanca y luego de nuevo a Kia, que ahora sujetaba al bebé en brazos y le hacía cariñitos.

—Nube Blanca. —Se volvió para mirarlo y se encontró con su mirada severa—. Padre... tengo una pregunta.

Nube Blanca puso los ojos en blanco y siguió mirando mientras otras mujeres del campamento de invierno salían para saludar a Kia.

—Me dijeron que las chicas eran más fáciles. No lo sé. Creo que las preguntas son mucho más difíciles de contestar. —Meneó la cabeza al ver la expresión desconcertada de Zorro y dijo—: ¿Qué quieres preguntar, Zorro?

—No puedo darle hijos a Kia. ¿Tú crees... tú crees que será feliz conmigo?

—¿Es que Kia no te ha dicho lo que siente por ti?

Zorro se sonrojó y apartó la mirada de Nube Blanca.

—Sí, me lo dice todas las noches antes de dormir y a veces más.

—¿Dudas de la veracidad de mi hija?

—¡Oh, no, Kia no miente! —dijo Zorro, enfadada con Nube Blanca por insinuar siquiera semejante cosa.

Nube Blanca se rió por lo bajo.

—¿Entonces por qué te preocupas?

—Porque me gustaría darle un hijo. Creo que sería una buena madre.

—Zorro, te voy a contar una cosa. Sunni y yo no pudimos tener hijos. Mi padre dijo que debería tomar a otra mujer porque estaba seguro de que Sunni no era una buena compañera para mí. Yo me negué y un día, cuando había salido a cazar, me encontré un pequeño fardo con un bebé dentro con los ojos como el cielo. Creo que encontrarla fue un regalo. Para nosotros es más importante que si la hubiéramos tenido por nuestros propios medios. Porque la deseamos tanto... es nuestra. ¿Lo comprendes?

Zorro asintió.

—Sí, padre, lo comprendo. —Zorro quería seguir hablando, pero no pudo. Kia, Miko y Sunni se acercaban a ellos, riendo y sonriendo muy contentas.

Nube Blanca observó a Zorro cuando ésta bajó la máscara sin darse cuenta y el amor que sentía por su hija se hizo evidente. La vida y el mundo cambiaban día a día. Aunque su padre nunca habría aprobado una unión como la de Kia y Zorro, él la había visto como una señal de lo que traería el futuro. Cada vez con más frecuencia, su gente estaba entrando en contacto con los pekehas, pues todos cazaban y pescaban en la misma tierra. Su padre habría dejado que Kia muriera. Él no lo había hecho y a cambio había vivido muchos ciclos bajo la mirada cariñosa de una hija. Nube Blanca asintió por dentro al ver a Kia acercarse a Zorro y besarla amorosamente en la mejilla. Sí, estaba seguro de que algún día, si lo deseaban lo suficiente, ellas también tendrían hijos.


Nube Blanca estaba en lo cierto, por supuesto. Con el tiempo, hubo un bebé que no era fruto ni de Kia ni de Zorro, pero a quien las dos querían más que a la vida misma. Pero ésa es una historia para otro día...


FIN


Volver a Uberficción: Relatos largos y novelas
Ir a Novedades